Quest C Encallado || Dylan Tanneberger & Gomamon

Tema en 'Digital World' iniciado por Maka Evans, 18 May 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,697
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
    Las noticias del accidente habían volado a toda velocidad por toda la Isla File. Un Whamon se había quedado atrapado entre el hielo del Cabo de Hielo de las Tierras Congeladas, y los Digimon que habitaban esas zonas no conseguían liberarle. Debido a ello, se había realizado un llamamiento urgente a todo Tamer que pudiese ayudar, petición que había recibido una inusitadamente amplia respuesta.

    Humanos y Digimon de todas partes se dirigían hacia la zona del accidente del Digimon marino con la intención de ayudar. El tiempo corría en contra.


    "Encallado"

    a) NPC que la solicita: -
    b) Descripción de la misión: Nos llegaron reportes de que un Whamon ha quedado atrapado entre las capas del Cabo de Hielo de las Tierras Congeladas. Será un trabajo complicado, pero necesitamos Tamers que ayuden a romper el hielo que lo sostiene y liberarlo
    c) Descripción del campo de juego: Cabo de Hielo
    d) Objetivos a cumplir:
    • Localiza al Whamon atrapado y liberarlo
    e) Notas:
    • Quest disponible en modalidad party
    • Tengan extremo cuidado de no caer al agua
    Plazo: 14 días
    Post: 5 post
    Tamer: Dylan Tanneberger & Gomamon
    Digivice: Adventure

    VerwestVerwest
    Go~ Cualquier cosa me avisas.
    Puedes iniciar
     
  2. Verwest

    Verwest It's obvious, be honest

    Registrado:
    7 Ago 2007
    Mensajes:
    1,240
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +486


    Abrió sus ojos de golpe, se trataba otra de tantas noches en desvelo. Su mirada clavada en el techo no conseguía observar nada, ni siquiera sombras, pues se encontraba en absoluta oscuridad. Estiró su mano izquierda hacia ese mismo lado del arremedo de cama sólo para atestiguar por treintava vez una verdad más grande que un templo: se encontraba sola. Una sensación amarga le recorrió de pies a cabeza mientras buscaba su digivice para conseguir un poco de luminiscencia, al encontrarlo se levantó y caminó con pesadez hasta el espejo. Eran las 4:00 de la mañana, su silueta escuálida se asemejaba a la de un espantapájaros debido a su evidente pérdida de peso.

    «Tenía que hacerlo», se repitió una y otra vez... «Fue lo mejor». Absurdo. Si en realidad aquello era lo más beneficioso para todas las partes, ¿qué era ese dolor que sentía en el pecho? Había transcurrido un año desde ese incidente y no podía dejar de lamentarse o preguntarse en su cabeza qué es lo que hubiese sucedido si tan sólo fuese una mejor persona.

    «Estarás mejor por tu propia cuenta».

    Respiro tras respiro, lento, como si disfrutase del oxígeno tal cual bocanadas de un Montecristo N° 4 –esos habanos que solía fumar su padre–, consiguió encontrar un poco de calma. Debía volver a su letargo, si no lo hacía pronto Gomamon lo notaría.


    [ . . . ]


    You might been hurt, babe, that ain't no lie!

    Aquella mañana la foca parecía más animada de lo normal, y tenía motivos para estarlo. Un reproductor walkman junto con un par de cintas que habían encontrado abandonados en el Bosque de los Escarabajos se había convertido en objeto de su entretenimiento durante días enteros. A la alemana le parecía gracioso, pero a pesar de ello no podía menguar la incomodidad de sus oídos puesto que el ser acuático tenía una entonación terrible. Y ni hablar de su acento pseudo-americano para pronunciar las palabras en inglés.

    Tanneberger entrecerró sus ojos y se acercó al tipo vacuna quien no dejaba de cantar –gritar–.

    ¿Quieres cambiar de canción? —Pronunció a modo de súplica.
    No. Esta me gusta —Gomamon sonrió con sus afilados dientes— Every little thing I do never seems enough for you. You don't want to lose it again but I'm not like them. Baby, when you finally get to love somebody, guess what? It's gonna be me!
    ¿Nsync? ¿Es en serio?
    Son buenísimos.
    Blasfemia.

    Dylan rodó sus ojos antes de desviar un poco su rostro para impedir que su compañero visualizara la leve sonrisa que se enmarcaba en sus labios, después avanzó caminando por la arena con sus pies desnudos hasta que el agua del Lago Ojo de Dragón le llegó a media pantorrilla. Necesitaba comprar un traje de baño, era muy molesto tener escasos cambios de ropa, y el único lugar en donde podría conseguirlo era en File City. Suspiró pensando en ello y miró de reojo a su compañero cuando sintió las ondas acuáticas a su alrededor removerse.

    ¿Estás segura de esto?
    ¿El qué?
    Volver —sentenció la foca con una seriedad un tanto inusual. DTB se mordió el labio inferior.
    ¿Y si me retracto? —Preguntó por lo bajo, temiendo decepcionar a su compinche, pues conocía de primera mano los sentimientos de este.
    No será ningún problema volver a desempacar nuestras pertenencias —la foca apretó sus garras conteniendo la impaciencia.

    Se prometió a sí mismo que nunca presionaría a la germana a realizar acciones con las cuales no se sintiese cómoda, aunque no sabía por cuánto tiempo más podría mantenerse firme en tal postura. Su enorme ego y sus ganas de volver a brillar en la escena pública le estaban carcomiendo por dentro, tanto así que su confianza se había venido mermando con el tiempo, a tal grado de perder fuerzas –ya no podía siquiera evolucionar a su versión nivel Champion–. ¿Por qué se sentía como un ordinario, común y corriente por el mundo? Se lamentó por un segundo, antes de encontrar las respuestas en las pupilas verdes de su tamer: era ella. Si había soportado vivir en el destierro durante tanto tiempo era gracias a ella. El bienestar de la susodicha siempre se asomaba primero. En un suspiro, el tipo vacuna terminó el contacto visual para mirar hacia atrás y encontrar la única maleta que cargaban como equipaje: algunas varas, lonas, cobertores y prendas de ropa

    En realidad será fácil —prosiguió— . Armaré de vuelta nuestra tienda de campaña y después atraparé algunos peces para la cena —el estómago de la rubia se revolcó al escuchar la palabra ‘peces’. Aquella dieta a base de alimentos marinos y setas salvajes le estaba matando. Ansiaba comer algo mejor preparado. Un delicioso pretzel o salchichas de su ciudad natal estaban fuera de su alcance, pero por al menos podría degustar unos perros calientes, papas fritas o hamburguesas de esas que vendían muy cerca de la central de tamers. Y por encima de todo, necesitaba ocupar su mente en otras cosas...
    No —pronunció súbitamente, justo antes de que el digimon comenzara a ordenar las varas para armar el refugio. «Sé valiente, Tanneberger. Por una vez en tu vida»— , no llevaremos nada. —el semblante sereno de la joven contrastó con la creciente alegría en el de la foca.
    ¿Quieres decir que... —Gomamon, con una enorme sonrisa, no pudo terminar sus palabras.
    —Tanneberger se acercó a él y bajó para pinchar con el dedo índice las mejillas húmedas y resbaladizas de su compañero— . ¿Listo para la acción? —Este último rio casi a carcajadas.
    ¡Creí que nunca llegaría este día!





    Intro para desenpolvar. Ya no recuerdo cómo funciona esto, ¿te tengo que tirar mención Maka EvansMaka Evans para que me des el pase? xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,697
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
    VerwestVerwest Sip, cada que necesites pase <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Verwest

    Verwest It's obvious, be honest

    Registrado:
    7 Ago 2007
    Mensajes:
    1,240
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +486
    No supo en qué momento su cuerpo había adoptado consciencia propia para decidir que era más importante tomar una siesta. La verdad es que ella quería mantenerse atenta en caso de que el Betamon que impartía las misiones en la Central de Tamers les llamase pronto, pero las sillas en la sala de espera eran tan cómodas. Y en realidad cualquier cosa era más cómoda que aquella maltrecha colchoneta rellena de arena sobre la cual había estado durmiendo durante meses. Sonrió plácidamente, seguro estaba teniendo un buen sueño, hasta que súbitamente su cabeza resbaló de lo que fungía de almohada. Se trataba de su digimon.

    Dylan, despierta, es nuestro turno, ¡Dylan! —La citada abrió lentamente los ojos y estiró los brazos para espantar la pereza. Gomamon le miraba a los ojos con una enorme sonrisa.
    Por fin —balbuceó la joven, poniéndose lentamente en pie con la foca entre sus brazos. Avanzó por un pequeño pasillo que parecía ser hecho de cristal pues contaba con ventanales por todas partes, inclusive sobre el techo. Hacia su derecha se podía observar un lindo jardín compuesto de numerosas plantas tropicales.
    Dylan Tanneberger —le llamó una voz y al girar su rostro descubrió que se trataba del ser digital con escamas verdes, mismo que esperaba al final del corredor, detrás de un pequeño mostrador. La rubia se acercó y le entregó su digivice, el ser lo tomó y rozó con su garra la piel de la mujer en el proceso. Ésta tragó saliva.
    ¿Sí?
    Dylan Tanneberger —Betamon repitió su nombre con algo de énfasis, sin quitarle la mirada de encima y eso incomodó a la joven. ¿Por qué estaba examinándole? Se lamento no llevar puestas sus gafas oscuras, ¿es que el de escamas podía reconocerle? ¡Imposible! Había pasado tanto tiempo...
    ¿Sucede algo? —Se aventuró a preguntar con su cara mirando al piso, inconscientemente también se había encogido de hombros.
    Ya danos nuestra Quest, ¿quieres? —Intervino la foca con algo de fiereza— ¡ser ordinario! —Levantó un poco su voz, pero el otro digimon ni siquiera comprendía que aquellas palabras representaban una ofensa. Betamon pestañeó un par de veces.
    Noto que no llevas un traje de baño —dijo el de escamas mientras le entregaba su encargo y el digivice a la rubia— , es recomendable que adquieras uno —puntualizó y arrojó una leve sonrisa. Dylan asintió e hizo una leve reverencia antes de marcharse.

    A paso presuroso, la germana había salido de las instalaciones anteriores para dirigirse a alguna tienda en donde pudiese comprar algunos objetos que le serían útiles. Suerte que aún contaba con algunos bits ahorrados de sus anteriores Quests. Después de obtener accesorios varios, el dúo entró a un lugar de comida rápida que parecía gozar de mucha afluencia. Seguramente los alimentos eran deliciosos.

    Esto esta buenísimo —nunca solía hablar con la boca llena porque de lo contrario aparecía la voz de su madre reprendiéndole en su mente, pero en aquella ocasión no pudo evitarlo, pues desafortunadamente no había probado un bocado decente en meses. Su nueva complexión —se encontraba más delgada— no le permitía mentir— . Voy a comerme otra.
    Debemos comprar más comida para llevar —la foca se relamió las manos antes de tomar otra hamburguesa, era su sexta— , el camino hasta el Cabo de Hielo será largo.
    ¿Cómo puedes comerte todo eso?
    Obsérvame —sonrió con los dientes manchados de salsa de tomate.

    Al terminar sus propios alimentos, la Tamer alzó sus cejas para mirar con tranquilidad cómo Gomamon seguía engullendo más y más sin contar con un final aparente. Y pensar que ella tendría que cargar con la pequeña foca sobre sus hombros. Luego de un rato, se retiraron del lugar, pero no sin antes comprar provisiones que la germana guardó en su nueva mochila: frutas, golosinas, chocolates, papas fritas. Si bien nunca había sido gran fanática de la comida chatarra, extrañaba todas esas cosas que no había podido disfrutar en años. Salieron por la puerta norte, hacia los bosques aledaños de File City

    El aire se sentía más fresco en aquella zona. Después de caminar algunos kilómetros encontraron el río aledaño en el cual decidieron sumergirse para ir cuesta arriba. Tanneberger era muy habilidosa nadando, no obstante era mucho más fácil sujetarse al torso de su digimon para ser arrastrada. Además Gomamon era dos veces más rápido. Luego de un par de horas llegaron hasta otra zona más alta del bosque en donde tuvieron que seguir avanzando a pie. A lo lejos podían divisar cómo la tierra iba cambiando de color para volverse blanquecina; las tierras congeladas se encontraban cerca.

    ¿En dónde está el Cabo de Hielo? ¿Cómo vamos a encontrar a Whamon? Las tierras congeladas son muy extensas —dijo Dylan reflexionando un poco.
    Bah, esa vulgar ballena no debe ser difícil de ver por su tamaño. Recorramos la costa congelada y seguramente lograremos localizarle —respondió Gomamon antes de sentir que sus patas se hundían un poco en la nieve que recubría el nuevo terreno al cual se iban adentrado. Al sentirse un poco incómodo, saltó a los hombros de su tamer.

    La idea de Gomamon no era tan descabellada. Una vez que alcanzaron la zona costera norte de las Tierras Congeladas, caminaron a lo largo de ella en busca de la enorme ballena Digital que necesitaba ayuda. Hacía frío, mucho frío, y Tanneberger ya traía encima todos los cambios de ropa que había comprado esa misma mañana en File City, mas no era suficiente. La foca notó cómo su tamer no dejaba de titiritar, se había encogido de hombros, así que saltó sobre ella y se colgó de su espalda. Así por al menos podría cortar las rachas de viento gélido que les azotaban desde atrás y protegerle un poco.

    G-gracias ―pronunció la joven. El vacuna suspiró con una gran sonrisa por ella.

    Afortunadamente, unos metros más adelante divisaron una especie de embarcadero, el dúo corrió presuroso para poder llegar hasta él y entraron a un pequeño local -el único que había en el diminuto asentamiento- para resguardarse. Dylan se sacó la bufanda que cubría desde su boca hasta el cuello y exhaló largo.

    ¿Quiénes son ustedes? ―Una voz habló a su espalda, se trataba de un pequeño Otamamon. Tanneberger iba a responder, pero la foca se le adelantó.
    ¡Soy el Rey del Digimundo! ―La rubia pestañeó un par de veces, Otamamon no lucía menos perplejo. Antes de que Gomamon comenzara a presumir, su compañera lo tomó entre brazos tapándole la boca.
    Somos Tamers ―alegó la joven, la foca forcejeó un poco― , venimos a ayudar a un Whamon que ha quedado atrapado en el Cabo de Hielo.
    Ah ―el pequeño ser de color púrpura esbozó una sonrisa― ¡vienen a ayudar a Whamon!
    ¿Sabes en dónde está?
    Sí.
    ¿Puedes indicarnos la dirección?






    Maka EvansMaka Evans zup​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 31 May 2017
  5. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,697
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
  6. Verwest

    Verwest It's obvious, be honest

    Registrado:
    7 Ago 2007
    Mensajes:
    1,240
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +486


    Para fortuna de la germana, Otamamon no sólo resultó tener información valiosa, sino que también era el guardián de un grupo de barcos pesqueros que pertenecían a otros Digimons más grandes, unos inversionistas (¿). Enseguida el ser púrpura se ofreció a transportarles a bordo de un pequeño bote motorizado para que pudiesen recorrer la zona costera a mayor velocidad hasta el Cabo de Hielo.

    Estamos cerca, Whamon se alegrará de verles ―Otamamon era muy jovial y tranquilo. Se acercó a la rubia para dedicarle una sonrisa y ésta le respondió asintiendo con la cabeza. No obstante, la foca parlanchina se encontraba atenta a todo, así que en un arrebato se plantó en medio de los otros dos para hacerles guardar distancia e inclusive empujó un poco al digimon más pequeño.
    Mis poderosas garras pueden cortar hasta el hielo más fuerte, lo rescataremos fácil ―presumió el de cabellera naranja. Dylan se dejó caer para recostarse un poco sobre el bote en el cual viajaban, era tan pequeño que apenas cabían los tres seres. Habían pasado tantos años desde la última vez que viajara en barco así que estaba comenzando a sentir un poco de náuseas.
    Qué pereza ―soltó la mujer en modo automático.

    Otamamon aceleró el motor del navío, más pronto que tarde el trío llegó hasta una zona en donde el suelo hecho de hielo sólido sobresalía para adentrarse más de lo normal hacia las aguas árticas. En ese lugar evidenciaron a lo lejos al enorme digimon que habían estado buscando. La rubia abrió un poco su boca de la impresión; ese Whamon era más grande de lo que había imaginado.

    Es gigante, ¿cómo vamos a lograrlo?
    Será fácil, déjamelo a mí, Dylan ―la foca infló su pequeño pecho. La tamer buscó entre sus pertenencias los utensilios que utilizaría para llevar a cabo su trabajo, cuando de pronto escuchó algunos gritos a lo lejos.
    Déjenme, ¡déjenme en paz! ―Imploraba una voz.
    ¡Cierra la boca! ¡Te convertiremos en grasa de ballena! ¡Ja-ja! ―Dijo otra.

    Aquello tan sólo auguraba problemas. Otamamon ancló el bote cerca de tierra firme, Whamon se encontraba a unos cuantos metros cerca de ellos y tanto el púrpura como la foca saltaron y se apresuraron para poder ir a auxiliarle.

    ¡Dylan, apresurate! ―Dijo el vacuna pues su camarada aún no salía del navío.
    No deberíamos meternos en problemas ―balbuceó cabizbaja la joven. Tragó saliva.

    DTB había imaginado que su primer Quest sería algo fácil y muy tranquilo, después de todo no tenía intenciones de tomar encargos muy grandes, pero siempre existía la posibilidad de que surgiesen cosas que no se podían controlar. Cosas inesperadas. Alzando un poco su vista encontró a dos jóvenes junto a sus compañeros Digimon, quienes aprovechando la vulnerabilidad de la ballena le estaban hiriendo con diversos ataques y armas, algunos palos, inclusive uno de ellos portaba una navaja. ¿Acaso querían asesinar a Whamon? O tal vez sólo lo hacían por diversión. No quería tomar parte de una batalla en contra de otros seres humanos, en contra de otros digimon, así que estaba deseando dar la media vuelta y marcharse.

    Si no hacemos algo, Whamon no vivirá para contarlo ―aseveró la foca que había subido de nuevo al bote para hablar de cerca con su Tamer. Dylan levantó aún más su rostro para mirar al cielo con una expresión agridulce y luego de segundos emitió un suspiro, exhalando con ello algo de vapor debido al frío y a través de su bufanda.
    No puedo huir ―cerró los ojos y pronunció para sí misma. Ella había decidido hacer aquello, actuar de nuevo como una especie de ‘heroína’, muy a pesar de que detestara ese título. Así que ahora era momento de entrar en acción.

    De manera repentina y con una convicción que no solía tener casi nunca, la rubia saltó del bote junto con Gomamon y corrió hacia donde se encontraba la ballena. Otamamon les seguía el paso. Al acercarse lo suficiente vislumbraron que el ser digital gigante se encontraba encallado desde la mitad de su cuerpo –en posición horizontal– hacia abajo, preso de las gruesas capas frígidas. Ya podrían encargarse de liberarle después; primero lo primero.

    ¡Hey! ―Gritó la germana. No le gustaba alzar su voz y además con aquel frío temía pescar algún resfriado o algún mal en su garganta, pero lo hizo porque era necesario para llamar la atención de los malhechores. Los hombres que se encontraban sobre el lomo de Whamon se asomaron para encontrar a la Tamer que les llamaba desde tierra firme.
    ¿Qué quieres, mujer? Lárgate, ocúpate de tus propios asuntos.



    Maka EvansMaka Evans
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 1 Jun 2017
  7. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,697
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
  8. Verwest

    Verwest It's obvious, be honest

    Registrado:
    7 Ago 2007
    Mensajes:
    1,240
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +486
    Dejen de lastimar a Whamon ―demandó, aunque debido a su tranquilidad y la pasividad en su gesto no conseguía infundir mucho temor en los villanos. En realidad nada de miedo ni tampoco respeto.
    ¿Qué dijiste? ―Uno de los hombres se limpió los oídos, claramente se estaba burlando.
    Que dejen de lastimar a Whamon ―repitió la joven en el mismo tono. Los varones rieron.
    Haré como si no hubiese escuchado tus palabras y les daré oportunidad de huir, tan sólo porque eres una chica linda ―soltó uno de ellos.
    ¡No te atrevas a hablar así de Dylan! ―Gomamon gruñó apretando sus garras.
    No me iré ―Tanneberger se cruzó de brazos. Los hombres perdieron la sonrisa y se pusieron serios.
    ¡Vete!
    Llama Corona.

    Un Coronamon, compañero de alguno de los jóvenes, encendió fuego en su frente para lanzar un ataque en contra de Otamamon y Gomamon. Estos consiguieron esquivarlo lanzándose hacia lados diferentes y resbalando entre la nieve. El ataque flama afectó la estructura del casquete y abrió un agujero que daba hacia el mar gélido debajo de ellos. La rubia endureció su semblante. Desaprobaba cualquier clase de agresión, tampoco dejaría que los villanos lastimasen a su compañero Digimon si estos no tenían intenciones de resolver el conflicto de manera diplomática. Se puso de rodillas sobre el piso y raspó con sus manos el suelo.

    Idiotas, ¡lárguense! ―Reía de nuevo uno de los hombres, hasta que una enorme bola de nieve impactó de lleno en contra de su rostro y le hizo perder el equilibrio.
    ¡Tu lárgate! ―Alzó otra vez su voz la rubia, justo antes de lanzar otra esfera gélida que daría de nuevo en la cara del mismo varón. Este último tenía la cara recubierta de nieve, no pudo divisar por un momento en dónde pisaba así que con un movimiento en falso cayó sobre el lomo de Whamon y resbaló, llevándose consigo a Coronamos hasta ir a sumergirse en las aguas frías de la zona ártica. La germana sintió pena por el Digimon tipo flama.
    ¿Acaso estás loca? ¡Demente! ―Reclamó el hombre restante, su Monodramon miró a la foca con disgusto.
    Les advertimos ―Gomamon mostró sus afilados dientes, después se acercó a la brecha que había provocado la Llama Corona y sin dejar de mantener el duelo de miradas con el digimon tipo Dragon, pronunció― ¡Marching fishes!

    El oleaje de peces multicolor abatió al Tamer y al digimon restante, haciéndoles sufrir el mismo destino que el anterior villano. Gomamon y Otamamon no pudieron evitar reír divertidos, pero también triunfales y hasta un poco burlones. Aunque Tanneberger no compartía el mismo sentir, permitió que los seres digitales disfrutaran por unos minutos, antes de pedirle a su compañero vacuna que sacase de las aguas frías a los varones delincuentes.

    Pero, ¡Dylan! Ese par de hombres vulgares, ordinarios, patanes no merecen ser rescatados ―alegó la foca.
    Tal vez, pero prefiero no ser responsable de ellos si es que mueren por una hipotermia ―dijo Dylan temblando un poco y con las manos en sus bolsillos. Jugar a hacer bolas de nieve le había bajado de nuevo la temperatura a su cuerpo.
    Agh. Está bien ―aceptó su compañero. La rubia peinó su cabellera punk naranja, lo cual hizo eco instantáneo del cambio de actitud en la foca realizando su encomienda de muy buena gana.

    Mientras el pelinaranja hacía lo suyo, Dylan y Otamamon se dirigieron a la ballena gigante. Whamon no sangraba, pero eso no era garantía de su buen estado de salud. ¿Acaso los Digimon podían sangrar? La germana sintió necesidad por brindarle algunas palabras de aliento.

    ¡Whamon! ¿Estás bien? ―Preguntó el de piel púrpura. Aparentemente era un buen amigo del ser gigante.
    Sí, estoy bien, pero sáquenme de aquí.
    Te sacaremos pronto ―la rubia posó su mano diestra sobre la piel del gigante digital.

    Minutos después, la joven ya se encontraba rompiendo el hielo utilizando uno de los palos que los villanos usaran antes para herir a Whamon. Lastimosamente no tenía mucha fuerza, era débil físicamente, empero hacía lo que podía y sabía que poco a poco, libra por libra terminaría liberando al ser digital, sin importar el tiempo. Otamamon también ayudaba con sus pequeñas garras. De un momento a otro, la rubia percibió a lo lejos a los delincuentes siendo arrastrados hasta la costa por su compañero pelinaranja. Los varones y sus digimons ni siquiera agradecieron el gesto, tan sólo se levantaron y salieron corriendo como niños cobardes. Seguramente Gomamon les habría amenazado o espantado con algo.

    ¿Qué fue lo que les dijiste? ―La rubia sentía curiosidad.
    Les dije que si no se largaban, me convertiría en Ikkakumon y me los comería vivos.
    Bueno, pero tú sabes que no podemos...
    No importa ―interrumpió rápido la foca. Él sabía y Dylan también sabía que ya no podían digievolucionar. Súbitamente a ambos les invadió un déje de tristeza― . Pronto podremos, ya lo verás, ¡soy un guerrero nórdico y no me rendiré! ―Se recompuso pronto la foca. Sus palabras hicieron que ambos compartieran una pequeña sonrisa por un milisegundo. Enseguida continuaron rompiendo más hielo con un ánimo un poco más alegre.




    Maka EvansMaka Evans MAKA! Mañana se vence el plazo, a que hr se cierra la misión? Pa' ver si pido una prórroga or not (?)​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,697
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244
    VerwestVerwest Vamos owo/ tienes hasta la 12 de la noche
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Verwest

    Verwest It's obvious, be honest

    Registrado:
    7 Ago 2007
    Mensajes:
    1,240
    Temas:
    41
    Calificaciones:
    +486


    Pronto serás libre, Whamon ―Otamamon no perdía los ánimos.
    Cada vez falta menos ―Dylan trabajaba arduamente, llevaban horas en ello y apenas habían conseguido liberar media aleta izquierda del ser marino, y aun faltaba la derecha.
    Apresúrense, niños ―imploró el encallado, su voz era muy grave y hacía un ligero eco en medio de la nada.

    Debían terminar pronto porque estaba comenzando a caer una especie de tormenta invernal: estaba nevando y corría un viento tan helado que a la joven le calaba hasta los huesos. Mientras la foca rompía el hielo con sus garras, la germana y Otamamon retiraban los pedazos y los movían lejos. Su trabajo se encontraba coordinado, lucían como un buen equipo con excelente ritmo. Sin embargo, la rubia estaba a punto de llegar a su límite. No lo admitiría para no arruinar la perfecta armonía antes mencionada, pero su cuerpo amenazaba con colapsar en cualquier momento. Las piernas le temblaban, los brazos le dolían, una serie de estornudos le hacían saber que enfermaría pronto.

    Repentinamente, sucedió lo que su propio organismo le venía anunciando: Tanneberger cayó sentada sobre el suelo, respirando muy agitada.

    ¡Dylan! ―Gomamon corrió con celeridad para auxiliarle― Te dije que tomaras un descanso ―le reprendió con un tono de preocupación.
    Estoy bien, solo necesito un respiro ―alejó la mujer, su ritmo cardiaco no parecía normalizarse. Cerró sus ojos, se abrazó a sí misma y dobló su torso casi golpeando con su frente el mismo suelo.
    A ese paso no terminarás antes de que caiga la noche ―dijo otra voz y la Tamer abrió sus orbes de golpe― Y si eso sucede, los feroces lobos salvajes los atraparán ―Falacia. No existían los lobos en el mundo digital. Pero apelando a ese pensamiento, tal vez sí existían bandas de digimons criminales que salían de noche. La joven mordió su labio inferior un segundo.

    El recién llegado se encontraba a sus espaldas y si su memoria no le engañaba, se trataba de uno de los malhechores que había confrontado antes. Tanneberger se puso lentamente en pie y viró media vuelta para encararle. Creyó que se vería forzada a ser parte de un nuevo disturbio, qué pereza, tan sólo quería terminar su Quest cuanto antes, pero se llevó una gran sorpresa al encontrar al citado hombre junto con su Monodramon cargando un conjunto de palas y picos. La rubia abrió su boca y pestañeó un par de veces.

    ¿Qué haces aquí, ser inferior? ―Gomamon se colocó al frente― ¡Te dije que te convertiría en mi cena si no desaparecías!
    Tranquilo, solo vengo a enmendar mis acciones ―el malhechor era un hombre joven, podría ser de la edad de Dylan, piel clara, cabellera era castaña y ojos color miel― . Quiero ayudar a Whamon.
    Solo quieres seguir lastimándole.
    No, no fue mi intención.
    ¡Falacia!
    Te digo que no quería hacerlo.
    Esbirro vulgar, ordinario, fantoche ―los adjetivos calificativos de Gomamon no terminaban.
    Mi compañero me obligó ―continuó defendiéndose el hombre, hasta que la germana tomó al peli-naranja y le hizo callar de nuevo entre sus brazos.
    ¿Cómo puedo confiar en ti? ―la rubia en verdad estaba considerando darle una oportunidad, su cuerpo fatigado y su expresión aburrida pedían que lo hiciera a gritos. No obstante debía ser cuidadosa.
    No puedes ―el hombre le dedicó una leve sonrisa― , pero podrías aprovecharte de mí aceptando mi ayuda.

    Tanneberger alzó sus cejas y luego de segundos se encogió de hombros. Enseguida el joven se puso manos a la obra y comenzó a ayudarles, así como también Monodramon. Sobrara aclarar que Gomamon no estaba de acuerdo con aquello, ni tampoco Otamamon, pero era innegable que de esa manera el trabajo era más eficiente, el doble de rápido. Y terminar la Quest imperaba por encima de todo.

    Más rápido, niños ―pidió la ballena.
    Ya falta poco, no te quejes ―pronunció el bandido sin dejar de mover los bloques de hielo que su digimon y la foca iban rompiendo.
    Debería devorarte por las molestias que tú y tu amigo me han causado ―gruñó el ser gigante.
    Él no es mi amigo ―el varón replicó de vuelta.

    Dylan escuchaba desde lejos aquella conversación. No terminaba de fiarse del de cabellera castaña, por tal intentaba mantener sus ojos sobre él por si este terminaba realizando alguna maraña u otra clase de fechoría. La mujer levantó otro pedazo de hielo, se estaba acostumbrando al dolor de sus brazos porque ya no podía sentirlo, o quizá era debido al frío, después avanzó con él para depositarlo lejos de Whamon y liberarle otro poco. Todo iba bien hasta que súbitamente, un sonido, un ‘crack’, algo estaba partiéndose.

    ¡Muévete, rubia! ―Alzó su rostro y apenas pudo observar al bandido arrollarle, chocando contra su cuerpo y llevándole a aterrizar sobre un cúmulo de nieve. Su ropaje se había humedecido y el frío se hacía más insoportable.
    ¿Pero, qué? ―Cuestionó cuando pudo recuperar un poco su compostura, ¿qué es lo que había sucedido? Al mirar hacia donde se encontraba parada antes de ser brutalmente atacada lo comprendió.
    Fíjate por donde caminas ―aconsejó el hombre con un ligero atisbo de molestia, su entrecejo estaba arrugado. Después se marchó dejando a la joven sola y se dirigió a continuar con lo que hacía antes.

    La germana aprovechó la ocasión para adjudicarse otros segundos más a su cuenta, respiró profundo e intentó relajarse tomando un leve descanso. Su compañero vacuna, Otamamon y Monodramon continuaban concentrados en lo suyo, tanto así que la foca no había notado aquel pequeño incidente. Viendo esa determinación con la cual se desenvolvía Gomamon, la Tamer se puso en pie fue tras los pasos de quien le salvara antes. Debía agradecerle.

    Gracias ―pronunció con tranquilidad, sin siquiera mirar al hombre. Tomó otro bloque de hielo y se alejó de nueva cuenta. El castaño sonrió un poco y le observó hasta que le perdió de vista entre la tormenta invernal.

    En algún momento, su faceta pesimista le llevó a pensar que nunca conseguirían liberar a la enorme ballena. Por tal motivo, ahora que por fin les restaba tan sólo un pedazo de una de las aletas de Whamon por liberar, se sintió alegre y muy optimista, incluso aunque su rostro pasivo no pudiese reflejarlo.

    Es suficiente, niños. Ahora puedo hacerlo solo ―pronunció el gigante ser.
    ¿Qué es lo que dices, Whamon? ―Preguntó su amigo Otamamon.
    Yo me encargaré del resto.

    La tierra comenzó a temblar y los jóvenes temieron lo peor; efectivamente el casquete de hielo que fungía como suelo se estaba fragmentando. Dylan se apresuró para tomar a Gomamon en su espalda y Monodramon hizo lo mismo con el pequeño digimon de piel púrpura. Rápidamente, el quinteto huyó hasta instalarse en tierra más firme mientras observaban de reojo cómo Whamon continuaba moviéndose para destruir el hielo restante que le mantenía atrapado. Fue sólo cuestión de segundos para que pudiese volver al fin a las gélidas aguas de las Tierras Congeladas.

    Otamamon, Gomamon e inclusive el silencioso Monodramon saltaron de gusto. La joven Tamer suspiró y ablandó un poco su gesto cuando de pronto sintió una mirada muy pesada cernida sobre ella: se trataba del bandido.

    Buen trabajo ―dijo este último con una sonrisa ladina y acercándose más a la joven.
    Sí, estuvo bien ―Tanneberger le extendió su mano. El varón dudó por un segundo antes de tomarla para sellar sus diestras en un cordial saludo.
    Mi nombre es Andrew Taggart, ¿cuál es el tuyo? ―Preguntó sin soltarle.
    Dy... ―alguien irrumpió en escena.
    ¡¿Para qué quieres saberlo?! ¡Mugroso inferior! ―La foca levantó una de sus garras, la rubia tuvo un facepalm mental (¿).
    Quiero saber el nombre de mi compañera de trabajo, ¿acaso está mal?
    ¡Esbirro atrevido!
    ¿Esbirro? ―El castaño levantó sus manos al aire, después rió con libertad ya que nunca le habían insultado tanto en un solo día y menos aún por parte de un Digimon. Era gracioso.




    Maka EvansMaka Evans listo!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. Autor
    Maka Evans

    Maka Evans ¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping

    Registrado:
    29 Mar 2009
    Mensajes:
    4,697
    Temas:
    428
    Calificaciones:
    +2,244

    ¡Saludos!
    Primeramente quiero pedir una disculpa por el lapso de espera; de verdad lo siento y espero no vuelva a pasar. Sin más aquí te dejo tu evaluación.

    Narrativa: Es mi primera vez leyéndote, pero he de admitir que este fue uno de mis apartados favoritos. Me complace ver que tienes una ortografía bastante pulcra y una fluidez agradable (casi envidiable, pero envidia de la buena). Asimismo el vocabulario que utilizaste a lo largo del trabajo me pareció de lo más amable y eso se agradece. El dominio que tienes por las palabras se aplaude y agradece.

    Como ligera notación de este apartado, solo hay que tener bastante cuidado con el uso del plural de Digimon. Siempre es: Los Digimon, no Digimons (la “s” queda de más). Otra notación extra es que noté un pequeño desliz con algunas tildes en “aun”

    Aún (con tilde): Todavía.

    Aun (Sin tilde): No puede sustituirse por ‘todavía’, sino que significa ‘hasta’ o ‘incluso’.​

    Cono extra, cuidado por ahí con algunas palabras confundidas (como el caso de alejó || alejar – alegó || alegar)

    [23/25]

    Desarrollo:
    Quisiera comenzar por agradecer la introducción que hiciste de tus personajes. Realmente me ayudó muchos para ponerme “en sintonía” con ellos y su entorno.

    Ahora bien, respecto a la quest: fue agradable ver la forma en que realizaste la introducción y el desplazamiento de esta a la central, sin embargo te comentaré que cuides un poco el contenido de información en cada post ya que de pronto, sobre todo en los post finales, eran muchas cosas sucediendo una tras otra, por lo que todo iba muy rápido, incluso parecía un poco cuestionable.

    [22/25]

    Realismo: He de decirte que tenías buen ritmo en los primeros post, sin duda me preocupó un poco que el encargado de la central le preguntara a Dylan por el traje de baño, pero no fue nada que pasara a mayores. El manejo de la situación en que tus personajes se encontraban al inicio del trabajo me pareció bien trabajado y se agradece ese detalle tan cuidado.

    Ahora bien, mi mayor observación aquí es: el rescate de Whamon. Me pareció sumamente extraño que nadie estuviera ayudando al gigante digital (*), sobre todo teniendo en cuenta la cercanía de un embarcadero. Ojo con esto, pues también se comentó en la introducción que se te dio a la quest que varios humanos y Digimon iban hacía allá.

    De hecho me preocupaba que la pobre Dylan y buen Gomamon terminaran haciendo todo solos, pero el modo en que usaste a los bravucones de turno me pareció bien resulto al final. Solo hay que cuidar todos estos detalles ~~

    [20/25]

    Interpretación: ¿
    Qué te puedo decir? AMÉ a tus personajes. La personalidad de Dylan me encantó y todo ese trasfondo dramático que tiene la dupla es…¡uff! Sencillamente lo adoro. Gomamon también se lleva las palmas pues me parece muy entretenido leerlo. La sinergia entre ambos personajes se siente de inmediato y te empapas de su esencia que está marcada en cada post.

    Los NPC de turno los manejaste bien, no les diste tanto peso pero al mismo tiempo cumplen su cometido y cada uno tiene vida ~ <3 Felicidades por esto.

    Ahora bien: cuidado con no seguir lo que se dice en las intro. Lamentablemente esto te jugó en contra en el realismo y aquí, pues ya se había marcado una pequeña pauta – primicia y no se continuó del todo. Hay que poner un poco más de ojo para la próxima <3 –que de verdad me muero por ver a Dylan y Gomamon de nuevo en acción-

    [19/25]


    Total: [84/100]
    Paga: 255 Bits
    Stats: +2 STR
    Fama: +2


    VerwestVerwest <3 Espero me disculpes de neuvo por la tardanza ;O;

    MasaruMasaru Todo listo por acá -le pegan en las manos-
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,009
    Temas:
    1,279
    Calificaciones:
    +4,548
    Pagas asignadas~
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...