Evento Peón Blanco y Negro | Hécate

Tema en 'Alfheim Online' iniciado por Lazy, 1 Ago 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Lazy

    Lazy You can call me Zero or Zerito

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,605
    Temas:
    75
    Calificaciones:
    +758
    Mínimo de post en solitario: 3 post
    Duración máxima: 1 semana.
    Recompensa: 12 reactivos & 180 YRD.

    LadyAzulinaLadyAzulina Hécate
    Listo señorita, que no se te olvide divertirte~
     
  2. LadyAzulina

    LadyAzulina Lógico que todo sea tan ilógico /.\

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    269
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +133
    Su vida era buena, Megara logró forjar una carrera de artista con su talento, en su ciudad no existía persona que ignorase o no conociese sus pinturas, no había alguien que no hubiese escuchado su voz… excepto ella. Alfheim Online le regaló ese bonus y ahora, cada vez que abandonaba el juego, la acompañaba un vacío al regresar al ineludible silencio. Lo odiaba más que nunca al conocer y probar una alternativa muy distante a su estilo de vida, sintiendo lentamente el desgano, el desánimo y el poco rendimiento ante aquel trabajo que amaba. Sabía que debía continuar, pero no podía solo dejar atrás aquella oportunidad.

    Un respiro necesario para regresar a la rutina en la que se volvió su vida dentro de aquella comunidad de hadas oscuras era lo que requería para reajustarse al suceso de ser consciente auditivamente de lo que ocurría a su alrededor. Las paredes curveadas de la cueva provocaban que se sintiese acogida y bienvenida, la ausencia de luz producía una atención más alta al sentido que le faltaba, permitiéndole acostumbrarse lentamente a esa otra existencia.

    Hécate realizó un estiramiento antes de salir, agitando un poco las alas con intención de dirigirse a la superficie, lugar en el que esperaría a Aïdēs para partir hacia el sur de Gadan, porque notaba lo rencorosos que se ponían sus compañeros de raza con invitados de otras áreas y, aunque su amigo tenía la facilidad de poner de su lado a cualquier irritante persona, no quería exhibirlo a esas auras. Sin embargo, algo la detuvo. Estaba acostumbrada a sentir los cambios antes de que estos se hicieran visibles, como si crecieran lentamente fuera del radar hasta que este ya no lo soportaba y rasgaba la tela que los mantenía invisibles. Fue cuestión de un único segundo de diferencia antes de escuchar el grito y desatarse el caos.

    La alarma tardó un poco más en escucharse, pero la asesina ya se encontraba en movimiento. El ambiente cambió al instante en el que sintió la incongruencia y no dejaba pasar ni el menor de sus impulsos, tiró de sus alas hasta el límite mientras sus iguales aún intentaban comprender lo que sucedía. Cayó sobre sus pies, observando a varios grupos de monstruos deshacer lentamente lo que, posiblemente, un grupo de informáticos se esmeró en realizar por meses, lo que era el hogar de jugadores al hallarse inmersos en Alfheim. Aquel espacio que le permitía escuchar cuando naturalmente no debía. No podía permitirlo. Imps cruzaban a sus lados para enfrentarse fieros a la amenaza, atacar directo era la mejor forma de retención, sin embargo, no los libraba del problema; lo que tenían que hacer era encontrar el método de entrada y sellarlo.

    Sacó la daga de su bolsillo y corrió tan en línea recta como era capaz, la azabache quería tener un vistazo de la situación desde otro punto de vista. Tuvo que impulsarse con las alas para evitar escombros, rodar por el suelo contra ataques repentinos e ignorarlo todo y seguir adelante. No era de las que le daban la espalda a la batalla, podría enfrentarse luego de que sus “enemigos” dejaran de aumentar. Al otro lado de su ubicación inicial la esperaba una gran pared curveada, ni un solo camino, ni algún hueco; palpó la pared mientras su cabeza pensaba a toda velocidad. Estaba desprotegida y sola en un punto que, si la atrapaban, acabarían con ella y nadie se daría cuenta, así que extendió sus alas y se alzó varios metros, utilizando la altura para echar un vistazo. Los Lesser Ogres tenían menor cantidad, pero lo compensaban con la braveza que usaban para abrirse paso entre aquella ciudad subterránea, destruyendo las cavernas que servían de hogar para aquellas hadas con una facilidad aterradora; las luces fallaban cada tantos segundos, sin embargo, ellos tenían una vista igual de buena en la oscuridad como para ser conscientes de los Stalkers que intentaban mimetizarse para atacar desde las sombras, andaban por su cuenta y cada uno parecía tener un único individuo como atacante, pues desde que les daban caza no lo dejaban en paz; Master Clocks se deslizaban de un lado a otro sin hacer algo más aparte de emitir pitidos irritantes, aquellas bestias atrayendo la atención suficiente como para que las Skull Centipedes puedan moverse con libertad por los rangos ciegos, a traición.

    La inglesa ahogó un jadeo debido al sobresalto que le ocasionó la ventana emergente, no era otro más que su compañero y a pesar de que se trataba de una simple oración con poca o nula información, lo conocía, algo grande debía suceder para que fuese tan conciso y tajante.


    Escribir aquellas palabras le valieron los sentidos, si bien estaba contra la pared con toda posible criatura a la vista, ignoraba el ciempiés más arriba que se dirigía a ella. Tan pronto el mensaje se envió sintió el doloroso desgarro al ser atravesada por algo largo y filoso, la sensación la sumió en shock, sin poder emitir palabra alguna giró el rostro hasta su hombro derecho, lugar donde sentía un suave –y agonizante– tirón porque dicho ciempiés atascó sus últimas secciones en la pared de roca a sus espaldas. Iba a desfallecer si el Amusphere no la echaba antes por la alteración en sus signos vitales.

    Fue peor cuando la Skull desprendió su ‘cola’, pues Megara continuaba atravesada y quería librarse de esa pesada presencia en su anatomía, agitándose para soltarse, provocándole más dolor y gritos en consecuencia. Al lograrlo solo quedó un rastro de la perturbadora sangre virtual en la criatura, la gravedad reclamando al hada repentinamente agotada que creía que nada podría ser peor… hasta que chocó con la última columna en pie de una cueva anteriormente destruida, cayendo sobre sus escombros. Solían decir que el primer golpe recibido era el más doloroso porque no estabas acostumbrado a la sensación tan real, su barra de vida descendiendo considerablemente ante tal acto salvaje e inconsciente, aunque Hécate no se fijaba en aquella minucia, estaba ocupada sintiendo su cuerpo entumecido, su mente bloqueando el dolor al sumirla en el sopor que la obligaba a dirigirse hacia una oscuridad interior. A punto de desmayarse continuaba luchando para mantenerse despierta, sin embargo, aún con los ojos abiertos los jirones oscuros se volvían más impenetrables.


    ~***~

    Me dolió más de lo que lo disfruté, LazyLazy (?). Mi pase, plz.
     
  3. Autor
    Lazy

    Lazy You can call me Zero or Zerito

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,605
    Temas:
    75
    Calificaciones:
    +758
  4. LadyAzulina

    LadyAzulina Lógico que todo sea tan ilógico /.\

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    269
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +133
    Parpadeó varias veces, extrañada. Seguía consciente, el sonido de los gruñidos de los monstruos y los jugadores combatiendo no disminuía, el sopor se desvanecía junto al dolor en su espalda tras el furioso aterrizaje y tenía la sensación de que no perdió ni un solo segundo. Entonces, ¿cómo…? La asesina lo ignoraba, pero su barra de vida se encontraba reestablecida, acción que únicamente podía ser realizada por un Support –o algún Imp con segunda magia Undine y el hechizo Heal desbloqueado, solo que este no era el caso–.

    —Hécate —
    la aludida continuaba confundida, su mente aún buscaba rellenar los huecos de los sucesos que estaba viviendo para funcionar del modo más adecuado, no pudo estar a punto de sufrir un desmayo y regresar como si nada porque sí—. ¿Hécate? ¿Estás bien? —llevó la mano zurda a su pecho, tanteando el área cercana a su hombro derecho sin encontrar rastro alguno del agujero que tenía por herida, sumiéndose en el alivio y la extrañeza de tan milagrosa salvación hasta que una mano se posó en su brazo, deshaciendo la bruma que le impedía concentrarse— ¿Estás bien? ¿Puedes levantarte?

    La chica a su lado le sonreía con calidez, su rostro parecía hecho en forma de corazón con unos bonitos ojos grises que otorgaban calma, la tez blanquecina acostumbrada bajo tierra y un brillante cabello celeste que caía a un lado de su rostro conformaban su esencia y no eran parte de su apariencia, el bastón en su otra mano estaba apoyado en su espalda, siendo acompañada por otros dos jugadores que vigilaban los alrededores. Se trataba, en palabras simples, de un equipo de socorristas mientras los hombres y mujeres de acción mantenían la atención de las bestias. Uno de los chicos ayudó a la Support a levantar a la azabache, quien todavía tenía la mente suavemente dispersa.
    [​IMG]
    —Eso es —sonrió la chica de buen humor, encontrando la estabilidad de la asesina sin esfuerzo—, ¿puedes llegar hasta allá? —señaló, dirigiendo la vista de Hécate hasta una barricada hecha por un grupo de jugadores para detener el avance de los monstruos, queriendo arrinconarlos y reducir los estragos de la batalla. Asintió por el aturdimiento, sin mediar palabra en lo absoluto— Perfecto —recibió un suave apretón en el brazo antes de que la de pelo azul se alejara, sintiéndose apoyada y comprendida con el simple gesto—, ten cuidado.

    El trío continuó peinando la zona en busca de posibles NPC’s u otros compañeros atrapados. En su lugar, la inglesa se sentía vacía después de la marejada de emociones agobiantes que solo una herida grave podía provocar, en un juego era solo la consecuencia por la falta de preparación, demasiado horrible como para querer vivirlo de nuevo. Sacudió la cabeza, atrayendo de nuevo los hilos de pensamientos anteriores al incidente: el método de entrada, ubicar por dónde accedían las criaturas hasta Svarthalheim desde el corazón mismo.

    Un latido sordo le interrumpía, provenía desde la parte posterior de su cabeza, llevó allí una mano para notar que su daga seguía asegurada en su diestra, ante el ataque en vez de soltar lo que hizo fue aferrar, sonriendo ante el impulso y el tiempo que habría desperdiciado en encontrar su arma. La acomodó en su cinto, segura de que no sufría ningún golpe como para explicar el latido, después de todo la Support le dio una mano con ello. Su lenta recuperación mental evitaba las teorías apresuradas o las conclusiones acertadas, pero sabía que el latido no era parte de su interior, girando sobre su propio eje para seguir el camino detrás de la caverna destruida en la que aterrizó.

    Un portal en ese sendero sin salida era lo que provocaba el zumbido, de él ya no salía ninguna criatura, aunque continuaba activo. Vibraba y se arremolinaba en la misma posición, los jirones se estiraban por un lado para encogerse por el otro en una eterna acción que se repetía incansablemente en diferentes direcciones sin exigir más espacio del que ya utilizaba. Hécate fue ignorante del avance de sus pasos hasta que tuvo el portal a un brazo de distancia, inhalando profundamente mientras se decidía a atravesarlo a pesar de no saber lo que encontraría del otro lado, sin embargo, luego de dar los dos pasos seguía dentro de la ciudad subterránea de los Imp, habiendo atravesado el portal sin reacción alguna.


    — ¿Solo los monstruos pueden usarlo? —
    se preguntó a sí misma en voz baja— Pero… este es solo uno, estoy segura de haberlos visto llegar desde diferentes direcciones. ¡Tengo que averiguar si hay más!

    Escogido entonces su siguiente objetivo, la asesina llamó la compañía del brillo purpúreo de sus alas para apresurar su viaje por el lugar, sin notar, nuevamente, que no se encontraba sola.


    ~***~

    Me sentí tan apagada como Hécate mientras lo escribía xD Odio cuando empiezo con tantas palabras y luego se van reduciendo :C
    LazyLazy, último pase /u/
     
  5. Autor
    Lazy

    Lazy You can call me Zero or Zerito

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,605
    Temas:
    75
    Calificaciones:
    +758
  6. LadyAzulina

    LadyAzulina Lógico que todo sea tan ilógico /.\

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    269
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +133
    La piel de Hécate se erizó antes de escuchar el gruñido y sin pensarlo dos veces alzó el vuelo con sus alas, sintiendo el movimiento bajo sus pies, pero solo se permitió observar abajo luego de encontrarse a salvo. Se trataba de un Stalker, el extraño lobo la escogió como su blanco e intentaba trepar la pared para alcanzarla, en vano. El hada oscura aplaudía su sentido de supervivencia y, por más que quisiese enfrentarse a la criatura, aún no terminaba su labor investigativa, además de que los segundos de adrenalina no fueron suficientes para espabilarla por completo. Dejó allí a la bestia y encontrándose a una altura segura sobrevoló todo el campo de batalla hasta la otra punta. Se reprochaba su lentitud, se sentía como en esas mañanas en las que, recién levantada, creía no haber dormido nada, necesitando más descanso. Quizás Aïdēs tenía razón y lo más sensato era abandonar el juego hasta que el resto de personas en línea resolvieran la situación, solo debía… ¡No! Megara Hellman no huía.

    Un segundo portal se ubicaba en otro camino sin salida, también se hallaba activo e inutilizado y era tan inservible para ella como el anterior, no podía atravesarlo y si compartía las características de un fantasma tampoco podría destruirlo. Que continuase allí implicaba que todavía planeaban darle uso, si ella no tenía el poder de hacer algo al respecto, entonces le informaría a alguien que sí.

    Un nuevo gruñido produjo que su consciencia impactara de lleno con lo que sucedía. ¡Estaba en Alfheim, la realidad virtual, Svarthalheim y un Stalker le daba caza! No debía verlo para saber que se trataba del mismo, antes de que la Skull Centipede la atacara observaba los distintos modus operandi y aquellos lobos seleccionaban a un individuo, era matarlo o morir, pero su instinto le pedía que corriera, no se encontraba en condiciones para un enfrentamiento en un punto ciego. Y, al fin, reaccionó. La bestia venía por su única salida, por lo que Hécate corrió hacia el final del sendero, saltó, presionando ambos pies en la pared para impulsarse, extendiendo las alas con la intención de despedirse como una flecha muy por encima de la criatura y volar, esta vez, en dirección a la barricada. Alguien podía encargarse por ella del Stalker, solo era cuestión de que lo viesen.

    Sin embargo, sin quererlo, vislumbró otro portal. Eran tres, y ese se encontraba al costado de una cueva a varios metros del suelo en la pared del fondo, quien entrase por ahí se enfrentaba a la caída que, tratándose de los monstruos, no les afectaría. Un punto estratégico y terriblemente inteligente, ella misma estuvo de aquel lado y no fue capaz de verlo hasta tenerlo de frente únicamente porque sabía el aspecto que tenía lo que buscaba, la oscuridad nata de los Imp facilitaba la dificultad para notarlos, pero sus ubicaciones eran increíblemente acertadas. Solo podían haber sido seleccionadas por un Imp que conociese como la palma de su mano aquella laberíntica ciudad.

    Un traidor, las hadas oscuras tenían un traidor, y era posible que fuesen incluso más de uno.

    Hécate no fue consciente de que no se movía hasta que la tomaron por un pie y tiraron de ella hacia abajo, su espalda chocó contra el suelo, no obstante, su atención la tenía el Stalker que no quería otorgarle un descanso, había saltado sobre ella al estar quieta, distraída e indefensa, pero la salvaron de la situación y solo lo veía pasarle por encima. Quien seguía sosteniendo su extremidad inferior era una chica, seguramente más baja que la inglesa e irremediablemente más fuerte, aunque la tomó por sorpresa; compartían clase, tenía un largo cabello negro y cuernos de ciervo del que colgaba un accesorio lunar de un morado brillante, con los ojos de la extraña tan rojizos como los suyos fijos en el lobo tras Megara. ¡Esa bestia era incluso más asfixiante que Reagan! Le habría gustado ver el enfrentamiento, pero un Marksman intervino, disparándole a la criatura que se decidía por atacar al incordio para poder continuar con aquella a la que había olfateado.

    La tensión desapareció de la artista, dejándole cierto alivio y cansancio, desplomándose contra el suelo por unos instantes, aún debía hacer algo con la información obtenida.


    —Son tres —
    murmuró observando la negrura a la vista que no le entorpecía en lo absoluto. Un Knight, ahora necesitaba encontrar algún héroe a quien delegarle el trabajo. Hécate se apoyó en sus codos, no podía ni sentarse si seguían apresando uno de sus pies—. ¡Hey! Disculpa, estem, gracias por salvarme… pero ya puedes soltarme.
    —… —
    Puppet siguió la mirada carmín del hada que estuvo a punto de ser comida por un Stalker, llegando hasta la pierna que le pertenecía y continuaba sosteniendo. La soltó, dando un salto atrás y sonrojándose por su torpeza— ¡Lo siento!
    —No te preocupes —
    se levantó la inglesa—, después de todo me salvaste la vida.

    Sin siquiera una mirada más a la temblorosa Omena, Hellman se dirigió a la barricada con la suerte extrañamente de su lado, pues una alta figura revestida de metal portando una gran espada y un escudo –recordándole a Aïdēs por pertenecer a la misma clase– se abría paso para regresar al combate. En un movimiento más inconsciente que planeado lo tomó del brazo reclamando su atención, le detalló la información que había obtenido, así como la ubicación de cada uno de los portales, lo que el caballero hiciera con eso ya era asunto suyo. La inglesa quería ayudar más, pero hizo todo lo que podía, intentar enfrentarse a las criaturas habientes solo provocaría que otros tuviesen que auxiliarla, por el momento era más recomendable descansar y recuperar fuerzas. Mientras se alejaba, escribió, recordar a su compañero de piso trajo a sus memorias el mensaje que le envió hace ya unos largos minutos atrás, se encontraba preocupado y si también se enfrentaba a una amenaza era posible que se cegara provocando que, por ello, recibiera daño, solo por pensar en ella.


    ~***~
    BelgiumBelgium, Puppet here /3/
    LazyLazy, it's over c:
     
  7. Autor
    Lazy

    Lazy You can call me Zero or Zerito

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,605
    Temas:
    75
    Calificaciones:
    +758
    Ajá! He llegado yo para decirte que fue una buen historia; bastante agradable de leer. Me gustó que pudieras abarcar todo lo que te pedía la quest en los tres post, sin embargo, las cosas sucedían muy rápido, sentí que todo pasó en tan solo ¿media hora? En el primer post todo fue a un paso no tan veloz como los que le seguían, para evitar esto, puedes explayarte un poco más en el entorno. ¿Qué está sucediendo? ¿Por qué estaban los otros jugadores ahí? ¿Quien los organizó? ¿Alguna otra información relevante, más allá de los portales? ¿Qué medidas iban a tomar acerca de los portales? Son preguntas que me hubieran gustado que resolvieras o que por lo menos tocaras.

    Aún así, me gustó bastante y no quita el hecho de que fue buena.

    Hécate sube 1 nivel y queda con 7 reactivos sobrantes más los 180 YRD. Por favor suma tus 5 stats a conveniencia.
    LadyAzulinaLadyAzulina puedes pedir la siguiente quest, nos vemos o/
     
  8. LadyAzulina

    LadyAzulina Lógico que todo sea tan ilógico /.\

    Registrado:
    12 Abr 2015
    Mensajes:
    269
    Temas:
    8
    Calificaciones:
    +133
    Hécate me llena toda la atención, LazyLazy, que a veces olvido que no es la única (???). *cae por el sueño sobre el teclado*

    STR: 10 + 1 = 11
    AGI: 20 + 2 = 22
    VIT: 12
    INT: 20 + 2 = 22
    SPI: 13

    Por cierto... estoy esperando a tu mamá para pedir la próxima *vuelve a caer* (?).

    ¿O debo llamar al trío invencible? NoirExorNoirExor JudasJudas BelgiumBelgium (sin presión, Belgi, pero quiero rolear contigo (??)). Ustedes se disputan quién atiende *huye*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,682
    Temas:
    137
    Calificaciones:
    +1,467
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...