Fanfic Yu-Gi-Oh!: La Sangre del Dragón (duelos, variado, secuela)

Tema en 'Yu-Gi-OH' iniciado por Sinuba, 16 Ene 2017.

  1. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    Habemus nuevo caps y... vaya, parece que Land tiene dos duelos casi seguidos. Él y Mierin enseñaron mucho a Selinda, pero se le habían olvidado las clases de molar en los duelos.


    Legend sabe de lo que hablo.

    Off topic:
    Chansey con Eviolite es un muro especial formidable, con mejores stats que Blissey, incluso aguantando moves físicos, una habilidad increíblemente buena y movimientos OP para cripear al oponente y proteger a su equipo, aunque el hecho de poder tomar casi cualquier sp atk sin recibir daño ya la hace suficientemente buena. best special wall.

    ¿Really? porque fue como:
    Kirari: Hey, que ese tal Gilgamesh nos está invadiendo
    Selinda: ¿Lo vieron? ¡Una invocación que no donimo! ¡Tengo que aprenderla!
    Celia: Sí, pero hay vidas en riesgo
    Selinda: ¡Esa niña elisya debe saber algo!
    Kirari: ¿la niña que intentó matarte?
    Selinda: ¿¡Dónde está esa niña!?

    Nice... entonces era Avenger

    Emmm ¿Alguien podría recordarle que están en una guerra?

    Bater? he's comeback!

    ¡GUERRA! Creo que esta se tomó lo de "guarra" demasiado literal.

    Anda, nostalgic retrains. ¿Son nomis o un nuevo tipo de summon?
     
  2. Legend12

    Legend12

    Registrado:
    15 Abr 2010
    Mensajes:
    4,746
    Temas:
    75
    Calificaciones:
    +808
    Madre bendita, no me reire sanamente con esto XD

    Y sobre el cap solamente lo resumire en una frase: Land la va a mufasear XD
     
  3. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    Eso no se enseña.

    XDD No fue así, mamón XD De hecho si menciona a los Servant en voz alta.

    Yep. Aunque ahora mismo no recuerdo donde salía esa clase.

    Es un fuling barco volador. ¿No tienes alma o nunca has jugado a un rpg? XD

    Oh, como si tú no pensaras lo mismo al ver la perfección del rey, mongrel
    [​IMG]

    Monstruos de efecto normales XD Son meras retraineds para tener una versión con efecto genérico.


    Capítulo 29

    ¡Espíritus Heroicos! Los monstruos legendarios aparecen






    Land 3000 LP
    Gilgamesh 2600 LP

    Lan tenía en el campo a Astrorum Magus (2900/2000) y dos cartas en la mano. Gilgamesh invocó entonces los tres monstruos de su mano.
    -¡Venid, monstruos legendarios! ¡Red Eyes Burning Dragon, (2400/2000), Magician of Millenium Magic (2500/2100) y Blue Eyes Light Dragon (3000/2500)!
    Los tres monstruos aparecieron en el campo: un dragón negro como el carbón, con unos ardientes ojos rojos, que derritió el suelo al pisarlo; un mago con un traje mezcla de túnica y armadura, todo negro: y por último, un dragón de un blanco plateado, un dragón que Land ya había visto en una ocasión.
    -Es imposible-susurró.
    Moriadne y Nynieve también contemplaban atónitas al Blue Eyes Light Dragon.
    -¿Ése monstruo no es…el Dios Dragón de Poder Verdadero?-preguntó Nynieve.
    -Sin duda se parece al monstruo final de Ishmor en el que el Creador Oscuro metió su propia alma-musitó Moriadne-.Pero no pueden ser el mismo…
    -¿Qué pasa, Dragón Encarnado?-preguntó Gilgamesh-¿Te impresionan mis monstruos?
    Land frunció el ceño. No era sólo que Blue Eyes Light Dragon se pareciera al Dios Dragón de Poder Verdadero. Su energía y la de Gilgamesh…
    -Esos monstruos despiden un aura extraña-dijo Selinda-. No sé por qué, pero parecen ser más poderosos que los monstruos corrientes, aunque su ataque no sea para tanto.
    -Y luego está Gilgamesh-dijo Celia-. Puedo sentir su energía, algo que no deberíamos poder hacer siendo un hombre.
    -Esto es muy raro-dijo Kirai.
    -Estoy de acuerdo-masculló Birgitte. Ella no podía sentir el poder de Gilgamesh, pero por algún motivo, percibía algo en él que no sabía explicar.
    -¿Qué es esta energía?-preguntó Eirin.
    -No es Daoine Sídhe-dijo Lodaim-. Se parece un poco, pero es distinta.
    -Yo también noto algo parecido a la Aes Sídhe-dijo Elaim-. Pero, ¿cómo puede ser?
    -Permitidme que os lo explique-dijo Gilgamesh-. Como habéis notado, yo no uso ni la Daoine Sídhe ni la Aes Sídhe. La fuente de mi poder mágico no es ni la masculina ni la femenina.
    -¿Insinúas que hay una fuente de poder distinta?-preguntó Eirin.
    -La única fuente de poder alternativa que conozco yo es la del Señor de la Oscuridad-dijo Mierin, frunciendo el ceño con desconfianza.
    -Pues hay otra-dijo Gilgamesh-. En realidad es muy simple si lo pensáis. El Señor de la Oscuridad era la fuente de un tipo de poder. Por tanto, debe haber otra opuesta, una fuerza luminosa. Esta fuente de poder se llama Yggdrasil.
    -¿Yggdrasil?-repitió Land.
    -Exactamente. Intentaré explicarlo de forma simple. Las formas de magia que conoce la gente son la Aes y Daoine Sídhe. Al mismo tiempo existen los árboles de Denke, que están imbuidos del mismo poder mágico. Pues bien, son derivados de la verdadera fuente de poder, el árbol mágico Yggdrasil, que existe desde el principio de la creación, en un lugar inaccesible para los humanos. Es la fuerza mágica original y pura. De ahí derivaron los tipos de magia masculina y femenina y dio a luz a sus retoños, los árboles de Denke. ¿Lo entendéis? Vuestra magia es como una imitación de la que uso yo, la original.
    -Y nosotros podemos acceder a esa fuerza mágica primigenia también-dijo Ishara-. Aunque en menor medida.
    -Por eso son tan poderosos-comprendió Lodaim-. Usan otro tipo de magia…
    -¿Y estos monstruos?-preguntó Land-No parecen normales. ¿Es por ser invocados usando la magia antigua?
    -No-sonrió Gilgamesh-. Es porque son Espíritus Heroicos.
    -Espera-dijo Land-. Ahora que lo pienso, tu carta invocaba Espíritus Heroicos, pero ninguno de estos se llama así.
    -Cierto. Pero por su efecto lo son.
    -¿Y qué es lo que los hace especiales?-preguntó Selinda.
    -Buena pregunta, mi hermosura. Permitid que os muestre algo.
    Gilgamesh extendió la mano y en ella apareció un globo de energía transparente, que fue creciendo en tamaño. Entonces todos pudieron ver diversas imágenes en ellos. Mostraban a diversas personas en diversos duelos. Pudieron reconocer monstruos que eran prácticamente iguales a los invocados por Gilgamesh. El mago negro, a las órdenes de un joven de pelo puntiagudo, se enfrentaba al dragón blanco; otro joven vestido de rojo invocaba a un monstruo humanoide blanco que luchaba contra una especie de dragón demoniaco; un dragón blanco con la boca en forma de pico volaba al lado de un duelista que montaba un vehículo extraño que corría como un caballo; un guerrero se alzaba delante de un pequeño ser que parecía un muñeco con sombrero de mago. Vieron muchos duelistas, todos diferentes, luchando con sus monstruos.
    -Existen incontables mundos, dimensiones y universos-empezó a explicar Gilgamesh-. En todos ellos, ha habido héroes que han destacado por sus logros y su habilidad. Sus mejores monstruos se convirtieron en criaturas legendarias. Cado mundo es distinto, pero todos tienen algo en común. Todas las cartas, todos los monstruos, tienen un lugar común del que surgieron.
    -El origen de las cartas…
    -Desde ahí, desde esa primera dimensión, se dispersaron en diferentes mundos y realidades, creciendo y evolucionando de formas distintas. Pero yo soy el rey. Y como rey del mundo, yo, Gilgamesh, poseo como parte de mi tesoro real el derecho de poder usar esas cartas legendarias, esos monstruos que se han convertido en espíritus heroicos, en su forma original. ¿Lo entendéis? ¡Poseo la versión original y verdadera de los monstruos más poderosos de la historia de incontables dimensiones! ¡Un ejército infinito e invencible! ¡Ja, ja, ja!
    -Es increíble-dijo Lodaim, apretando el puño con fuerza-. ¿Dispone de los monstruos legendarios más poderosos de todos los tiempos?
    -Esto no tiene buena pinta-dijo Galed con preocupación.
    -¡Puñetas, una capacidad así no es justa!-dijo Mat-¡Lucha con tu propio poder!
    Land hizo una mueca. La forma original y verdadera de todos los monstruos…Por eso Blue Eyes Light Dragon se parecía al Dios Dragón de Poder Verdadero. Debía de ser una versión corrupta del monstruo original.
    -Pero no importa si son monstruos legendarios o no. ¡Los venceré!
    -¿Usando monstruos que son meras copias de los originales? ¡Sólo mis monstruos son verdaderos! ¡Por eso su poder es distinto! ¡Observa! ¡Blue Eyes Light Dragon, ataca al Astrorum Magus!
    -¡Ugh!
    Land 2900 LP
    -¡Tu monstruo ha sido destruido con facilidad! ¡Y ahora va el efecto de Blue Eyes! Cuando destruye un monstruo, gana 300 de ataque (3300) y puede volver a atacar. ¡Allá va el ataque directo de mis tres monstruos! ¡Blue Eyes Light Dragon, Red Eyes Burning Dragon y Magician of Millenium Magic!
    -¡Activo el efecto de Magus Kuriboh!-dijo Land-Lo descarto para que todo el daño que fuera a recibir este turno se convierta en puntos de vida.
    Magus Kuriboh absorbió el ataque del Blue Eyes Light Dragon y lo convirtió en vida para Land.
    Land 6200 LP
    -Tsk, un Kuriboh…Pese a ser uno falso, sigue siendo útil. Muy bien, atacar con mis otros monstruos este turno sólo te beneficiaría. Termino mi turno.
    -Entonces me toca a mí.
    «Monstruos legendarios o no, voy a derrotarlos.»
    -¡Es mi turno! Activo mi carta mágica “Amenaza Mayor·, que me permite robar una carta por cada monstruo de nivel 7 o mayor que controles. ¡Así que robo tres cartas!
    -Bien, esperemos que con eso consiga algo útil-dijo Nynieve.
    -Parece que sabes sacar la carta adecuada cuando toca. Pero cuando activas una carta mágica, mi Magician of Millenium Magic gana 500 puntos de ataque hasta la End Phase (3000).
    -¿Se vuelve más fuerte con cada carta mágica?-dijo Birgitte con preocupación.
    -¿Lo entiendes? Tu jugada acaba beneficiándome a mí.
    -No, es la clave para vencerte-dijo entonces Land-. Activo mi magia de campo, “Reino de la Magia”.
    -Eso aumenta el ataque de Millenium Magician 500 puntos más (3500).
    -Es justo lo que quiero. ¡Invoco a la Elfa del Reino de la Luz! (1600/1300) Y activo su efecto. ¡La sacrificio para invocar una Enviada de la Luz desde mi deck o cementerio!-hubo un destello de luz en el campo y de él surgió el monstruo de Land-¡Enviada de la Luz, ilumina el camino a la victoria! (2500/2000)
    -¡Perfecto, la Enviada de la Luz!-dijo Selinda-El efecto de Millenium Magician será la perdición de Gilgamesh.
    -¿Ése es el monstruo as del Dragón Encarnado?-preguntó Archer.
    -No parece muy fuerte, pero sus aliados parecen confiados, igual que Alryu-dijo Ishara.
    Ilysia apretó los dientes.
    -Tu monstruo sólo tiene 2500 puntos de ataque-dijo Gilgamesh-. Sólo podría vencer a Red Eyes.
    -No, tiene poder para vencerlos a todos. ¡Adelante, Enviada de la Luz, ataca a Magician of Millenium Magic! ¡Como el ataque de tu monstruo es mayor a su poder original, la Enviada de la Luz lo devuelve a la normalidad y gana ella esa cantidad!
    -¡¿Qué?!
    -¡Vamos, Land, cárgate a este tipejo igual que hiciste con Valiar!-dijo Mat.
    -¡El ataque de Magician of Millenium Magic vuelve a la normalidad (2500) y el de Isiena aumenta (3500)! ¡Ahora es más fuerte que cualquiera de tus monstruos legendarios! ¡Acaba con el mago!
    -¡Activo el efecto del Golden Hero Ezel, el Emperador León! Si un monstro en mi campo fuera a ser destruido en batalla, a cambio de remover a Ezel del juego, no es destruido y el daño de batalla se reduce a la mitad.
    Magician of Millenium Magic alzó su bastón y detuvo la espada de la Enviada de la Luz.
    Gilgamesh 2100 LP
    -Tsk, maldición.
    -No lo he conseguido-dijo Isiena.
    -No pasa nada, habrán más ocasiones. De momento, eres más fuerte que sus monstruos.
    -Sí, pero no debemos confiarnos. Sus poderes son distintos a los nuestros.
    -Tranquila, no lo haré. Pero por ahora es mejor pasar. Te toca, Gilgamesh.
    -Perfecto. Me toca, robo. Primero de todo, activo el efecto de Red Eyes Burning Dragon. Recibes 200 puntos de daño por cada carta mágica en el cementerio. Tengo 3, de modo que recibes 600 puntos de daño.
    -¡Ugh!
    Land 5600 LP
    -Prepárate, porque vas a recibir más. Activo mi carta mágica, “Fusión”. Fusiono a Red Eyes Burning Dragon con Magician of Millenium Magic. ¡Ven, Amulet Dragon! (2900/2500)
    -¿Amulet Dragon? Su poder sólo es de 2900. Magician of Millenium Magic tenía más ataque tras activar la “Fusión”…
    -¡Iluso! Al ser invocado, Amulet Dragon remueve del juego todas las cartas mágicas de ambos cementerios y gana 100 puntos de ataque por cada una. Yo tengo cuatro y tú tres. ¡Eso son 700 puntos de ataque! (3600) ¡Adelante, destruye a la Enviada de la Luz!
    Amulet Dragon atacó y destruyó al monstruo de Land.
    -¡Isiena!
    Land 5500 LP
    -Maldición…Al destruir a la Enviada de la Luz, que es un monstruo de tipo guerrero, se activa el efecto de mi campo “Reino de la Magia”. Puedo invocar un Magus o Magi cuyo nivel sea igual o menor al del monstruo destruido. ¡Invoco a Bandit Magus (1000/1000) en defensa!
    -Ese pequeño monstruo no tiene nada que hacer ante Blue Eyes Light Dragon. ¡Adelante, destrúyelo!
    -¡Como estaba en defensa no recibo daño!-dijo Land cuando su monstruo desapareció sin dejar rastro.
    -¡No estés tan seguro, escoria! Recuerda que cuando Blue Eyes Light Dragon destruye un monstruo en batalla, gana 300 de ataque (3600) y vuelve a atacar. ¡Light Burst Stream!
    Blue Eyes Light Dragon lanzó un haz de luz contra Land, que casi salió despedido pese a su barrera protectora.
    -¡¡Arrghh!!
    Land 1900 LP
    «Maldición, no me esperaba esto…Gilgamesh tiene un poder abrumador.»
    -Ju, hasta ahora has resistido bien, pero al final es natural que unos monstruos como los tuyos acaben perdiendo ante los míos.
    -Aún no me has vencido.
    -Maldito sea ese creído-dijo Mierin-. ¿Ni siquiera la maldita Isiena le puede vencer?
    -Alryu todavía tiene puntos y cartas en la mano-dijo Galed-. Lo tiene difícil, pero todavía puede ganar.
    -¡Pues claro!-replicó Mierin-No he dicho lo contrario. ¡Land ganará! Me da igual si ese tipo es un rey de hace milenios o no. ¡Acabará perdiendo!
    Selinda miraba preocupada a su padre. Le había visto contra Valiar en una situación más delicada, pero aun así, ahora mismo estaba en peligro. Gilgamesh sonreía con confianza.
    «Aunque papá consiga destruir a estos monstruos, ¿bastará con eso? Antes ha dicho que su ejército de Espíritus Heroicos es casi infinito. ¿Tendrá monstruos todavía más poderosos?»
    -No te preocupes, Selinda-le dio Celia-. Seguro que tu padre logra ganar.
    -Eso espero…
    -Muy bien, es mi turno-dijo Land-. ¡Robo! Durante mi Standby Phase puedo remover del juego a Bandit Magus para revivir a un monstruo guerrero con su efecto negado. ¡Regresa, Enviada de la Luz! (2500/2000)
    -Ha regresado-dijo Mierin, esperanzada.
    -Pero con el efecto negado, no puede vencer a Amulet Dragon-repuso Lodaim.
    -Entonces tendrá que volverla más fuerte de otra manera-dijo con calma Moriadne.
    -No eres el único que sabe fusionar, Gilgamesh. ¡Activo la “Fusión”! Fusiono a la Enviada de la Luz con la Guerrera Elfa de mi mano. ¡Invoco a la Enviada de los Elfos! (3000/2700)
    -¡Una nueva forma de la Enviada de la Luz!-exclamó Nynieve.
    Lodaim sonrió.
    -De modo que sí te has estado volviendo más fuerte, Alryu.
    -De modo que ha adaptado a la Enviada de la Luz al estilo de juego de Isiena-murmuró Mierin-. Supongo que tiene sentido.
    -Una fusión, ¿eh?-comentó Ilysia para sí misma.
    -Allá voy, Gilgamesh. ¡Cuando la Enviada de los Elfos es invocada, puede ganar ataque igual a la mitad de un monstruo en tu campo que haya sido invocado de modo especial! ¡Eso quiere decir que gana la mitad del poder de Amulet Dragon, 1800 puntos! (4800) ¡Adelante, acaba con él!
    La Enviada de los Elfos se deslizó en el aire hacia Amulet Dragon y al tocarlo emitió un poderoso destello de luz que acabó con él.
    -¡Ugh, maldito!
    Gilgamesh 900 LP
    -¡Eso es!-dijo Selinda-Ahora está casi sin puntos.
    -Tsk, aunque hayas vencido a Amulet Dragon, cuando es destruido puedo revivir un monstruo lanzador de conjuros. ¡Regresa, Magician of Millenium Magic! (2500/2000)
    -Así que vuelves a tener dos monstruos… ¡En tal caso, pongo una carta bocabajo y termino mi turno!
    -¡Ju, eres realmente fuerte, pero ahora verás lo que es bueno! ¡Robo! Contempla esto, Dragón. ¡El poder del Rey! ¡Invocación Trance!
    -¡¿Invocación Trance?!-se sobresaltó Land.
    -¡Domino formas de invocación que ni conoces!-dijo Gilgamesh, extendiendo los brazos-¿Creíais que no podría hacer la Invocación trance cuando gente como vosotros sí puede? ¡Adelante, Magician of Millenium Magic/Trance (3500/3100) y Blue Eyes Light Dragon/Trance (4000/2500)!
    -¡Dos trances a la vez!-dijo Selinda, impresionada.
    -Mi Enviada de los Elfos sigue siendo más fuerte con sus 4800 puntos de ataque.
    -Sí, es verdad-sonrió Gilgamesh-. ¡Activo el efecto de Magician of Millenium Magic! ¡Una vez por turno, puedo destruir todas tus cartas mágicas y trampas!
    -¡¿Cómo?!
    Impotente, Land vio cómo su magia de campo y su carta tapada eran destruidas.
    -¡Y ahora va el poderoso Bue Eyes Light Dragon!-siguió Gilgamesh, levantando el brazo hacia el cielo-¡Destruye todos tus monstruos!
    El dragón echó la cabeza atrás, agitando su rubia melena de pelo y lanzó una corriente de energía que destruyó a la Enviada de los Elfos.
    -Se lo tenía bien merecido-dijo Ilysia.
    -Es terrible, ha aniquilado el campo de Land en un momento-dijo Elaim, horrorizada.
    -Por suerte para ti, Blue Eyes no puede atacar si activa este efecto. ¡Pero Magician of Millenium Magic/Trance sí que puede! Tus ridículos sueños de paz terminan aquí. ¡Ataca, mi monstruo!
    -¡Páralo, Magus Kuriboh!-ordenó Land y su monstruo surgió del cementerio, absorbiendo el ataque-¡Por el efecto de Magus Kuriboh, si fuera a perder niega el daño y se invoca, añadiendo ese daño a su ataque (3800/300)!
    -Realmente impresionante, Dragón. Me estoy teniendo que esforzar más de lo que pensaba. Muy bien, pongo una carta bocabajo y te toca.
    -En este momento activo el efecto de la Guerrera Elfa en mi cementerio. La remuevo del juego para revivir a un guerrero de luz de nivel 7 o mayor que haya sido destruido este turno. ¡Vuelve, Enviada de los Elfos! (3000/2700)
    -Bien, la ha recuperado-dijo Selinda con alivio.
    «Esto no ha terminado, Gilgamesh-pensó Land.»
    -Ese Alryu está aguantándole bien a Gilgamesh-dijo Rider-. Es impresionante. Ahora entiendo como derrotó al Creador Oscuro.
    -Seguro que Gilgamesh debe estar pensando algo así como “es una digna batalla entre reyes”-comentó Ishara.
    -Alryu no es un rey-dijo entonces Berseker.
    -Pero si tiene varios reinos, querido.
    -No me refiero eso. Es cierto que gobierna, pero no es una disposición natural en él. Se le nota. Llegó a esos tronos por la fuerza. Él es como yo, un guerrero. Eso es lo que refleja su fuerza en el duelo, la fuerza, el instinto de un héroe guerrero.
    -Ju, supongo que tienes razón-dijo el hombre de la barba-. ¡Le falta clase para ser un verdadero rey, como yo!
    -¿No te lo tienes muy creído, Gaidran?-sonrió Ilysia con malicia-Seguro que el Dragón Encarnado barrería el suelo contigo, por mucho rey digno que seas.
    -¡No te consiento ese tono, niña! ¡Puede que tú seas Avenger, que pero yo, Norral, soy un rey aliado de Gilgamesh! ¡Soy más importante que tú!
    Moriadne miró con el ceño fruncido al hombre.
    -¿Ha dicho Norral? Un rey… ¡No puede ser!-comprendió-¡Ese hombre es el rey de las Islas de la Tormenta!
    -¿Cómo dices?-se sorprendió Eirin.
    -Vaya, parece que al fin se han dado cuenta-dijo Gilgamesh tranquilamente.
    -Un momento-dio Selinda-. Eso significa…

    Valiar estaba sentado en el suelo de uno de los calabozos de Camylion, con su magia anulada. Se encontraba con la cabeza agachada, esperando. Los muy idiotas lo habían mantenido vivo en vez de matarlo para interrogarlo. Estúpidos. El dolor no lo quebraría. Oyó pasos y levantó la cabeza. Al otro lado del calabozo, con una llama flotando sobre su mano, estaba Arthat.
    -Vamos.
    -Ya veo-dijo Valiar calmadamente-. Entonces eras tú.

    -Tú mandaste a Arthat con nosotros-comprendió Land, palideciendo-. Y ahora él está ocupándose de vigilar a Valiar en Camylion…
    -Ju, ju, ju, eso es-dijo Norral-. Aunque lo habéis comprendido un poco tarde.
    -¡Land, Camylion está en peligro!-gritó Elaim-¡Si Valiar está suelto mientras estamos todos aquí…!
    -Era una trampa-musitó Celia.
    -¡Tenemos que volver!-dijo Galed.
    -¡Sí!-respondió Land, mirando con furia a Gilgamesh y a los otros. Al acudir allí, le habían dejado vía libre a Valiar para escapar.
    -Oh, ¿ya os vais?-dijo Gilgamesh-Y eso que estamos a mitad de un duelo muy interesante. Menuda falta de cortesía ante el rey.
    El espacio alrededor de Gilgamesh ondeó como cuando sacaba cartas, sólo que en esta ocasión aparecieron decenas de espadas.
    -¿Qué puñetas es eso?-preguntó Mat, dudando de que la Asídherei le fuera a servir.
    -Merecéis un castigo por tamaña falta de consideración.
    A un gesto de Gilgamesh, las espadas salieron disparadas contra Land y los demás. Land respondió lanzando haces de magia al tiempo que creaba una barrera. Detrás de él, los demás respondieron de igual modo. Se produjeron explosiones cuando las armas fueron destruidas.
    -¡Qué divertido!-dijo Ishara y ella y los demás Clases se unieron al combate, por lo que el barco se llenó de explosiones.
    -¡Puñetas, espero que la maldita lanza pueda absorber todo lo que me caiga!-gritó Mat, colocándose delante de las chicas, que intentaban atacar por encima de Mat-¡Quedaos detrás, joder!
    -Cuidado, alteza-dijo la sacerdotisa, colocándose delante de Norral-. Deberíais apartaros.
    -Sí, tienes razón. Dedícate a protegerme, Sharan.
    Lodaim lanzó una potente llamarada, pero entonces Kalyom, el hombre que se hacía llamar Archer, la detuvo generado un torrente de agua y lanzó un rayo que casi destruyó la barrera de Lodaim.
    -¡Desgraciado!-dijo Lodaim, furioso.
    Uno de los haces de magia de Land se dirigió hacia Gilgamesh, que respondió con otro. Los ataques chocaron en el aire, igualados.
    -¿Qué pasa, es todo lo que tienes?-dijo Gilgamesh, divertido mientras Land apretaba los dientes.
    -¡Toma esto!-gritó Selinda, que había salido de detrás de Mat y se había adelantado mientras atacaba también a Gilgamesh.
    El rey parpadeó sorprendido y tuvo que apartarse para evitar el ataque.
    -Eso no ha estado mal, preciosa. Tal vez serías una mujer digna del rey…
    -¡Rápido, Land!-gritó Moriadne, que tenía abierto un Portal tras ella. Los demás empezaban pasar por él y Land y Selinda eran los más alejados.
    -¡Vamos, Selinda!-dijo Land, que cogió a su hija de la mano y juntos traspasaron el Portal. Mientras pasaban, Selinda vio como Gilgamesh le sonreía.
    -Nos volveremos a encontrar, Selinda.
    -¿Ha estado bien dejarlos escapar?-preguntó Kalyom-No les hemos atacado a matar, como nos pediste.
    -Sí, está bien-respondió Gilgamesh-. Como le dije al Dragón Encarnado, le debía mi libertad. A cambio de eso, les permito escapar esta vez. Pero la próxima caerán todos.
    -Eso está bien-dijo Ilysia-. De este modo nadie podrá quitarme mis presas. Ellos son míos.
    -Y yo quiero matar a Lodaim-dijo Kalyom.
    -Todo dependerá de cómo se desarrollen las batallas-dijo Berserker-. Ellas decidirán nuestros destinos.
    -Sí. Preparaos. Cuando vuelva Assasin empezaremos con la guerra de verdad.

    Arthat hizo saltar la puerta de Valiar por los aires y rompió la barrera mágica que le bloqueaba a éste el acceso a la magia.
    -De modo que ese Gaidran tenía un infiltrado que había mandado aquí por su cuenta-dijo Valiar, poniéndose en pie-. No lo sabía entonces, pero sospeché cuando mencionaste que él era tu rey. Siendo así, imaginaba que no tardarías en soltarme.
    -No lo he hecho antes para no perjudicar mi tapadera-respondió Arthat mientras recorrían el calabozo-. Pero hoy han sido convocados por Gilgamesh, de modo que verán a mi rey si no lo han hecho ya. Era el momento de marcharse y la ocasión perfecta de soltarte. Alryu me ha dejado a cargo de vigilarte.
    -Entonces ya habrás matado a los otros guardias-dijo Valiar-. Tal vez tengamos algo de tiempo antes de que el Dragón Encarnado y los demás se den cuenta de lo que ha pasado. Podemos destruir el palacio. Hay algunos monarcas aquí todavía, ¿no?
    -Alto.
    Arthat y Valiar miraron sorprendidos a la persona que salió de las sombras. Apoyándose con una mano en la pared, Elure salió de las sombras.


    Carta del día:
    [​IMG] [​IMG]

    Próximo capítulo: La prueba de Elure
     
  4. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    Leído el cap. Al final el duelo acaba inconcluso, aunque Goldie mostró algo más de powa y Land sacó nueva evo de la guarra, no se siente que Land se haya empleado a fondo. Difícil de decir quién sea más fuerte.

    Una frase mía, zorra ladrona.

    Ya lo ha demostrado Selinda

    Ataraxia. En realidad era Angra Mainyu

    Yo sí, Selinda no, y están a mitad de una guerra XD

    Ja! lo sabía.

    Elure... bueno, dicen que Arthat es tan fuerte como Land y Valiar es OP... así que o alguien la salva o se lleva la tercera derrota seguida.

    nice cap
     
  5. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    Gil tampoco se ha empleado a fondo. Y es Gil.

    Es dificil seguirle la pista a la cosa con tantos Fates.

    No están en guerra, están a las puertas de una. La reunión de hecho era para evitar entrar en guerra. Ahora sí lo están. De todos modos, sí ha leído historia y sabe que existían en la era de la magia.

    ¿Y tú que sabes si no tienen consolas que funcionan con magia? XD



    ¿Te atreves a subesimar a la todopoderosa Elure? Qué poca fe. Aunque sería su segunda derrota seguida. Entre duelos con Selinda ganó a Lanris.



    Capítulo 30

    La prueba de Elure




    Arthat y Valiar miraron con sorpresa a Elure, que había surgido de la oscuridad del pasillo.
    -Alto ahí…
    -De modo que eres tú-dijo Arthat sin perder la calma.
    -¿Quién es?-preguntó Valiar, adelantándose un paso-¿La conoces?
    -¡Claro que me conoce!-respondió Elure con ira, llevándose la mano al pecho-Él me buscó y me envió junto a un grupo que quería raptar a Selinda.
    -Tú misma querías vengarte de Selinda-dijo Arthat-. Yo sólo de ti la oportunidad.
    -¡Y me metiste esto en el cuerpo!
    -Necesitabas poder para vencerla.
    -¿Uno de los Seihais permanentes?-preguntó Valiar-Sí, entiendo lo que debe estar sintiendo la chica ahora mismo.
    -Nunca me dijiste que esto acabaría matándome-dijo Elure, apretando los dientes.
    -¿Y has venido a vengarte?-preguntó Valiar-No durarías mucho contra nosotros.
    -Sólo si me obligáis. Yo…quiero que me saquéis esto. Por eso he seguido a este tipo desde que lo vi en el placo, hasta encontrar el momento adecuado. No os dejaré marchar hasta que lo hagáis.
    -Qué interesante-dijo Valiar-. ¿Y qué harás cuando te lo saquemos? Arthat ha dicho antes que querías vencer a Selinda. Y el hecho de que no hayas informado sobre Arthat me hace pensar que no estás de parte del Dragón Encarnado.
    -Yo sólo estoy de mi parte. Quitadme esto de una vez.
    -Está bien-respondió Valiar.
    -¿Estás seguro?-preguntó Arthat.
    -Puede sernos útil. Aunque no lograra vencer a Selinda, es normal. A mí me obligó a usar a los Servants. La joven puede volverse más fuerte.
    -¿Entonces me vas a quitar el Seihai?-preguntó Elure, esperanzada.
    -Luego nos ocuparemos de eso.
    -Por el momento, será mejor que nos marchemos-dijo Arthat-. No sabemos cuándo volverán el Dragón Encarnado y los demás.
    -Enseguida. Pero esperad aquí un momento.
    -¿Dónde vas?-preguntó Valiar.
    -Tengo algo que coger. No tardaré.
    Valiar desapareció y dejó solos a Elure y Arthat. Tras uno segundos de silencio, Elure habló.
    -¿Entonces siempre estuviste con el Valiar éste?
    -No exactamente. Cada uno estaba aquí por su cuenta.
    -¿Y cuál es vuestro objetivo?
    -Mi rey me ordenó que me ganase la confianza del Dragón Encarnado y otras personas para averiguar cosas sobre ellos. Hice lo que me pedían. Valiar vino para intentar acabar con todos los dirigentes y facilitar la conquista por nuestra parte.
    -¿Y de veras creéis que es posible? Hace años ganamos la batalla contra el Creador Oscuro.
    -La fuerza de Gilgamesh es excepcional. De todos modos, no importa si creo que es posible o no. Yo debo hacer lo que me pide mi rey, que me acogió cuando era pequeño.
    -Conquistar el mundo…
    -Entonces no tendrías que preocuparte por tus problemas con la Torre. Siempre y cuando seas de utilidad.
    Elure cerró los ojos. Por supuesto, si vencían en la guerra, como parte de los vencedores no tendría que preocuparse de nuevo por la Torre. Pero eso ahora carecía de importancia. Primero tenía que curarse. Luego ya pensaría en lo demás.
    -¿Ya le has explicado la situación a la chica?-dijo Valiar, que caminando hacia ellos.
    -Sí.
    -¿Qué habías ido a buscar?
    -Algo que es mío-Valiar extendió la mano y les mostró un deck de cartas.
    -¿Esas son las cartas que creó Pearun?-preguntó Arthat.
    -Así es. Puesto que gané el torneo, me pertenecen a mí. Aunque yo no vaya a utilizarlas, son poderosas y podrían ser de utilidad.
    -Tienes razón. Y ahora ya podemos irnos, ¿no?
    -Sí. Salgamos de aquí.
    Arthat extendió una mano y creó un Portal. Valiar sonrió.
    -De modo que esto es un Portal…Impresionante. Supongo que tu rey hizo bien en mandarte aquí. Aunque de todos modos Gilgamesh ya había pensado algo parecido, que es por lo que envió a Lancer.
    -¿Lancer?-preguntó Elure, sin entender.
    -No es algo que te importe por el momento-dijo Valiar, pasando por el Portal. Arthat y Elure pasaron después -. Ya te contaré los detalles más adelante, si realmente mereces la pena.
    -¿Qué quieres decir?
    Elure miró intrigada a su alrededor. Se encontraban en medio de las calles de una ciudad que no conocía, aunque por lo que veía, era una ciudad portuaria.
    -Estamos en Walden, por si te interesa-informó Valiar.
    -Walden…
    -Parece que el encuentro ya ha terminado-dijo Arthat, mirando hacia el cielo. Elure hizo lo mismo y se quedó de piedra. Un arca dorada volaba por el cielo y en ese momento descendía hacia el mar.
    -¿Un barco...que vuela?
    -Ju, Gilgamesh posee tesoros que muchos no pueden ni imaginar.
    -El rey estará allí-dijo Arthat-. Tengo que ir a verlo para informarle de todo.
    -Adelántate, pues. Yo iré enseguida-Arthat no esperó más y emprendió el camino. Valiar se giró hacia Elure-. Mientras tanto, tú espera aquí, joven.
    -Me llamo Elure-dijo ella, intentando adoptar una expresión desafiante pese al dolor que sentía en el pecho.
    -Como sea. Pero si quieras que te salve, harás lo que te digo. Volveré en un momento.
    Tras decir eso, Arthat se marchó. Elure se acercó a una pared y se sentó en el suelo. Lo había hecho, se había ido con los enemigos de la Torre. Pero era la mejor opción que tenía para sobrevivir. Realmente, su situación no era peor que tras atacar a Selinda.
    -Aunque me pregunto cómo será ese Gilgamesh…
    Miró a su alrededor. Había algunas personas por la calle, la mayoría de las cuales seguía mirando al cielo y hablaba del barco que volaba. Acababan de ser conquistados, pero no parecían estar muy preocupados. De hecho, tampoco observaba muchos rastros de batalla. Supuso que la toma de la ciudad había sido fácil y que a sus habitantes no les importaba mucho estar bajo el mando de un rey u otro mientras pudiesen seguir viviendo su vida normal.
    -¿Estás bien, joven?-preguntó un hombre al verla sentada en el suelo-No te habrán hecho daño, ¿verdad?
    -No, es…una enfermedad.
    -Ya decía yo. Los soldados no hacen daño a la gente a menos que los provoquen. Los que más daño han sufrido han sido algunos de los comerciantes más ricos por negarse a cederles sus propiedades al nuevo rey, pero a la gente normal no nos molestan siempre y cuando reconozcamos al tal Gilgamesh como rey. No es que me haga mucha gracia, pero mientras pueda seguir con mi vida…Las que me dan lástima son esas pobres mujeres…
    -¿Mujeres?
    -Sí, ya sabes. Las Aes Sídhes o las que pueden serlo. Han examinado a todas las de la ciudad y se han llevado a las que pueden usar magia. A ti también deben haberte examinado, ¿no?
    -Yo…
    -Elure.
    La joven levantó la mirada hacia Valiar, que la miraba con los brazos cruzados tras la espalda.
    -Vamos, sígueme.
    Elure se puso en pie y miró a Valiar con desconfianza.
    -Este hombre…Dice que os lleváis a las Sídhes.
    -Ah, eso debe ser cosa de Ishara. Pero no te preocupes, no sufrirás ese destino. Y ahora, obedéceme si no quieres que te deje aquí tirada. Si no te mueres tú sola, tal vez entonces sí que te coja Ishara.
    Valiar echó a andar sin mirar si Elure la seguía o no. Ella apretó los dientes. No se fiaba de Valiar, pero no le quedaba otra opción. Le siguió.
    -¿Adónde vamos?
    -A ver a alguien.
    Valiar la llevó hasta la que debía ser una de las casas más lujosas de la ciudad. Había dos guardias en la entrada, pero se apartaron para dejarlos pasar. Valiar entonces tomó unas escaleras que descendían y se dirigió hacia el sótano. Se detuvo delante de una pesada puerta.
    -Esta casa era de un mercader. Aquí abajo guardaba sus mercancías más valiosas, por lo que he averiguado.
    Valiar abrió la puerta y le hizo un gesto a Elure para que entrara.
    -¿Y qué tiene que ver eso conmigo?-preguntó Elure, entrando en el almacén. No veía nada, de modo que hizo aparecer una bola de luz a su alrededor que iluminó el espacio cercano a ella-¿Hay algo aquí que ayudarme a sacarme el Seihai?
    -No exactamente-dijo Valiar y la puerta se cerró de golpe.
    Elure se volvió y golpeó la puerta.
    -¡¿Qué significa esto?! ¡Abre!
    -No creas que va a ser tan fácil, Elure-le llegó la voz de Valiar desde el otro lado-. Tal vez puedas sernos útil, pero tienes que probar tu valía. Si superas la prueba, te curaré y enseñaré la invocación Servant. Pero si no, morirás. Todo depende de ti.
    Elure oyó los pasos de Valiar alejándose.
    -¡¿Una prueba?!-gritó furiosa-¿Qué significa eso?
    -Que tienes que luchar contra mí-dijo una voz detrás de ella.
    Una luz se encendió detrás de Elure, más potente que la que había generado ella. Elure se giró y vio a un hombre de pelo marrón y largo, recogido en una coleta. Tenía el torso desnudo y sonreía divertido.
    -Ju, ju. Vamos, cría.
    -¿Tengo que enfrentarme a ti?
    -Eso es. Me llamo Kamida. Valiar dice que le enseñará la invocación Servant al que gane. En un duelo a muerte. Llevo mucho tiempo queriendo que me coja como aprendiz, de modo puedes darte por muerta.
    -¿Un duelo a muerte?
    Elure se llevó la mano al pecho. No estaba en condiciones de luchar contra nadie. Pese que el Seihai aumentaba su poder, en su estado actual no debía de tener mucha más de la mitad de la fuerza que tenía antes de forma natural. Pero algo que tenía claro es que no pensaba morir. Hizo aparecer su Shídank.
    -Está bien…Acabare contigo si es lo que hace falta.
    -Así me gusta. ¡Vamos allá!
    -¡Duelo!
    Elure 4000 LP
    Kamida 4000 LP

    -Empiezo yo-dijo Kamida-. Invoco a Senju de las Mil Manos (1400/1000). Debido a su efecto, puedo añadir un monstruo de ritual de mi deck a mi mano.
    -¿Usas rituales?-se sorprendió Elure.
    -Así es. ¿Algún problema?
    -No es nada.
    «Bien, si usa rituales, yo soy una experta. Le demostraré quien es mejor.»
    -Añado a mi mano al Heraldo de la Perfección. Entonces activo mi carta mágica de ritual de “Amanecer del Heraldo”. Sacrifico a Senju de las Mil Manos, de nivel 4, junto al Heraldo de la Luz Naranja, de nivel 2. ¡Invoco por ritual al Heraldo de la Perfección (1800/2800) en posición de defensa!
    -Un monstruo defensivo…
    -Luego, por el efecto de mi magia de ritual, la remuevo del juego para devolver a la mano a Senju. Con eso termino mi turno.
    -Muy bien, me toca.
    «La invocación Servant se parece a la invocación de Ritual-pensó Elure-. ¿Por eso Valiar ha pensado en nosotros para enseñárnosla? ¡Bueno, lo primero es salvar la vida!»
    -¡Allá voy! Yo también sé usar rituales, Kamida. ¡Activo mi magia de ritual “Revenger Mirror”!
    -Ju, ilusa. ¡Mientras tenga en el campo al Heraldo de la Perfección, puedo negar la activación de cualquiera de tus cartas y destruirla a cambio de mandar un monstro hada de mi mano al cementerio!
    -¿Cómo dices?-dijo Elure, contemplando atónita como su carta mágica era negada.
    -Me parece que lo vas a tener difícil para invocar tus rituales.
    «Maldición, todavía tiene tres cartas en la mano. ¿Cuántas serán monstruos hadas? Y su monstruo tiene 2800 puntos de defensa. No podré destruirlo si no invoco mis rituales.»
    -Vamos, ¿vas a hacer algo?
    -Maldición…Pongo una carta bocabajo y un monstruo en defensa. Termino mi turno.
    -Perfecto, me toca. Activo la carta mágica “Preparación de los Ritos” para añadir otro ritual de mi deck a mi mano. Entonces invoco a la Agente de la Creación-Venus (1600/0). Activo su efecto tres veces pagando 500 puntos cada vez.
    Kamida 2500 LP
    -¡Invoco desde el deck tres Bolas Relucientes Místicas! (500/500)
    -Tres monstruos débiles…
    -Tal vez, pero sólo son un sacrificio. ¡Activo la magia de ritual “Himno de Luz”! Sacrificio las tres Bolas Relucientes Místicas para invocar a Saffira, Reina de Dragones (2500/2400)
    -Maldición, otro monstruo de ritual…
    «Ahora podría vencerme si me ataca con todo-pensó Elure con preocupación-. Pero sólo le queda una carta en la mano.»
    -Ju, esto ya está decidido-sonrió Kamida-. Paso al Heraldo de la Perfección al ataque. ¡Te ataco con él!
    -Has destruido a Revenger Magic Swordman (1000/1000). Al hacerlo, puedo destruir al monstruo que lo destruyó. ¡Así ya no podrás negar mis trampas!
    -Todavía tengo a Senju en mi mano-dijo Kamida con confianza-. Sólo tengo que descartarlo para negar tu efecto.
    El Heraldo negó la carta de Elure, que apretó los dientes con irritación.
    -Y ahora no tienes monstruos para defenderte. ¡Adelante, Saffira y Venus!
    -¡Activo mi carta trampa, “Revenger Touch”! Remuevo del juego un Revenger en el cementerio para destruir un monstruo en el campo. Y ahora ya no puedes negar mi carta. ¡Me deshago de Saffira!
    -¡Ja, eso no funcionará! ¡Puedo remover del “Himno de Luz” de mi cementerio para salvarla!
    -¡No puede ser!
    -¡Recibes el ataque, niña!
    -¡Arrghh!-gritó Elure, saliendo despedida por los aires.
    Elure 1500 LP
    «No puede ser-pensó Elure mientras se dolía en el suelo, más por el dolor desgarrador que sentía dentro de sí que por el ataque-. Me está ganando…Estoy perdiendo contra otro usuario de rituales…»
    -Lo siento por ti, pero el que aprenderá del maestro Valiar seré yo. De acuerdo a las reglas, el perdedor debe morir, así que… ¡Mátala, Venus!
    Venus lanzó una esfera de luz contra Elure.
    -¡No, no pienso morir contra ti! ¡Activo el efecto de un monstruo de mi mano! Se trata de Revenger Recruiter. Cuando recibo daño de un ataque directo, puedo invocarlo de modo especial (1600/2000). Entonces gana ataque igual a la mitad del daño que he recibido (2850). ¡Ahora es más fuerte que tus monstruos!
    -¡Maldición!
    -¿Qué te parece?-sonrió Elure-Esto no has podido negarlo, ¿eh?
    -Tsk. No cantes victoria tan pronto. Por el efecto de Saffira, durante la End Phase en que es invocada o que un monstruo de luz es mandado de mi mano al cementerio, puedo activar distintos efectos. Elijo recuperar un monstruo de mi cementerio.
    -¡Me toca a mí! ¡Uso a Revenger Recruiter para destruir al Heraldo de la Perfección!
    -Mi monstruo…
    Kamida 1450 LP
    -Ahora puedo activar las cartas que quiera.
    «Aunque ahora ya no tengo mi magia de ritual…»
    -Pongo una carta bocabajo y termino mi turno.
    -Entonces vuelve a ser mi turno, niña. ¡Robo! Activo mi carta mágica “Bella Caridad”. Gracias a su efecto, robo tres cartas y luego descarto dos.
    -Y entonces podrás volver a activar el efecto de Saffira.
    -Eso es. Pero también buscaba robar estas cartas. Allá voy. ¡Te ataco con Saffira, Reina de Dragones!
    -¿Me atacas con un monstruo más débil?
    -¿Más débil? Bueno, tal vez. ¡Pero si descarto de mi mano a Honesto, gana ataque igual al de tu monstruo durante el combate! (5350) ¡Esto es el fin del duelo!
    -¡No lo permitiré!-replicó Elure-¡Activo mi trampa, “Burning Revenge”! Esta carta divide el daño de batalla a la mitad.
    -Eso no cambiará nada-sonrió Kamida-. Recibes 1250 puntos de daño.
    -¡Argh!
    Elure 250 LP
    -Y ahora te puede atacar directamente con la Agente dela Creación-Venus.
    -No estés tan segura. Esta carta también me permite destruir un monstruo en tu campo cuyo ataque sea menor al daño que iba a recibir. ¡De modo que Venus es destruida!
    -¡Maldición!
    -Y eso no es todo, ahora puedo invocar un Revenger de nivel 4 o menor desde mi deck. ¡Revenger Crow! (400/300)
    -Esto sólo te ha salvado por el momento y lo sabes. Si casi no te tienes en pie.
    Elure apretó los dientes. Kamida tenía razón. Luchar sintiendo ese dolor en su interior era muy difícil. Maldito Valiar. El duelo no era justo. Pero ya se había lamentado por su situación demasiadas veces. Era el momento de hacer algo al respecto.
    -No importa lo mal que esté, voy a ganar este duelo sea como sea. Por el efecto de Revenger Recruiter, al ser destruido en batalla añado un Revenger de mi deck a mi mano.
    -Ju. Es imposible. Pongo una carta bocabajo y luego, durante mi End Phase, uso el efecto de Saffira para recuperar a Honesto. Ju, ju, ju. ¿Lo entiendes? Con el poder de Saffira y Honesto, podré destruir a cualquier monstruo que invoques.
    -¡Ya lo veremos!-gritó Elure. Era el momento de demostrarle a ese tipo a quien se enfrentaba-Puede que esté débil, pero sigo siendo yo. Me he enfrentado a rivales más fuertes que tú. No eres nada comparado con Selinda. Es mi turno, robo. Durante mi Standby Phase, Revenger Crow me permite recuperar una magia de ritual de mi cementerio. Recupero mi “Revenger Mirror”. ¡Y ahora la activo! ¡Ofrezco a Revenger Crow como todo el sacrificio! ¡Adelante, monstruo de ritual de nivel 7! ¡Revenger Blader Master (2800/2100)!
    -Ya veo, al final has podido invocar por ritual. Pero, ¿crees que eso servirá de algo?
    -Por el efecto de mi monstruo, tus monstruos pierden ataque en vez de ganarlo.
    -¡¿Cómo dices?!
    -Idiota, ya sabía que recuperarías a Honesto con Saffira, que es por lo que añadí este monstruo a mi mano. ¡Usa a Honesto si quieres, sólo recibirás más daño! ¡Adelante, Revenger Blade Master, ataca!
    Blade Master corrió hacia Saffira con la espada en alto y se dispuso a acabar con ella. Kamida sonrió.
    -Si no puedo aumentar el ataque de mi monstruo, entonces… ¡Activo mi trampa, “Maldición del Envejecimiento”! Descarto a Honesto y tu monstruo pierde 500 puntos de ataque (2300).
    -¡Ahora es más débil!
    -¡Eso es! ¡Saffira, destrúyelo!
    -¡Argh!-Elure cayó de rodillas cuando su monstruo fue destruido.
    Elure 50 LP
    -Y durante la End Phase recuperaré a Honesto. ¡Ya no tienes nada que hacer! ¡Yo aprenderé de Valiar!
    -¡Eso nunca!-dijo Elure, alzando la vista con rabia-¡Activo mi magia de juego rápido, “Revenge Summon”! Cuando un Revenger de ritual es destruido, puedo invocar otro de mi mano cuyo nivel sea igual o menor. Blade Master era de nivel 7, de modo que invoco a un monstruo de ritual de nivel 5. ¡Ven, Revenger Maiden! (2100/2000)
    -¿Un monstruo con 2100 puntos de ataque?
    -Revenger Maiden gana 200 puntos por cada Revenger en mi cementerio. Tengo tres, de modo que gana 600 puntos de ataque (2700).
    -¿Ha superado a Saffira?-se sorprendió Kamida, abriendo mucho los ojos por la sorpresa.
    -¡Adelante, Revenger Maiden!
    -¡Urgh!
    Kamida 1250 LP
    -¡Ahora se activa el otro efecto de Revenger Maiden!
    -¿Otro efecto?
    -¡Cuando destruye un monstruo en batalla y lo manda al cementerio, te hace daño igual a la mitad de su ataque original! ¡Recibes 1250 puntos de daño!
    El monstruo de Elure lanzó una afilada daga con el filo de cristal, que se hundió en el corazón de Kamida.
    Kamida 0 LP
    -Ugh…-balbuceó el hombre mientras se desplomaba-Esto...no…
    Los ojos se le pusieron en blanco y ya no se movió más. Elure también cayó al suelo, respirando con dificultad. Había matado a un hombre. Era la primera vez. Se miró las manos, horrorizada.
    «¡No, no he hecho nada malo!-pensó-Él quería matarme a mí.»
    Sí, eso era. Era una batalla por la supervivencia. Aunque hubiese podido vencerle sin matarlo, Valiar no la hubiese aceptado de no hacerlo. Y estaba dispuesta a todo por sobrevivir. Unos minutos después, Valiar abrió la puerta y encontró a Elure sumida en la oscuridad de la sala.
    -De modo que has sido tú la vencedora-dijo Valiar, que esbozó una sonrisa desprovista de sentimientos-. Lo sabía. Dime, ¿estás lista?
    -Sí.

    Carta del día:
    [​IMG]

    Próximo capítulo: Empieza la guerra
     
  6. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    0 comments ;T_T;

    Capítulo 31

    Empieza la guerra





    Arthat se dirigía a reunirse con su rey y Gilgamesh. Era el momento de ultimar los planes para la invasión, utilizando los datos que había reunido.
    -Arthat.
    Arthat se detuvo al ver a Sharan, la Suma Sacerdotisa del reino. Y también la persona a la que él amaba.
    -Sharan.
    -Hacía mucho que no nos veíamos, Arthat-dijo ella, acercándose más a él-. Has estado mucho tiempo en el continente.
    -Era lo que me ordenó el rey.
    -Ya lo sé y debías obedecerlo. Al igual que hago yo. Pero te he echado de menos, Arthat.
    El hombre tragó saliva.
    -Yo…yo también, Sharan.
    -Me alegro de ver que estás bien, Arthat-sonrió Sharan-. Pensar que estabas infiltrado en territorio enemigo…
    -En realidad, el mayor peligro que pasé vino de Valiar. Alryu y los demás nunca sospecharon nada. De hecho, lamento tener que enfrentarme a ellos. Llegaron a caerme bien.
    -¿Crees que esta guerra es necesaria? En las Islas de la Tormenta hemos estado siempre bien. ¿Qué necesidad hay de conquistar el continente?
    -Es lo que quiere el rey.
    -Es lo que quiere Gilgamesh.
    -Y el rey ha decidido apoyarlo, seguirlo. A nosotros no nos corresponde cuestionar esa decisión. Al menos, a mí no.
    -Que el rey te acogiera cuando eras pequeño no significa que no puedes estar en desacuerdo con él, Arthat.
    -Tal vez, pero no debo expresarlo. Tú, en cambio, sí puedes, como Suma Sacerdotisa.
    -Y tú eres nuestro elegido, el Matadragones. Aquel que debía nacer cuando la nueva era diera comienzo. Por eso el rey te acogió a su lado. Tu opinión debería ser escuchada, Arthat.
    -No tendría sentido. Si realmente soy esa persona, se supone que debo llevar a las nuestros hacia un futuro mejor. ¿De qué pueden hablar, sino del camino que ha emprendido nuestro rey?
    -No lo sé, pese a ser la Suma Sacerdotisa-respondió Sharan-. Pero sí sé que las profecías dicen que el elegido nos guiará empuñando a Sakarnen.
    -Pero Norral es el rey. Yo no guío, Sharan. Sigo órdenes. Simplemente, nací el día en que el Dragón Encanado derrotó al Creador Oscuro. Es una casualidad, no significa nada.
    -¿De verdad?-preguntó ella, cogiendo a Arthat de las manos-Las profecías también decían que el elegido conquistaría el Sol, que éste lucharía a su lado. Ya conoces el nombre de nuestra orden, la del Sol. Arthat, mi corazón…
    Sharan acercó su rostro hacia Arthat y cerró los ojos.
    -¡Arthat!-sonó una potente voz por el pasillo.
    Arthat y Sharan se separaron bruscamente y se volvieron hacia Norral.
    -¿Qué estabais haciendo? ¡Se supone que tenías que venir a la reunión, Arthat! ¡Te estamos esperando!
    -Enseguida voy, alteza.
    -Pues venga. Espero que el tiempo pasado en el continente no te haya hecho olvidar cuál es tu lugar. Y tú ven aquí, Sharan. El lugar de la Suma Sacerdotisa es al lado del rey.
    Compungida, Sharan hizo una inclinación de cabeza y fue con Norral, que la cogió del brazo.
    -Espero que no hayas olvidado que las leyes dicen que la Suma Sacerdotisa debe mantenerse pura, Sharan. No querrás ser castigada, ¿verdad?
    -No, alteza-respondió ella, bajando la mirada. Esa ley la había instaurado Norral poco después de que ella ascendiera a Suma Sacerdotisa. El rey la deseaba y quería cortar lo que ella sentía por Arthat.
    -Muy bien. Ve a tus aposentos. Tú, Arthat, ven conmigo. Gilgamesh nos espera.
    Con la cabeza gacha, Sharan se retiró, no sin antes lanzarle una última mirada a Arthat, que siguió a Norral. Éste no dijo nada, pero había ira en su rostro. Finalmente llegaron a la sala de audiencias de Gilgamesh. Los demás ya estaban allí.
    -Por fin, Arthat-dijo Gilgamesh-. Muy bien, ultimemos los planes.
    -Repite lo que averiguaste sobre la potencia de combate de nuestros enemigos-le pidió Berserker a Arthat.
    -Los ejércitos de cada reino no son especialmente numerosos, debido a la época de paz duradera que instauró el Dragón Encarnado. Sin embargo, no debería serles difícil de reclutar una gran fuerza debido a los Portales y los Cristales Azules que les permiten viajar de un lado a otro. Los reinos con una fuerza de combate más poderoso son Cathovis, Narabias y Undorigin. Los dos primeros eran grandes guerreros hace años y tras la guerra no se han relajado.
    -Y Cathovis además tiene al Dragón Encarnado-dijo Valiar.
    -Eso también. Respecto a Undorigin, es donde están los Soldados del Cielo. Son soldados puros y durante este tiempo han actuado como protectores de la paz. Serán una fuerza a tener en cuenta.
    -Y están cerca de los territorios que poseemos-dijo Berserker-. Nuestro próximo paso era extendernos hacia ellos. Si los derrotamos, será un golpe muy duro para el continente.
    -Además de eso, no hay que olvidar las armas más poderosas que tienen-dijo Saber-. La Torre y el Santuario.
    Arthat asintió.
    -El Santuario está en Caleon, entre dos reinos del Dragón Encarnado. De hecho, Caleon lo gobierna Iyelain en su nombre. Asgar Valon conecta con Cathovis y con Camylion. Toda la zona que conecta Liona, Caleon, Cathovis, Narabias, Asgar Valon y Camylion será la más difícil de tomar. En Camylion está Mat Abell, al que se tiene por un general sin igual, aunque debo decir que no vi nada que reafirmara esa opinión.
    -Entonces el mejor plan es conquistar Undorigin y de ahí movernos hacia Sandar, ¿no?-dijo Ishara.
    -Eso nos facilitaría atacar Camylion y de ahí a las Aes Sídhe de Asgar Valon-asintió Berserker-. Sin embargo, no hay que olvidar que ellos tienen la ventaja de tener un mayor número de Sídhes.
    -¿Qué me dices, Arthat?-preguntó Gilgamesh-¿Serán un problema?
    Arthat frunció el ceño, pensativo.
    -Umh…Lodaim entrena a los suyos para el combate. En ese aspecto, serán duros, más que las Aes Sídhe. Sin embargo, respecto a poder, está bastante lejos de la fuerza de Lodaim y yo supero esa fuerza.
    -No te preocupes por Lodaim-dijo Kalyom-. Yo también comprobé su fuerza. Llegado el momento, le mataré y los Daoine Sídhe perderán a su líder.
    -Las Aes Sídhe tienen más miembros que los Daoine Sídhe y con más de ellas cuya fuerza es muy elevada.
    -Cierto, la fuerza de Selinda Alryu, por ejemplo, me sorprendió-dijo Valiar-. Tuve que usar un Servant, aunque por supuesto, no pudo hacer nada entonces. La chica que traje conmigo, Elure, también parece bastante fuerte.
    -Tendrías que habérmela dado a mí, Valiar-dijo Ishara-. Ya sabes que cuanto más fuertes sean mejor para mí.
    -Ju, tendrás mujeres de sobra que capturar en la Torre. Elure me servirá a mí.
    -Entonces las Aes Sídhes son más peligrosas-dijo Rider.
    -En términos de poder, sí, pero no están entrenadas para luchar. Un Daoine Sídhe puede usar la magia de formas más letales.
    -¿Entonces qué, atacamos todos Undorigin?-preguntó Ilysia.
    -Supongo que sí, si Arthat no quiere proponer otra cosa-dijo Gilgamesh.
    -Hay algo más-dijo él, aunque parecía reticente.
    -¿De qué se trata?-preguntó Berserker.
    -Hay otro lugar que quizá sería útil conquistar.

    -Muy bien, es evidente que su primer paso será atacar Undorigin-dijo Mat, recorriendo con la mirada a Galed, Land, Lodaim y Eirin. Birgitte esperaba cruzada de brazos a su lado-. Ése es tu territorio, Galed, de modo que tú y tus hombres sois los que lo conocéis mejor.
    -Así es-dijo Galed-. Lo mejor será que yo me encargue de dirigir la batalla aquí. Los Soldados del Cielo los detendremos.
    -No negaré que me alegra saltarme la primera batalla-dijo Mat-. ¿Os he dicho alguna vez eso de que odio las guerras?
    -Oh, tal vez lo mencionaras alguna vez-sonrió Birgitte.
    -El Santuario te proporcionará apoyo-le dijo Lodaim a Galed-. Te mandaré un buen grupo de Daoine Sídhe.
    -Normalmente diría que no mostráramos todas nuestras cartas al principio, pero como ese mamón de Arthat nos ha traicionado, pues a joderse-dijo Mat.
    -Tsk, nunca lo hubiese esperado-dijo Land-. No parecía la típica persona que buscara una guerra,
    -Ya, pues ha liberado a Valiar y uno de los dos robó el deck de Pearun, matando a bastante gente por el camino-dijo Mat-. Como el pobre George…Ya no volveré a probar sus platos. ¡Desgraciado!
    -Es una tragedia lo que pasó, pero no teníamos forma de evitarla-dijo Eirin-. Podemos considerarnos afortunados de que no matarán a más gente. Mirrel, el rey de Austrar, estaba en palacio, por ejemplo.
    -Le tenía más aprecio a George-masculló Mat-. Pero bueno, sigamos con los planes. Eirin, al final las Aes Sídhes lucharéis, ¿verdad?
    -Sí-asintió Eirin-. Lo debatiré con el Consejo, pero los actos de Gilgamesh y la mujer esa son una declaración de guerra contra la Torre. Lucharemos.
    -Entonces necesitaremos a varias, especialmente para tareas curativas. Ya podrías enseñarles eso a tus chicos también, Lodaim.
    -No hay muchos que hayan demostrado ser hábiles en esa área-respondió Lodaim.
    -Ya, a mí no se me da bien tampoco-dijo Land-. Lo mío es más la lucha. Por eso, yo también estaré en Undorigin, Galed.
    Galed asintió con la cabeza.
    -Bien, Alryu. Tu fuerza nos será útil.
    -Servirá para mandarle un buen mensaje a enemigo si ganamos-dijo Mat-. De acuerdo, está decidido. Tú te encargarás de esto como creas conveniente, Galed. Yo seguiré coordinando los preparativos de la guerra. Aunque sería de ayuda tener a todas las naciones ya aliadas, puñetas. Poneos de acuerdo para elegir un líder.
    -Me pondré a ello en cuanto pueda-dijo Eirin, mirando de reojo a Land, que ya había manifestado antes que deberían seguirle a él-. Moriadne y Elaim están hablándolo con otros monarcas.
    -Bien, porque es evidente que no vamos a ganar esta jodida guerra solo con los Soldados del Cielo, Liona, Cathovis y Camylion junto a los Sídhes. Sobre todo si lanzan ataques en dos direcciones.
    -¿Crees que podrían atacar otro objetivo aparte de Undorigin?-preguntó Birgitte.
    -¿Cuál?-inquirió Land.
    -Es bastante obvio, ¿no?-dijo Mat, enseñándoles el mapa-. Es evidente que todavía es pronto para intentar conquistar Camylion, pero sí que podría hacer alguna internada en sus fronteras. ¿Y qué tenemos aquí?
    -Maldición-dijo Land-. Redel Ton.
    -Y el jodido Arthat sabe que es donde crecimos. Ahí estaré yo, por si acaso. Espero que mi maldita suerte funcione y haga que no haya batalla, pero normalmente suele tirarme de cabeza a ellas.

    Cuando salieron de la reunión, Eirin, Land y Lodaim se encontraron fuera con Selinda, Celia y Kirai. Las tres estaban muy juntas, formando un frente común.
    -¿Qué pasa?-preguntó Land.
    -Queríamos hablar con vosotros-dijo Selinda-. Más bien con la Gran Madre.
    -Si es por lo que me imagino, la respuesta es no-dijo Eirin-. No vais a participar en la guerra.
    -¡Pero somos de las más fuertes de la Torre!-protestó Selinda.
    -Hacemos falta todas las que podamos-dijo Celia.
    -Sois aprendizas-replicó Eirin-. No lucharéis en una guerra.
    -Tú participaste en una cuando eras aprendiza-dijo Celia-. Y estamos más preparadas que tú entonces, mamá.
    -Los del Santuario van a luchar-dijo Kirai, mirando a Lodaim-. Y sé que Uinda va a ir con Almash y Sanda sí o sí. ¡Nosotras también queremos!
    -Lodaim puede llevar el Santuario como quiera-dijo Eirin, cruzándose de brazos-.Pero yo no voy a poner en peligro a aprendizas.
    Selinda miró suplicante a su padre.
    -Vamos, papá, di algo.
    -Land no tiene voto en esto. Como padre te podrá permitir ir, aunque lo dudo, pero como aprendiza de Aes Sídhe, debes seguir mis normas.
    -En eso tiene razón-dijo Lodaim-. Las Aes Sídhes debéis seguir las reglas de las vuestras.
    -Preferiría que os mantuvieses a salvo, Selinda-dijo Land-. Ya viste que estos tipos son peligrosos.
    -Por eso mismo hacemos falta-argumentó Selinda-. Valiar y los demás son muy poderosos para otras personas.
    -Nosotras, en cambio, ya conocemos su fuerza-dijo Celia-. Eso nos da más posibilidades.
    -Eso es, no perderemos otra vez-dijo Kirai.
    -Además, siempre has dicho que estamos cerca de ser Aes Sídhe-dijo Selinda-. Que ya tenemos el poder y la habilidad necesarios. Según tú sólo nos falta madurez. Quizá sea cierto, pero tampoco somos unas alocadas. Y estamos en guerra, como pasó hace tiempo. No importa si nos asciendes a Aes Sídhe o no, pero estamos listas para luchar, para proteger nuestro mundo.
    -Tal vez habría que hacerles caso-dijo entonces Elaim, que se acercaba a ellos.
    -Elaim. ¿Qué quieres decir?
    -Hemos terminado la reunión. Al final han aceptado que Land tenga el mando de nuevo. Las tres han estado presentes, como hijas del Dragón Encarnado, de la Gran Madre y de Lodaim y han ayudado a convencer a los demás. Creo que están listas para esto, Eirin. Diablos, yo hasta ascendí al trono siendo muy joven y una aprendiza. Tengamos fe en ellas.
    Eirin pareció debatir consigo misma. Finalmente, suspiró.
    -Está bien. Podéis luchar.
    -¡Bien!
    -Supongo que permitiré que las Avanzadas que estén más preparadas se unan también si quieren. ¡Pero quedaos alejadas de la primera línea de combate, ¿entendido?!
    -Está bien, les dejaremos la vanguardia a las Aes Sídhes ya ascendidas-sonrió Kirai.
    -Entonces, ¿dónde hay que ir primero?-preguntó Selinda-¿A Undorigin?
    -Sí-dijo Land-. Yo voy a ir, de modo que si tienes que luchar, prefiero que sea estando yo cerca.
    -Yo pienso igual-dijo Eirin-. Así que tú vendrás conmigo, Celia.
    -¿No vamos a Undorigin?-se extrañó Celia-Pero papá irá allí, ¿no?
    -Sí y me gustaría estar con él. Pero nosotros iremos a Redel Ton.
    -Decidido, pues-dijo Land-. Y ahora, Lodaim, quiero pedirte una cosa.

    -¡Muy bien, las tropas de Gilgamesh vienen desde el sud!-dijo Galed varios días después-. Avanzan a buen paso. Los tendremos aquí tal vez mañana. Nosotros los esperaremos aquí.
    Galed estaba en su tienda de mando, junto a Land, Cululin, Nagorin, Pearun, Selinda y varios capitanes de los Soldados del Cielo.
    -Ya veo, los árboles de la zona nos darán ventaja, ya que sabemos movernos por ellos mejor que el enemigo-dijo Dicman-. Y estamos en una posición elevada. Cuando pasen el bosque, eso será bueno para nuestros arqueros.
    -Por no mencionarnos a nosotros-dijo Cululin.
    -Cierto, podemos hacerles bastante daño-se mostró de acuerdo Nagorin-. ¿No opináis igual, lord Dragón?
    -Supongo que sí. La mayoría nos quedaremos aquí arriba, ¿no, Galed?
    -Sí. Es mejor no exponer a los Sídhes cuando son nuestra arma más letal. Desde arriba destrozarán con tranquilidad al enemigo mientras los soldados luchan.
    -Y también tendremos que encargarnos de sus Sídhes-dijo Selinda-. Si no, destrozarán a nuestras tropas.
    -Estaremos atentos-dijo Land-. Pero recuerda, Selinda, tú te quedas atrás, lejos de la primera línea. Ése era el trato.
    -Ya lo sé, papá. Lucharé alejada del peligro principal. Aunque podría acabar casi con cualquier enemigo, ya lo sabes.
    -Sea como sea, es mejor que la vanguardia la ocupemos los Daoine Sídhe-dijo Cululin-. Nosotros estamos entrenados para luchar, tanto con magia como con la espada. Y los veteranos tenemos la experiencia de la pasada guerra.
    -Ya lo sé, sólo quería decir que no se preocupara por mí-dijo Selinda.
    -Yo también lucharé en primera línea-dijo Pearun-. Ya he estado en Undorigin antes y aunque no conozca tan bien el territorio, los lobos sí.
    -Te agradezco que estés aquí-dijo Galed-. Podrías haber estado en Redel Ton por si el enemigo decide atacarlo.
    -Eirin se encargará de eso. La primera batalla de verdad será aquí y quiero ayudar.
    -Sí, tu fuerza será útil-dijo Nagorin-. Recuerdo los golpes que repartías con ese martillo tuyo.
    -Bueno, el plan ya está decidido-dijo Galed-. Dicman, ten a tus hombres vigilando, ¿de acuerdo? Que informe si el ejército enemigo hace algo que se salga de los previsto.
    -De acuerdo, comandante. No nos cogerán por sorpresa.

    Berserker miraba a lo lejos con actitud pensativa. Ellos no conocían el terreno, lo que obviamente daba ventaja a los adversarios. Había enviado exploradores para que hicieran reconocimiento del terrero, pero lógicamente la información que recabaran no sería tan precisa como la que tenían los habitantes del reino. Luchar contra esos Soldados del Cielo en su terreno sería difícil. Pero ganarían, estaba seguro de ello. Había hecho planes. Y cuando todo estuviese listo, sería la hora de arremeter con toda su fuerza.
    -Adelántate-le ordenó a uno de sus mejores hombres-. Quiero saber si Alryu está presente. Eso puede cambiar el curso de la batalla.
    -De acuerdo-respondió el otro-. No será difícil llegar sin que me vean. Pero debo preguntar, si se presentara la oportunidad, ¿debo matar a Alryu?
    -Sólo si ves que no hay posibilidad de error.
    -De acuerdo.
    Tras decir eso, el hombre se camufló en la oscuridad de la noche.

    Selinda paseaba entre las tiendas del campamento. Aún faltaban un día o dos para que empezara la batalla y había repasado varias veces lo que había que hacer, de modo que se aburría en su tienda. Era mejor dar una vuelta para familiarizarse con el terrero y conocer a los soldados. Aunque le tocaba ir acompañada.
    -Es mejor que no nos alejemos mucho más, princesa-dijo Dicman-. Ya nos hemos alejado bastante del campamento.
    -Vamos, si hubiese enemigos cerca, los exploradores los hubiesen visto, Dicman. Además, sé defenderme sola. Recuerda que te gané.
    -Sí, fue un duelo maravilloso-dijo Lanris. Para desgracia de Selinda, el joven formaba parte del grupo de Daoine Sídhe que habían sido asignados por Lodaim para la batalla-. Todo el torneo que realizaste fue tan espectacular como tu belleza. El resultado del duelo final fue una injusticia. Menos mal que el lord Dragón le dio su merecido a ese tipo.
    -Gracias, Lanris-respondió Selinda en un tono desprovisto de emoción-¿Ves, Dicman? También está Lanris por si pasa algo.
    -¡Eso es!
    -Aunque es cierto que es bastante débil…
    -¿Entonces por qué Lodaim lo envió aquí?
    -Ey, que estoy delante-protestó Lanris-. Es cierto que no soy muy bueno en duelos, pero sí soy hábil. No por nada fui uno de los elegidos para pasar la prueba del trabajo en equipo. Soy de los que más avanzado va, aunque mi fuerza no sea espectacular. Podéis confiar en mí.
    -De todos modos, es imposible que nos ataquen-dijo Selinda-. Aunque pudiesen burlar a los exploradores y los guardias, que supongo que deben de ser excelentes siendo Soldados del Cielo…
    -Por supuesto, han sido perfectamente entrenados-dijo Dicman con orgullo.
    -Pues eso. Pero aunque los burlaran, le tenemos a él.
    Selinda señaló varios metros hacia delante, donde se encontraba Pearun con los ojos cerrados. Usando los poderes del Vínculo de Lobo, se mantenía en contactos con ellos y sus sentidos agudizados le permitirían saber mejor que a los guardias si venía alguien.
    -Pearun Paetram. Hace tiempo tuvo problemas con los Soldados del Cielo. Hay algunos que no se fían, aunque muchos no tenemos esos prejuicios.
    -Pues yo soy Daoine Sídhe y me da cosa-dijo Lanris-. La magia es una cosa, pero lo suyo me parece raro.
    -Pearun es como de la familia-dijo Selinda-. No hables mal de él.
    -Yo sólo decía que me parece raro…
    -Bueno, seguiré el consejo de Dicman y creo que volveré a mi tienda-dijo Selinda, dándose la vuelta-. Vosotros podéis seguir patrullando. Puedo volver sola.
    Selinda los despidió con un gesto de la mano y se marchó. Dicman no le caía mal, pero estaba muy encima de ella y era estresante. Y Lanris era un pesado. ¿De veras creía que tenía alguna oportunidad con ella o simplemente le gustaba fastidiar?
    -Idiota.
    Le hubiera gustado que Celia y Kirai estuviesen allí, pero ambas habían ido a Redel Ton. Era algo aburrido. Aunque al menos tenía algunos hombres a los que darles órdenes. Ser la hija del Dragón Encarnado y una Aes Sídhe (aunque aprendiza) tenía sus ventajas.
    Se detuvo de golpe. Había visto algo entre los árboles, aunque no veía a nadie.
    -¿Quién está ahí?-preguntó mientras entraba en trance.
    Al no recibir respuesta, extendió la mano, usando un hechizo que le había enseñado su madre para anular algún hechizo activo. Un hombre apareció entonces delante a unos pocos metros de Selinda.
    -¡Imposible!-dijo el hombre, claramente sorprendido. Sin embargo, reaccionó con rapidez, lanzando un cuchillo que Selinda detuvo con la magia.
    -¡Eso no funcionará!-dijo Selinda-Te he pillado, intruso.
    -No lo entiendo. El hechizo que me cubría me permitiría camuflarme en la oscuridad y eliminaba mi olor. ¿Cómo me has descubierto?
    -Precisamente por eso-sonrió Selinda-. Mi madre sabe muchos usos de la magia que la mayoría de Aes Sídhes ignoran. Por ejemplo, me enseñó a captar residuos de magia, incluso aunque se oculten. Tu truco era bueno, pero lo percibí.
    -Ya veo, Berserker no contaba con eso-dijo el hombre-. Es un grave contratiempo, pero tiene solución. Matarte.
    El hombre sacó un objeto, una especie de colgante con una joya en el centro y la tiró al suelo. Ésta emitió un destello y creó una barrera alrededor de los dos, la cual se volvió invisible después.
    -¿Qué es eso?
    -Veo que aquí no tenéis. Mientras estemos aquí, nadie sentirá nuestra magia. Eso quiere decir que podré matarte y seguir con mi misión.
    -Qué interesante. Pareces creer que puedes vencer. ¿No sabes quién soy? ¡Soy Selinda Alryu, asesino!
    -La hija del Dragón Encarnado. Muy bien, te diré mi nombre. Soy Hurek, miembro de élite de la unidad de asalto de nuestro líder Berserker.
    -¿El grandullón? Enviar a un infiltrado no suena a lo que haría un Berserker.
    -No deberías subestimarle por su nombre. Es un gran guerrero. De todos modos, no tendrás ocasión de verlo en acción. Acabare contigo ahora.
    -Lo dudo-dijo Selinda. Era una buena oportunidad. Habiendo descubierto ella al intruso, dejarían de molestarla con lo de que era demasiado joven-. Vamos al duelo y veámoslo.
    -¡Duelo!
    Selinda 4000 LP
    Hurek 4000 LP

    -Empiezo yo-dijo Selinda-. Invoco a la Soberana de las Nieves (1600/1000). Por su efecto, al ser invocado descarto una carta para añadir a la Soberana Oscura Syndra de mi deck a mi mano.
    «En el próximo turno podré invocarla con Rosea Magi.»
    -Pero mientras, invoco de modo especial al Dragón Prodigio (1400/1200). Lo sincronizo con la Soberana de las Nieves. ¡Invoco al Dragón Milagroso! (2300/2100)
    -Un monstruo synchro al primer turno. No está mal.
    -Y no has visto su efecto. Una vez por turno puedo robar una carta. Luego dejo una bocabajo. Con eso termino mi turno.
    «Perfecto, con el “Juicio de Syndra” colocado, estaré lista para lo que me reserve Hurek el próximo turno.»
    -Muy bien, me toca a mí. Una de las reglas básicas de las guerras es acabar con los miembros más peligrosos del enemigo.
    -¿Es eso lo que venías a hacer aquí, ir a por mi padre?
    -Si podía, sí, aunque la tarea principal era informar, ver quien se encontraba en este ejército. Gracias a ti, ahora sé que el Dragón Encarnado está aquí. Pero antes de ver que hago al respecto debo vencerte. ¡Activo “Prohibición”! Con esta carta nombro a la Soberana Oscura Syndra y no podrás usarla en este duelo.
    Selinda abrió mucho los ojos por la sorpresa.
    -¿No puedo invocarla?
    -En efecto, ni fusionarla, por ejemplo. Tu mejor monstruo está acabado.
    «Maldición, ha acabado con toda mi estrategia-pensó Selinda, furiosa.»
    -Aunque hayas anulado a Syndra, tengo en el campo al Dragón Milagroso. Vas a tener que vencerlo a él para ganarme.
    -Muy fácil. Invoco a la Fuerza de Ataque de Élite Goblin (2200/1500).
    -¿2200 de ataque siendo de nivel 4? Pero aun así, es más débil que mi monstruo.
    -Por poco tiempo. Activo mi carta mágica “Carga del Poderoso”. Esto reduce el ataque de tus monstruos en 100 por su nivel. Así que el Dragón Milagroso pierde 700 puntos de ataque.
    -Maldición, entonces ahora solo tiene 1600…
    -¡Y es vulnerable! ¡Destrúyelo, Fuerza de Ataque de Élite Goblin!
    -¡Ugh!
    Selinda 3400 LP
    -Tras batallar tu monstruo pasa a defensa durante un par de turnos-dijo Selinda. El monstruo de Hurek era bastante común entre los soldados.
    -Lo sé. Pero tiene 1500 puntos de defensa y tus monstruos se debilitarán por mi carta mágica. No lo vencerás con facilidad. Ahora pongo una carta bocabajo y termino mi turno.
    -¿En serio crees que no puedo vencer a tu monstruo? ¡Nos sabes con quien hablas! En mi turno invoco a Albi Magi Pikeru (1300/0). Al ser invocada, puedo revivir un monstruo lanzador de conjuros de nivel 2 en mi cementerio.
    -¿En tu cementerio?-se extrañó Hurek-Ah, el que descartaste el turno anterior.
    -Eso es. ¡Nigra Magi Curan! (1300/0)
    -Al ser monstruos de nivel bajo, sólo pierden 200 puntos de ataque, pero con 1100 puntos no podrán vencer a mi Goblin.
    -Ju, yo domino todos los tipos de invocaciones. Por tanto, credo una red Overlay con mis dos monstruos. ¡Invoco mediante una Invocación Exceed a Regina Magi Curan (2100/0)!-Selinda sonrió con satisfacción-Como sabrás, los Exceeds no tienen nivel.
    -Así que mi carta no le afecta.
    -¡Eso es! ¡Ataca a la Fuerza de Ataque de Élite Goblin, mi Regina Magi Curan!
    -Has hecho lo que esperaba-dijo entonces Hurek, sorprendido a Selinda-. ¡Activo mi trampa, “Gamushara”! Cuando atacas a un monstruo en defensa, esta carta lo cambia a posición de ataque.
    -¡Y tu monstruo tiene 2200 puntos de ataque!
    -Eso es. ¡Curan es destruida!
    -¡Agh!
    Selinda 3300 LP
    -¡Y ahora va el otro efecto de mi trampa! Si destruye al monstruo atacante, te hace daño igual al ataque original de ese monstruo. ¡Recibes 2100 puntos de daño!
    -¡¡Aaahhh!!
    Selinda 1200 LP
    -No puede ser…Estoy perdiendo…Ni siquiera está usando ninguna carta especial…
    -Esto es la guerra, niña-dijo el hombre-. Los duelos son muy distintos a los que estabas acostumbrada.
    Selinda apretó los dientes.
    «¿Es eso? ¿No estoy preparada para esto? Valiar me derrotó. Y ahora estoy perdiendo contra un mero soldado infiltrado. ¿Es posible que no sea tan fuerte como creía?»
    -Vamos, ¿vas a hacer algo más?
    Selinda se dio palmadas en la cara.
    «No, no debo darme por vencida. Sé que soy fuerte. Admitir lo contrario sería insultar a Kirai y Celia. ¡Ganaré este duelo como sea!»
    -¡Termino mi turno!
    -¡Me toca! Ya que no tienes monstruos para defenderte, tendré que acabar contigo. Invoco al Escuadrón Merodeador Goblin (1900/0). Este monstruo impide que actives efectos de cartas cuando declara un ataque.
    Selinda frunció el ceño.
    -Si pensabas detener el ataque con alguna carta en tu mano, olvídate. ¡Escuadrón Merodeador Goblin!
    Los goblins que formaban el monstruo de Hurek corrieron hacia Selinda con sus espadas y garrotes enarbolados.
    -El efecto de tu monstruo me impide activar nada al declarar el ataque, pero puedo hacerlo en el cálculo de daño-dijo entonces Selinda-. ¡Invoco a Magi Kuriboh para negar el daño! (300/200)
    -Tsk, debo admitir que no esperaba eso… ¡De todos modos, destruyo a tu monstruo con la Fuerza de Ataque de Élite Goblin!
    -Pero ahora tus dos monstruos pasan a defensa-dijo Selinda después de que Magi Kuriboh fuera destruida.
    -Cierto. Pero este turno también pongo una carta bocabajo. Te toca.
    «¿Será otra carta de Gamushara?-se preguntó Selinda-Aunque no lo sea, lo primero sería encontrar un monstruo que pudiese superar la defensa de su monstruo.»
    -Es mi turno. Muy bien, Hurek, veamos qué te parece esto. ¡Invoco a Rosea Magi! (600/300)
    -¿Otro monstruo de nivel 2?
    -Sí, pero tiene un efecto. Puedo sacrificarla para invocar un mago de nivel 6 o 7 desde mi mano. ¡Te mostraré su forma más poderosa! ¡Evoluciona! ¡Magna Rosea Magi! (2500/2100)
    -Un monstruo con 2500 puntos de ataque…Pero al ser de nivel 7, pierde 700 puntos de ataque (1800).
    -Sigue teniendo ataque suficiente para vencer a tu monstruo.
    «A menos que su carta lo pase también al ataque.»
    -Bueno, tendré que arriesgarme. ¡Adelante, Magna Rosea Magi, ataca a la Fuerza de Ataque de Élite Goblin!
    -Se acabó. ¡Activo mi trampa, “Escudo de Púa con Cadena”! Esta carta le da 500 de ataque a mi monstruo (2800).
    -Pero está en defensa. ¿De qué sirve entonces?
    -Cuando atacas al monstruo equipado mientras está en defensa, gana defensa igual a su ataque. ¡Eso quiere decir que gana 2800 puntos de defensa! (4300)
    -¡Tiene 4300 puntos de defensa!
    -El ataque de Magna Rosea Magi es de 1800 y tus puntos de vida de 1200. ¡Este ataque es el final para ti, Selinda Alryu!
    Los goblins alzaron sus armas contra el monstruo de Selinda.
    -¡Activo el efecto de Magna Rosea Magi!-dijo entonces Selinda-Una vez por turno, si fuera a recibir daño, ella gana esa cantidad en ataque hasta mi End Phase. ¡Por tanto, no recibo daño y su ataque se eleva hasta los 4300!
    La maga alzó su bastón, deteniendo el ataque de los goblins.
    -Sólo te has salvado por el momento-dijo Hurek con una mirada sombría-. En mi turno el ataque de Magna Rosea Magi volverá a ser 2500 y el de mi Goblin será de 2800. Podré destruir a tu monstruo.
    -Olvidas que tú monstruo permanecerá en defensa un turno más.
    -Ya me preocuparé yo por eso.
    «En mi mano tengo al Ejército Goblin. Este monstruo de alto nivel puede ser invocado removiendo del juego dos Goblins en posición de defensa en mi campo cuya defensa sea menor a su ataque o también removiéndolos del juego desde el cementerio. Tiene un poder de ataque de 3700. Podré acabar con ella fácilmente.
    -De todos modos, pensaba acabar contigo este turno- dijo entonces Selinda- ¡Activo mi magia de juego rápido, “Terremoto Mágico”! Si un monstruo en mi campo batalla contra un monstruo del adversario y no lo destruye, esta carta me permite seleccionar un monstruo lanzador de conjuros en mi campo. Puede atacar a todos tus monstruos, cuya posición de batalla es cambiada. ¡Así que tus Goblins pasan al ataque!»
    -¿Cómo dices?
    -Ahora que están en ataque, Magna Rosea Magi puede destruirlos, puesto que su aumento de poder sigue vigente. ¡Adelante, destruye a la Fuerza de Ataque de Élite Goblin y al Escuadrón Merodeador Goblin!
    Magna Rosea Magi alzó su bastón y usó su ataque mágico para destruir a los goblins.
    -¡¡Arrghh!!-gritó Hurek.
    Hurek 100 LP
    -Imposible-dijo Hurek, herido por el ataque-. Ha estado a punto de acabar conmigo…
    «Pero no lo ha hecho. En tal caso, sigo pudiendo invocar a mi Ejército Goblin en mi turno.»
    -Ahora se activa el otro efecto de Rosea Magi-dijo Selinda.
    -¿El otro efecto?
    -Cuando hace daño de batalla, puedo invocar especialmente un monstruo Magi desde mi mano o deck. ¡Invoco a Stella Magi! (2100/2000)
    -¡Otro monstruo!
    -¡Esto es el final del duelo, Hurek! ¡Lamentarás haberte topado conmigo!
    «¡Eso es! No debo tener dudas de mí misma. Lo de Valiar no se volverá a repetir. ¡Derrotaré a todos mis enemigos!»
    -¡Adelante, Stella Magi, ataca directamente a Hurek!
    Stella Magi lanzó su ataque de magia, que alcanzó a Hurek, haciendo que éste cayera de rodillas.
    Hurek 0 LP
    -¡Sí!-lo celebró Selinda, cerrando el puño con satisfacción. Había logrado descubrir a un espía y derrotarlo.
    -Imposible…Le he fallado al gran Berserker…
    -Y ahora voy a llevarte con mi padre-dijo Selinda-. Serás interrogado y nos contarás todo sobre el campamento enemigo. Cuantos son, por donde piensan atacar…
    -¡Antes moriría!-gritó Hurek, que lanzó una daga oculta al tiempo que echaba a correr.
    Selinda no había bajado la guardia, no después de que Hurek ya la hubiese atacado así antes. Usó la magia para desviar la daga al mismo tiempo que tejía una red mágica para capturar a Hurek. Entonces, un haz de magia atravesó el pecho del asesino, que se desplomó muerto al instante.
    -¡No!-gritó Selinda, furiosa.
    Se volvió hacia Lanris, que corría hacia ella. Más lejos venían Pearun y Dicman.
    -Fiu, por los pelos, ¿eh?-sonrió Lanris.
    -¡¿Eres idiota?!-le gritón Selinda.
    -Pero si te he salvado…
    -¡Ya lo tenía vencido! ¡Ahora no podremos sacarle información!
    Lanris tuvo la decencia de avergonzarse.
    -Bueno, yo…No podía saber lo que estaba pasando. Sólo vi que te atacaba. ¡Tenía que hacer algo!
    -Maldita sea…
    -Lo siento, mi querida Selinda.
    -Bueno, está bien. Tú aceptaste mantener en secreto lo de Elure, de modo que te debo una.
    -¡Muchas gracias!-sonrió Lanris-Tienes un corazón tan grande como tu belleza.
    -¿Estás bien, Selinda?-preguntó Dicman cuando llegó hasta ellos.
    -De repente he captado un olor sospechoso y hemos venido-dijo Pearun-. Me ha costado captarlo porque no estaba buscando nada extraño por este lado. Pero, ¿cómo ha podido llegar hasta aquí?
    -¿Y cómo es que no ha acudido nadie más antes?-preguntó Dicman-Alguien tuvo que sentir el duelo.
    -Respecto a lo primero, iba protegido por una magia para volverlo casi invisible y para no despedir olor alguno. Sobre lo segundo, usó eso-Selinda señaló al medallón-. Crea un campo que impide que nadie note la magia que se usa dentro.
    -Ahora que lo dices, he notado algo raro al acercarme aquí-dijo Lanris.
    -Yo también-dijo Pearun-. El aire se siente diferente. Bueno, lo que importa es que estas bien, Selinda.
    -Y he detenido a un espía peligroso-sonrió ella-. Creo que debemos informar a mi padre.

    Elure se levantó de la cama, todavía algo cansada. Valiar la observaba desde la puerta, fuera de la habitación, con las manos cruzadas detrás de la espalda.
    -¿Ya te sientes mejor? El proceso de extraer el Seihai es realmente doloroso y agotador.
    -Es…estoy bien-respondió Elure desafiantemente-. ¿Me vas a enseñar la invocación Servant?
    -Ju, sin duda tienes un buen espíritu de lucha. Muy bien, entonces…
    -Ey, hola Valiar-se oyó una voz y luego unos pasos de alguien acercándose-. ¿Qué haces?
    -Oh, Lancer. No sabía que estabas aquí.
    -Acabo de llegar, aunque no tengo mucho tiempo.
    -Yo iba a enseñarle a mi nueva amiga la invocación Servant.
    -¿Ah, sí?
    La persona que estaba hablando llegó delante dela puerta. Elure soltó una exclamación.
    -Hola, Elure-le sonrió Lanris-. Supongo que esto no te lo esperabas.

    Carta del día:
    [​IMG]

    Próximo capítulo:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Dracky

    Dracky

    Registrado:
    2 Oct 2011
    Mensajes:
    628
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +224
    Yo no he tenido tiempo para comentar solo para leer y el anterior capitulo no me desperto mucho estusiasmo para comentar. Elure no me cae bien por su actitud egoista y su ultima oportunidad de caerme bien fue mandada al diablo cuando se unio al lado de los malos.

    Sobre este capitulo pues me parecio interesante quedando demostrado que Selinda puede dar batalla aun con sus mejores cartas bloqueadas pero joder que Peraun le cree algunas cartas buenas o si no va a estar jodida cuando un enemigo mas habilidoso bloquee a la Soberana Oscura.
     
  8. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    Listo, me actualicé.

    Por un lado, tenemos que Elure se salva... porque la mandaron a enfrentar a un random. Que tenía a honesto, n mms, a honesto, un Random con honesto... vamos mal, muy mal

    Pero la carta está cute, quedas perdonado.

    Por otro lado, Selinda se caga de miedo con una sola solita Prohibition... well. Al menos encontró la forma de ganar, aunque Magna Rosea Magi está fuertecita. Y la sorpresa la da Arthat, que tiene su quelite y todo, y Lanris, el chico pollilla que al final es el Lancer.

    Rashos, tres espías seguidos y no descubrieron a ninguno. El Dragón y sus amigos se pasan de incompetentes.

    Todo en Nasuverse es canon. Absolutamente todo.

    Consolas que no han mencionado en todo este tiempo aunque muchos son jóvenes. Nice try

    Cierto, Lanris... aunque ya no cuenta, porque era un espía.
    Yo andaba desaparecido, ya regresé.

    Ok, he visto suficiente NTR para saber cómo va a terminar esto

    Se pone interesante, aunque faltó el nombre del cap siguiente.
     
  9. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    Bueno, es que es Elure ha sido una antagonista todo el fic.

    Es que Honesto es una carta de randoms. Es la típica carta genérica que la gente mete en cualquier deck de luz. Por tanto, random. Un pro de verdad usaría una carta que fuese como Honesto pero limitado al arquetipo XD

    Pero a uno lo pilla Selinda. Y ninguno sospechabais de Lanris XD

    Es uno de los Duelistas de Clases, tiene más mérito XD

    ¿Insinuas que se me olvidó y que no lo hice adrede para generar suspense? Podría ser.



    Capítulo 32

    Los Guardianes de la Fuerza




    Elure miraba pasmada a Lanris, que sonreía burlonamente.
    -No puede ser-dijo Elure-. ¿Tú eres…uno de ellos? ¿Lancer?
    -Así es-respondió él.
    -Gilgamesh lo mandó hace años para infiltrarse en el Santuario, antes de que Norral hiciese lo mismo con Arthat-explicó Valiar.
    -¿Entonces cuando te derroté…te dejaste vencer?
    -Sí, más o menos-respondió Lanris-. Es difícil luchar cuando no puedo usar los Servant. A diferencia de Valiar, yo nunca he aprendido a luchar muy bien sin ellos. Por eso siempre he pasado como un duelista débil en el Santuario.
    -Y todo este tiempo has estado espiándolos.
    -Así es, aunque no me he puesto en contacto con los otros Clases muy a menudo por si acaso. Y ahora aquí estás tú también, ¿eh? ¿Crees que está vez sí podrás vencer a Selinda?
    -Eso es asunto mío.
    -Hablando de ella, acaba de pillar a uno de los mejores guerreros de Berserker que se habían infiltrado en nuestro campamento.
    -¿Estás en el ejército que hay en Undorigin?
    -Así es. Respecto al espía, lo he matado para que no dijera nada, pero tiene realmente mérito que lograra capturarlo.
    -Es una joven con bastante habilidad.
    -Sí. Aunque no importa. Estando yo allí, no hacen falta los espías de Berserker. He venido aquí para informar de la situación y que luego se lo comuniquen a Berserker.
    -Bien hecho, de este modo es más seguro. Con esa información, a Berserker le resultará más fácil ganar la batalla.
    -Al menos ayudará. Pero Land Alryu está allí. No es un rival fácil, ¿verdad? Vi cómo te derrotó el otro día en el torneo. Ya sabes, ya estaba allí para sabotear los cristales azules y todo eso.
    -Bueno, deberías darte prisa en ir a informar. No te interesa que se den cuenta de que has desaparecido.
    -Cierto. Bueno, pues me ha alegrado verte, Elure. A ver si logras aprender la invocación Servant.
    Lanris se marchó entonces, sin percatarse de una persona que había de pie en un rincón oscuro del pasillo. Ilysia sonrió.
    -De modo que están con el ejército de Undorigin. Muy bien, pues. Allá voy.

    Selinda se encontraba en la tienda de su padre, tras contarle lo ocurrido. Su madre estaba también allí, pues había ido a ver cómo estaban.
    -Así que el enemigo ha estado aquí-dijo Land-. Es preocupante que tenga un modo de burlar nuestra vigilancia.
    -Incluso a mí-dijo Pearun con gesto serio.
    -Pero Selinda pudo detectarlo-dijo Mierin con orgullo-. Bien hecho, hija. Has usado bien lo que te he enseñado.
    -Sí, aunque los de Gilgamesh tengan sus trucos, nosotros tenemos los nuestros-asintió Land-. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que sólo los conocemos nosotros.
    -Mis trucos son míos, Land-dijo Mierin fríamente-. No se los voy a enseñar a las otras. Ya les enseñé varias cosas hace años.
    -Ya, pero siendo así no será fácil detectar si mandan más gente como el de esta vez.
    -No creo que lo hagan-dijo Selinda-. Han fracasado una vez. Lo normal es suponer que volverán a hacerlo. Ellos no saben que sólo mamá y yo podemos detectarlos.
    -En eso tiene razón-dijo Pearun-. Yo intentaré forzar mis sentidos también por si acaso. Aunque no despidan olor, sí deben de hacer ruido. Les comunicaré a los lobos que estén atentos a los sonidos aunque no capten olores ni vean nada.
    -Y supongo que tal vez pondría idear algún sistema que los detecte cuando entren en cierta zona-dijo Land-. Pensaré en ello mañana.
    -Ahora sería mejor que descansarais-dijo Pearun-. El ejército enemigo estará aquí mañana.
    -Sí, pero no creo que ataquen hasta el día siguiente, ¿no?-pregunto Selinda.
    -Seguramente tengas razón, esperarán al amanecer-dijo Land-. Pero tú ya has hecho bastante hoy, hija. Ve a dormir.
    -Haz caso a tu padre, Selinda-dijo Mierin-. Ya es tarde.
    -De acuerdo, mamá-dijo Selinda, pensando que de camino a su tienda podría asegurarse de que no hubiera otro intruso.
    -Yo iré a hablar con Galed de lo que ha pasado-se ofreció Pearun-. Aunque supongo que ya le habrá informado Dicman.
    En ese momento la lona de la tienda se abrió y entró un soldado.
    -Lord Dragón, lo exploradores han regresado por un Portal y dicen que hay movimiento en el campamento enemigo.
    -¿A estas horas?-se sorprendió Land.
    -Sí, señor. Al parecer se preparan para marchar.
    -¿Intentan avanzar durante la noche para llegar antes y cogernos por sorpresa?-le preguntó Mierin a Land.
    -Tal vez-respondió éste-. Imagino que no cuentan con que nuestros exploradores pueden informarnos rápidamente gracias a los Portales.
    -Parece un error absurdo, ¿no?-dijo Pearun-Algo no me gusta.
    -El Capitán General Galed ha dicho lo mismo-dijo el soldado-. Pero ellos no saben usar Portales, ¿no?
    -Aunque supieran, no conocen el territorio-dijo Land-. No, ellos no pueden usar los Portales para aparecer aquí.
    -De todos modos, será mejor hablar con Galed-sugirió Pearun.
    -Tienes razón. Vamos.
    Salieron de la tienda y se dirigieron hacia la de Galed.
    -Tú a dormir-le dijo Land a Selinda, que los acompañaba esperando enterarse de algo más.
    Selinda hizo una mueca de disgusto.
    -Está bien, está bien…
    -Tal vez deba acompañarla para que no se desvié-sonrió Pearun-. Vamos, Selinda.
    -No hace falta-protestó ella mientras se alejaban-. Pero no es justo, yo vencí a ese tipo. Podrían dejarme saber qué pasa.
    -Ya te enterarás mañana. Deja que Land y Galed discutan los planes tranquilos.

    En el campamento enemigo, Berserker esperaba pacientemente mientras sus hombres acababan de formar. Le había llegado el informe de Lancer, que al parecer estaba en el campamento de Undorigin. La fuerza principal eran los Soldados del Cielo al mando de Galedrin, como suponían, junto a algunos Sídhes. Entre ellos, el Dragón Encarnado.
    -Será interesante enfrentarme a él.
    Hurek había caído, pero su muerte no había sido en vano. Llevaba con él una Puerta Distancial, esperando a ser activada.
    «Alryu y los demás no lo verán venir.»
    Alguien se detuvo a su lado. Berserker bajó la vista hacia Ilysia. La niña había llegado hacía poco junto al mensajero. Berserker sospechaba que había venido sin que se lo ordenase Gilgamesh, pero sabía que no la convencería de irse. Bueno, con ella ganar sería más fácil.
    -¿Vamos a atacar ya?-preguntó Ilysia.
    Berserker asintió.
    -¡Ha llegado el momento!-gritó-¡Todos listos! ¡Hoy, lograremos la primera gran victoria propinándole un golpe letal al enemigo, destruyendo a los Soldados del Cielo y al Dragón Encarnado!
    Berserker miró el objeto que tenía en la mano, una esfera de cristal que parecía albergar una niebla verde en su interior. Cerró el puño y la rompió. Un enorme agujero se abrió en el aire y a través de él se llegaba al campamento enemigo.

    Pearun se detuvo de golpe. Una gran cantidad de olores nuevos llegaron de golpe hacia él, desde dentro del propio campamento. Selinda se detuvo y se volvió a mirarlo.
    -¿Qué pasa, Pea…?
    Se detuvo de golpe al verlo. Una gran esfera de energía que debía verse desde todo el campamento había parecido de la nada, cerca de donde había luchado con Hurek. A continuación se oyeron los gritos y el sonido de caballos, armaduras y espadas.
    -¡El enemigo!-dijo Pearun, echando mano a su martillo de combate.
    -¿Qué han hecho?-preguntó Selinda-Eso no es un Portal.
    -No lo sé-replicó Pearun-. ¡Pero nos han emboscado! ¡Maldita sea!
    Los soldados del campamento salieron corriendo de sus tiendas sin creer lo que pasaba y despistados. Muchos murieron antes de poder hacer nada. Sin embargo, Galed los había entrenado para poder responder a un ataque de ese estilo. Se agruparon rápidamente, mientras el cielo se llenó de bolas de fuego y rayos lanzados por las Aes Sídhe y los Daoine Sídhe. La lucha empezó a sucederse por todas partes.
    Selinda se quedó paralizada unos instantes. Tanta sangre por todos lados, tanta muerte…Eso era la guerra. Había visto morir a personas, sabía que era lo que iba a encontrarse en la guerra, pero esperarlo no era lo mismo que verlo.
    Dicman llegó dirigiendo un escuadrón de caballeros.
    -¡Vamos!-les gritó a sus hombres-¡Reforcemos esa posición!
    Los soldados corrieron hacia el enemigo. Pearun y Selinda los siguieron. Ya no había posición segura desde donde Selinda pudiese luchar a salvo y Pearun lo sabía, así que era mejor que se quedase con ella.
    «Esto no parece que vaya a ir bien-le llegó a Pearun la voz de Saltador, su espíritu lobo guía.»
    «Ya lo veo.»
    «Nuestros hermanos están lejos, en el bosque. No podrán ayudarnos, hermano. Al menos invócame a mí.»
    Pearun lo hizo y activó su Dedanke, invocando a su lobo.
    -¡Adelante, Saltador!
    -¡Syndra!-dijo Selinda, invocando también a su monstruo.
    No fueron los únicos. Los Soldados del Cielo eran grandes guerreros con gran facilidad para materializar a sus monstruos, así que pronto el campo de batalla estuvo lleno de monstruos invocados. Para sorpresa de Pearun, muchos pertenecían al otro bando.
    -Sus guerreros también son muy fuertes-dijo Pearun con los dientes apretados, para a continuación destrozarle la cabeza a un atacante con su martillo.
    -Aun así no nos ganarán-dijo Selinda, levantando una ráfaga de viento contra varios enemigos.

    En otro extremo del campamento, Galed daba órdenes mientras se ocupaba de dos enemigos con su espada.
    -¡Vamos, presionad! ¡Los enemigos salen de ahí! ¡Hay que impedir que se extiendan! Si logramos rodearlos, podremos forzarlos a volver e incluso atacar nosotros por ahí.
    -¡Apartad, escoria!-gritó Mierin, matando a varios guerreros enemigos con un potente ataque de magia, intentando abrirse camino. Land también lanzaba mortíferos ataques con una mirada furiosa. Ambos intentaban llegar hasta su hija.
    «Es una suerte que Celia no esté aquí. ¡Esto es un caos!»
    -Maldita sea, ni siquiera sabemos exactamente donde está Selinda en estos momentos-dijo Land-. Podría estar en medio de toda la batalla.
    -Lo que es seguro es que no está en este lado del campamento-dijo Galed-. Abre un Portal al otro extremo y buscadla allí. Yo aguantaré aquí. Nos han causado bastante bajas, pero estamos aguantando bien.
    Mierin no esperó a que dijera nada más y abrió el Portal inmediatamente.
    -Aguanta aquí, Galed-le dijo Land mientras cruzaba-. Yo encontraré a Selinda y destrozaré a los enemigos desde el otro lado.

    Poco a poco, Selinda y Pearun fueron quedándose apartados de la zona más peligrosa de la batalla a medida que el embate de los hombres de Dicman tenía éxito.
    -Bueno, parece que aquí resistimos-dijo Selinda, haciendo tropezar con la magia a un hombre del enemigo-. Pronto podremos ir ayudar a otras posiciones. Espero que mis padres estén bien.
    -Lo estarán-dijo Pearun-. Land no se dejaría vencer por algo así.
    Pearun saltó hacia delante para tumbar a varios enemigos más. Entonces hubo una explosión cerca de ellos. Selinda salió rodando por los aires y cayó cerca de varios soldados enemigos.
    -Maldita sea-dijo mientras intentaba defenderse.
    Pearun había caído al suelo y se levantó algo aturdido.
    -Vaya, ¿habéis sobrevivido?-dijo una vocecilla infantil.
    Ilysia salió de entre el humo causado por la explosión.
    -Land me ha hablado de ti-dijo Pearun-. Eres una de los Duelistas de Clases, ¿verdad?
    -Eso es, soy Ilysia, conocida como Avenger. Y tú eres el hombre de los lobos, ¿verdad? Creo que Selinda está por aquí, así que si no te importa, ¿podrías apartarte?
    -Eso nunca-respondió Pearun-. No sé qué obsesión tienes con ella, pero te detendré.
    -¿De veras?-sonrió Ilysia, divertida-Dicen que eres fuerte. ¿Quieres que lo comprobemos?
    Ilysia sacó un colgante como el que había usado Hurek y creó un campo cerrado a su alrededor. Sin embargo, éste parecía más potente.
    -Ahora nadie nos molestará. Tengamos un duelo.
    Pearun frunció el ceño. Al parecer, el espacio creado por Ilysia también impedía entrar a la gente. Pearun se puso en posición.
    -No me gusta luchar con una niña, pero no me dejas opción. Debo proteger a Selinda. Además, os habéis llevado el deck que creé, el más poderoso que he hecho. Tengo la responsabilidad de deteneros para que no uséis mis cartas contra nosotros.
    -Pues creo que ahora las tiene Norral-dijo Ilysia-. Tampoco es que vayas a tener ocasión de luchar con él. ¡Porque te voy a vencer yo!
    Pearun 4000 LP
    Ilysia 4000 LP

    -Empiezo yo-dijo Ilysia-. Pongo un monstruo en defensa. Eso será todo por el momento.
    -¿Sólo eso?-se extrañó Pearun. Esperaba algo más, pero no debía confiarse-. De acuerdo, yo invoco a Fantasma, el Lobo Blanco (1700/1000). Y luego, como controlo un monstruo lobo, puedo invocar de modo especial a Desvinculado, el Lobo Libre (1800/1300).
    -Oh, ya tienes dos monstruos en juego.
    -Ahora equipo a Desvinculado con la “Garra de Lobo”. Esto incrementa su ataque en 200 puntos (2000).
    -¿Sólo 200? Qué poca cosa.
    -También le permite atravesar defensas-dijo Pearun entonces-. ¡Adelante, Desvinculado, ataca a su monstruo defensivo!
    -Era la Elfa Luchadora (1000/1300).
    Ilysia 3300 LP
    -Al ser destruida, puedo invocar un monstruo Elf de nivel 4 o menor desde mi deck. La Elfa de la Noche (600/400).
    -No es muy fuerte…
    -Al ser invocada, robo cartas hasta que saque un monstruo-explicó Ilysia, que sacó tres cartas hasta dar con un monstruo-. Además, si entre las cartas que he sacado hay una magia de Reliquia, puedo añadirla a la mano y luego devuelvo el resto de cartas al deck.
    Ilysia añadió el monstruo y la magia de reliquia a la mano y devolvió la carta restante al deck.
    «Una magia de reliquia-pensó Pearun con preocupación-. Esas son las cartas que sirven para invocar a los monstruos Servant.»
    -¡Uso a Fantasma para destruir a Elfa de la Noche!
    -Como estaba en defensa no recibo daño.
    -Lo sé. Luego pongo una carta bocabajo y termino mi turno.
    Mientras tanto, a cierta distancia, Selinda consiguió deshacerse al fin de los enemigos que la habían rodeado. Resoplando, miró a su alrededor para buscar a Pearun. Y entonces lo vio.
    -Ésa es… ¡Ilysia! ¿Están luchando?
    Selinda corrió hacia ellos, hasta que chocó contra una barrera invisible.
    -Maldición… ¡Ilysia!
    Pearun e Ilysia se volvieron hacia ella.
    -Selinda.
    -¡Hermanita!-sonrió Ilysia-Mira, mira, he venido a verte. ¿No estás contenta?
    -Si has venido a por mí, ¿entonces por qué atacas a Pearun?
    -Bueno, estaba en medio. Además, si le hago daño a él eso te hará daño a ti.
    -¡No lo entiendo! ¿Qué tienes en mi contra? Tan pronto te comportas de forma agradable conmigo como quieres matarme. Y no es fingido. Lo sé, lo pasaste bien la mañana que pasamos juntas.
    -Ju, ya lo sabrás cuando te llegue el turno, hermanita.
    -Eso no va a pasar-dijo Pearun-. Sea lo que sea lo que tengas contra Selinda, primero debes vencerme a mí.
    -Y eso será fácil. Es mi turno, robo. Remuevo del juego a los dos monstruos Elf de mi cementerio para invocar de modo especial al Brujo Elfo Oscuro (2400/1800).
    -Un monstruo con 2400 puntos de ataque…
    -Y esto no es nada. Activo la carta mágica de la “Fusión”, fusionando a la Aplastadora Elfa, que es de oscuridad, y al Lancero Elfo. ¡Invoco a Brujo Elfo Tenebroso (2400/2400)!
    -Ahora tiene dos monstruos fuertes-dijo Selinda.
    -Activo el efecto del Brujo Elfo Oscuro-dijo Ilysia-. Una vez por turno, puedo invocar de modo especial un monstruo Elf que haya sido mandado al cementerio por el efecto de una carta mágica. ¡Regresa, Elfa Aplastadora! (1600/1500) Y luego invoco de modo normal a la Elfa Oráculo (700/1300). Por si no lo sabes, este monstruo es un Master.
    -Los monstruos que hacen faltar para activar las reliquias.
    -Y tengo una en la mano, como ya sabes. ¡Activo “Enlace Luminoso de los Guardianes de la Fuerza”! Sacrifico a la Elfa Aplastadora y a la Elfa Oráculo. ¡Invoco al monstruo de nivel 6, Guardián de la Fuerza Valefor! (2100/1800)
    -¡Un monstruo Servant!-exclamó Selinda-Realmente los usaba…Y ahora tiene tres monstruos para atacar.
    -Eso es. Para empezar, activo el efecto de Valefor. Para ello, devuelvo a un monstruo Master de mi cementerio al deck. Es decir, a la Elfa Oráculo. Y ahora pasaré a la batalla.
    «No ha dicho que hace Valefor-pensó Pearun con preocupación.»
    -A ver si puedes resistir todos mis ataques. ¡Ataco con el Brujo Elfo Oscuro a Desvinculado, el lobo Libre!
    -¡Activo mi trampa, “La Gran Cacería”! Esta carta me permite mirar las cinco primeras cartas de mi deck e invocar tantos Lobos de los revelados como sea posible, mandando el resto de cartas al cementerio. Invoco tres lobos, Nymeria, Reina de los Lobos (1500/2000), Cola Blanca, Lobo Protectora (1400/1400) y Saltador, el Lobo del Cielo (2200/2000).
    Tres lobos aparecieron entonces en el campo de Pearun, juntándose a los dos que ya tenía.
    -Ahora es Pearun quien tiene más monstruos-dijo Selinda.
    -Se activa también el otro efecto de mi trampa-siguió Pearun-. Les da 500 puntos de ataque a mis lobos. Eso deja a Desvinculado con 2500, a Fantasma con 2200, a Cola blanca con 1900, a Saltador con 2700 y a Nymeria con 2000, pero por su propio efecto gana 500 de ataque por cada otro lobo en el campo, así que ahora tiene 4000 puntos.
    -Impresionante-dijo Selinda. No sabía que Pearun fuese tan fuerte. Siempre había sido su tío más tranquilo, pero en ese momento tenía una mirada feroz, como la de un lobo.
    -Vaya, es increíble-dijo Ilysia sin preocuparse-. Pero eso no basta para ganarme. Reanudo el ataque del Brujo Elfo Oscuro y destruyo a Cola Blanca.
    -Por su efecto, no recibo daño de batalla.
    -Pero ahora el ataque de Nymeria se reduce. (3500) Muy bien ahora la ataco a ella con el Guardián de la Fuerza Valefor.
    -¿Atacas con un monstruo más débil?
    -He activado su efecto antes, ¿recuerdas? Al hacerlo, hasta el próximo turno, cuando batalle ganará 500 de ataque por cada monstruo en tu campo. ¡Como tienes 4, gana 2000 puntos! (4100) ¡Nymeria es destruida!
    -¡Argh!
    Pearun 3400 LP
    -Ahora nuestros puntos se han igualado, ¿verdad?
    -Maldición…Pero tu efecto sólo durará hasta tu próximo turno. Yo seguiré teniendo a Saltador y a Desvinculado, que superan a tus monstruos en ataque.
    -No estoy tan segura. ¡Efecto de Valefor, Alas Supersónicas! Cuando destruye un monstruo en batalla, reduce el ataque y la defensa de tus otros monstruos en 500 y les impide atacar el próximo turno.
    -Entonces eso deja a Saltador con 2200 puntos, a Desvinculado con 2000 y a Fantasma con 1700…
    -Y eso quiere decir que ahora puedo destruirlos con el Brujo Elfo Tenebroso. ¡Vamos, ataca a Fantasma, el Lobo Blanco!
    -¡Urgh!
    Pearun 2700 LP
    El lobo de Pearun recibió el ataque, pero su espíritu apareció entonces en el campo.
    -¿Cómo?-se sorprendió Ilysia-¿Sigue vivo?
    -No exactamente. Cuando es destruido en batalla puedo descartar una carta para revivirlo.
    -Entiendo. ¡Entonces activo el efecto del Brujo Elfo Tenebroso! ¡Una vez por turno, puedo negar el efecto de un monstruo descarando un monstruo Elf! ¡Fantasma permanece muerto!
    -¡Maldición!-se lamentó Pearun.
    Ilysia sonrió.
    -No importa lo que intentes, no podrás derrotarme.
    «Maldita sea Ilysia es muy fuerte-pensó Selinda-. No sé si Pearun podrá con él.»
    -Bueno, creo que eso ha sido bastante por este turno-dijo Ilysia-. Vamos, te toca a ti, hombre de los lobos.
    Pearun frunció el ceño y miró a Saltador.
    «Esto no va bien-pensó Pearun-. Esos monstruos te superan en ataque.»
    «Y lo peor es que por el ataque que he recibido antes no puedo atacar-le transmitió Saltador-. Si pudiera, no importaría lo fuertes que fueran sus monstruos.»
    -Lo sé.
    Saltador tenía el efecto de atacar directamente a los puntos del adversario. Desgraciadamente, en ese momento no le servía de nada. Pearun gruñó.
    -Pero de todos modos ganaremos. ¡Es mi turno, robo! Invoco a Cazahojas, el Lobo Misterioso (1700/1500). Y como ahora tengo tres lobos en mi campo, puedo activar mi carta mágica más peligrosa, “Poder Secreto de los Lobos”. Esta carta destruye todos los monstruos en tu campo a cambio de no poder atacar este turno.
    -Y los monstruos de Pearun no podían atacar este turno-comprendió Selinda-. ¡Muy bien!
    Un aura de energía surgió alrededor de los tres lobos de Pearun y salió disparada contra los monstruos de Ilysia.
    -¡Despídete de tus monstruos!
    -¡No tan rápido!-replicó la niña-Por el efecto de la Elfa Oráculo, un monstruo Servant invocado usándola a ella como material no es destruido por efectos de cartas que no lo designen. ¡De modo que Valefor sobrevive!
    El pájaro extendió las alas y se elevó en el aire para evadir el ataque, con lo que sólo los dos elfos fueron destruidos.
    -Valefor ha escapado-se lamentó Selinda-. Pero en el próximo turno no podrá volver a ganar ataque al no tener un Master en el cementerio. Saltador podrá vencerlo al ser más fuerte.
    -Es más que eso-dijo Pearun-. Mi “Poder Secreto de los Lobos” aumenta también el ataque de un lobo en mi campo en 500 por cada lobo. ¡Así que Saltador gana 1500 puntos de ataque! (3700)
    «Ya está, en el siguiente turno habré ganado si la ataco con Saltador.»
    -Termino mi turno.
    «Los dos tienen una carta en la mano, pero Pearun tiene más monstruos. El problema es el efecto de Valefor. Si destruye un monstruo, los demás no podrán atacar y Saltador perderá ataque. Ilysia puede resistir varios turnos con su Valefor.»
    -Eres más fuerte de lo que pensaba-dijo Ilysia-. Bueno, supongo que es normal. Dicen que también fuiste un héroe hace años. Pero aun así, los lobos no son rivales para los Guardianes de la Fuerza. Es mi turno, robo. Durante la Standby Phase se activa el efecto de “Enlace Luminoso de los Guardianes de la Fuerza”. Si tengo un monstruo Servant en el campo, puedo devolver mi carta del cementerio a la mano.
    -¿Quieres invocar otro Servant?
    -Eso es. Para ello, invoco un monstruo Master, la Guardián de la Fuerza Sirena (1400/1500). Al ser invocada, puedo añadir un Guardián de la Fuerza de mi deck a mi mano. Y luego activo mi carta mágica, “Melodía de Sirena”. Esta carta me permite robar una carta por cada Guardián de la Fuerza en mi campo.
    -Ilysia está recargando su mano-dijo Selinda-. Es evidente que planea hacer una Invocación Servant.
    -Activo ahora mi carta mágica de reliquia, “Enlace Oscuro de los Guardianes de la Fuerza”. Sacrifico a Valefor, de nivel 6 y al Guardián de la Fuerza Leviatán de mi mano, de nivel 4. Invoco un Servant de nivel 8. ¡Guardián de la Fuerza Diablos! (2900/2800) ¡Ahora sufrirás el poder de mi mejor monstruo! ¡Destrózalo, Diablos!


    Carta del día:
    [​IMG]

    Próximo capítulo: El secreto de Ilysia
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Dracky

    Dracky

    Registrado:
    2 Oct 2011
    Mensajes:
    628
    Temas:
    5
    Calificaciones:
    +224
    Elure siempre me parecio solo una niña boba que no sabe lo que quiere. Pense que despues de ser derrotada por segunda vez por Selinda y sufrir cambiaria.

    Lanris un espia, bueno no me lo imaginaba [se me olvido comentarlo en el capitulo anterior], pero veamos que tan fuerte es.

    Sobre el duel es interesante aunque huele a derrota aplastante para Pearun.
     
  11. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    Vale, duelo de Illya vs el cambiapieles.
    Eso no quita que sea emblemática, no erais vos el que decías que eso no estaba bien? XD


    Lo sería... pero el título genera más suspense que no ponerlo, XD

    Lo tendría, excepto que él admite que no sabe jugar sin servants
     
  12. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    Es que Elure es un pringada, es su característica principal XD Además, se estaba muriendo.

    Usaba Moths. ¿No hemos aprendido nada de la serie original acerca de la gente que va de amigos y usa Moths? XD

    Pero es que no es emblemática. No es una carta as de ningún prota ni villano principal y que por tanto sea representativa de ese personaje en el imaginario colectivo ni es una carta especial de la que solo haya una. Es un espíritu de monstruo que aparece por ahí con cierta relación con el argumento y ayuda a Judai un par de veces. Neos es emblemático. O los Sangenma. Cualquier Signer Dragon. Pero Honest no XD

    Detallitos, hater de Elure XDD


    Capítulo 33

    El secreto de Ilysia




    Pearun 2700 LP
    Ilysia 3300 LP

    -¡Ahora verás cómo te destroza mi mejor monstruo! ¡Diablos!
    -¡Diablos!-exclamó Selinda. Ese era el monstruo que Ilysia había querido invocar contra ella.
    Pearun tenía en su campo a Cazahojas, el Lobo Misterioso (1700/1500), a Desvinculado, el Lobo Libre (2000/1300), equipado con “Garra de Lobo” y a Saltador, el Lobo del Cielo (3700/2000). En la mano tenía una carta. Ilysia tenía al Guardián dela Fuerza Diablos (2900/2800) y a la Guardián de la Fuerza Sirena (1400/1500), un monstruo Master. Le quedaban dos cartas en la mano.
    -Ahora se activa el efecto del Guardián de la Fuerza Leviatán que he sacrificado para invocar a Diablos-dijo Ilysia-. Al ser mandado al cementerio, excepto mediante una batalla, revive. (1900/1400) Y entonces activo el “Enlace Luminoso de los Guardianes de la Fuerza”. Sacrifico a Leviatán, de nivel 4, y a Sirena, de nivel 3. ¡Invocación Servant! ¡Guardián de la Fuerza Ifrit! (2400/1200)
    -Así que dos Servants a la vez-dijo Pearun, frunciendo el ceño-. Pero son más débiles que Saltador.
    -¿De veras?-sonrió Ilysia maliciosamente-Activo el efecto de mi Diablos. Descarto una carta para dividir a la mitad el ataque y la defensa de tu monstruo. ¡Gravedad!
    Diablos apuntó con un dedo a Saltador. Entonces el espacio se distorsionó a su alrededor y el lobo quedó debilitado. (1850/1000)
    -¡Saltador!-gritó Pearun.
    -¡Ahora no es nada! ¡Mátalo, Diablos!
    El monstruo de Ilysia atacó con sus garras, lanzando a Saltador por los aires. Sin embargo, el lobo aterrizó de pie.
    Pearun 1650 LP
    -¿Sigue vivo?
    -Así es-respondió Pearun-Saltador no puede ser destruido si controlo otros lobos.
    -Ya veo. Así que tengo que matar primero a los otros- ¡Pues muy bien! ¡Ifrit, acaba con Cazahojas!
    -¡Ugh!
    Pearun 950 LP
    -¡Y ahora viene el efecto de Ifrit! Cuando destruye un monstruo en batalla, te hace 800 puntos de daño.
    Una bola de fuego surgió de las manos de Ifrit, explotando delante de Pearun.
    Pearun 150 LP
    -¡¡Arrghh!!-gritó Pearun, sufriendo quemaduras por el ataque.
    «Aguanta, hermano-le llegó a voz de Saltador-. Debemos resistir y ganar esta batalla.»
    -Ya lo sé-dijo Pearun, apretando los dientes-. ¡Ganaré este duelo!
    -Así me gusta-dijo Ilysia-. No sería divertido si cayeras tan fácilmente. Tengo que hacerte sufrir más como castigo para ellos.
    Pearun miró con preocupación a Ilysia mientras pensaba profundamente.
    «Puedo atacarle directamente con Saltador, pero todavía le quedan 3300 puntos. En cambio, si ella destruye con Ifrit a Desvinculado, perderé el duelo. En ese caso…»
    -Activo el efecto de Cazahojas, el Lobo Misterioso-dijo Pearun-. Cuando es destruido en batalla, puedo activar una carta de lobos desde mi deck.
    -¿Directamente desde el deck?-Ilysia abrió mucho los ojos- ¡Impresionante!
    -Creo cartas. Es evidente que he hecho algunas para mí, como Cazahojas-sonrió Pearun-. ¡Por su efecto, activo la carta mágica “Unión de los Espíritus de los Lobos”! ¡Con esta carta fusiono a Saltador y a Desvinculado!
    ¡Vamos allá, hermano!-rugió Saltador, saltando en el aire y uniéndose al otro lobo.
    -¡Invoco a Saltador, el Lobo Volador (2800/2600)! Por su efecto, gana 400 de ataque por el nivel de uno de tus monstruos, pero carece de importancia puesto que sólo dura hasta la End Phase.
    -Ya veo, ahora tu monstruo no está debilitado por Diablos. Bien pensado, pero es más débil de todos modos.
    -No te quedan cartas por jugar, de modo que me toca a mí, ¿verdad?
    -Así es.
    -¡Entonces robo!-dijo Pearun-Uso a Saltador, el Lobo Volador para atacarte directamente.
    -¿Cómo dices, directamente?
    -¡Eso es! ¡Adelante, Saltador!
    Saltador desplegó sus alas y voló por encima de los monstruos de Ilysia. Luego cayó en picado, atacando con sus garras.
    -¡¡Aarhg!!-gritó Ilysia.
    Ilysia 500 LP
    -Eso me ha dolido, maldito-dijo Ilysia, mirando con furia a Pearun.
    -Entonces deberías retirarte. No eres más que una niña, no quiero tener que hacerte daño. De modo que entra en razón.
    -Tiene razón, Ilysia-intervino Selinda-. Pon fin a este duelo y vente conmigo.
    -¿Por qué iba a ponerle fin al duelo? Me ha hecho daño, pero eso no quiere decir que vaya a perder. Y aunque pudiese perder no me detendría. Lucharé hasta el final.
    -¿Tanto te importa conquistarnos?
    -Para nada, la conquista me da igual. No me importa si Gil fracasa o no. Sólo me interesa mi venganza.
    -Venganza…
    -¡Selinda!
    -¡Pearun!
    Los aludidos se volvieron y vieron correr hacia ellos a Land y a Mierin.
    -¡Papá, mamá! ¡Estáis bien!
    -Eso iba a decir yo-dijo Mierin con alivio-. No te encontrábamos.
    -¿Pearun está luchando?-dijo Land-¡Y contra Avenger!
    -Vaya, mira quien ha venido-dijo Ilysia-. El Dragón Encarnado, ¿eh? Perfecto, quiero que veas como derrotó al de los lobos.
    Land se acercó, pero topó con la barrera.
    -Esto debe ser lo mismo de lo que nos hablaste antes, Selinda…
    -Así es. No podemos entrar.
    -No os preocupéis-les dijo Pearun-. Yo me encargo de ganar este duelo, Land. Centraos en ganar la batalla.
    -Oh, no les digas que se vayan-se enfurruñó Ilysia-. He dicho que quiero que vean cómo te derroto, idiota. Es parte de mi venganza.
    -¿Quiere vengarse de nosotros?-dijo Land, frunciendo el ceño-Pero, ¿por qué?
    -El hecho de que no lo sepas sólo hace que me quiera vengar todavía más. ¡Os haré pagar!-se volvió hacia Pearun- ¡Vamos, termina tu turno para que te aplaste con mi Diablos!
    -Está bien-dijo Pearun, mientras Land y los demás miraban confundidos a Ilysia-. Pongo dos cartas bocabajo. Te toca.
    -Ninguno tiene cartas en la mano ahora-murmuró Land-. El monstruo de Ilysia es más fuerte. Todo dependerá de lo que tenga Pearun bocabajo.
    -¡Es mi turno! ¡Descarto una carta de mi mano para activar el efecto de Diablos! ¡Divido el ataque y la defensa de tu monstruo a la mitad!
    -¡Activo mi trampa, “Gran Batalla del Lobo”! Selecciono un lobo en mi campo y durante este turno no puede ser destruido en batalla ni afectado por efectos de cartas.
    Saltador se elevó en el aire y esquivó la esfera de gravedad de Diablos.
    -¡Maldito!-gritó Ilysia-He descartado al Guardián de la Fuerza Gilgamesh, lo que permite añadir una carta Guardián de la Fuerza de mi deck a mi mano. Y todavía queda mi ataque. ¡Adelante, Diablos!
    El demonio se elevó el aire y le soltó un golpe a Saltador que lo lanzó contra el suelo.
    -¡Mi monstruo no muere!
    -Pero recibes el daño.
    Pearun 50 LP
    -Ahora sí que estás definitivamente al borde de la derrota. ¡Paso a Ifrit a defensa, pongo una carta bocabajo y termino mi turno!
    -¡Muy bien, es mi turno!
    «Ahora puedo terminar este duelo con otro ataque directo de Saltador.»
    -¡Activo mi trampa, “Polvo de Diamantes del Guardián de la Fuerza”! Si controlo un Guardián de la Fuerza, esta carta niega los efectos de todas tus cartas bocarriba en el campo durante este turno.
    Un viento helador salió de la carta de Ilysia y cayó sobre Saltador.
    -Además, puesto que uno de los Guardianes de la Fuerza es Servant, cualquier monstruo que haya sido afectado por esta carta tampoco puede atacar este turno.
    -Maldición, la carta que usa Pearun para fusionar otorga al monstruo de fusión la capacidad de causarle daño al adversario al destruir un monstruo en batalla-dijo Land-. Incluso con el efecto, negado, hubiese podido ganar al destruir a Ifrit.
    -Esto no ha terminado-dijo entonces Pearun-. Invocaré a mi monstruo más fuerte.
    -¿Tienes un monstruo más fuerte que Saltador?-se sorprendió Ilysia.
    -Ahora sí. Durante este tiempo, he creado al lobo más poderoso. ¡Para invocarlo debo sacrificar un monstruo lobo de fusión! ¡Sacrifico a Saltador, el Lobo Volador! ¡Invoco a Ojos Dorados, el Rey Lobo! (3200/3000)
    Un majestuoso lobo apareció en el campo, rugiendo al cielo.
    -Un ataque de 3200 puntos…
    -Y por su efecto, todos tus monstruos pierden 100 puntos de ataque y defensa por cada lobo en mi cementerio. ¡Tengo 7, por lo que Diablos pierde 700 puntos de ataque! (2100)
    -¡No puede ser!
    -Eso es lo que se siente cuando son tus monstruos los que se debilitan. ¡Con el ataque bajado, no podrás resistir el ataque de Ojos Dorados!
    -Increíble, Pearun va a ganar-dijo Selinda-. Y contra alguien como Valiar.
    -Pearun ya se ha enfrentado a enemigos peligrosos antes-dijo Land-. Es muy fuerte.
    -Muy bien, es hora de derrotar al primer Duelista de Clases en esta guerra-dijo Pearun-. Será mi compensación por el hecho de que ahora el enemigo tenga el deck que creé. ¡Adelante, Ojos Dorados, destruye a Diablos!
    -¡Nadie vence a Diablos!-gritó Ilysia-¡Por su efecto, si fuera a ser destruido puedo destruir otro monstruo en mi campo en su lugar! ¡Destruyo a Ifrit!
    -¡Pero el daño lo recibirás de todos modos! ¡El duelo es mío!
    -No si activo el efecto del “Enlace Oscuro de los Guardianes de la Fuerza” en mi cementerio-dijo Ilysia-. Lo remuevo del juego para no recibir daño de esta batalla. Además, gano vida igual a la mitad del ataque de tu monstruo.
    Ilysia 2100 LP
    -Tsk, he fallado.
    -Esa carta funciona bien con Diablos-dijo Selinda, mordiéndose el labio-. Diablos destruye a otro monstruo para no morir, la carta de reliquia te da puntos en vez de perderlos y luego Diablos podrá usar su efecto en su turno.
    -Esa niña no lo hace mal-dijo Mierin-. Tal vez esto sea demasiado para Pearun, Land.
    -No puedo hacer nada-respondió éste-. Además, tengo fe en Pearun. No olvides que todavía tiene una carta bocabajo. Y Ojos Dorados es el lobo más fuerte. Seguro que no ha mostrado todo su poder todavía.
    «Este duelo no ha terminado-pensó Pearun.»
    -Termino mi turno.
    -Ju, ju, ju, es mi turno.
    Selinda miraba el duelo preocupada. Por supuesto, quería que ganara Pearun. Pero al mismo tiempo no quería que sufriera daño Ilysia. Aquél día que habían comido juntas le había cogido cariño, no sabía muy bien por qué. Tal vez por el haber querido tener siempre una hermana pequeña. No sabía que era lo que movía a Ilysia a la venganza, pero esperaba poder arreglar las cosas cuando lo descubriera.
    -Muy bien, como controlo un monstruo Servant, puedo recuperar el “Enlace Luminoso de los Guardianes de la Fuerza”. Entonces la descarto para usar la Gravedad de Diablos sobre tu monstruo.
    -¡No tan rápido!-dijo Pearun-¡Por el efecto Ojos Dorados, el Rey Lobo, no es afectado por tus efectos de cartas!
    -¡¿Qué?!
    Ojos Dorados rugió y disipó la esfera de gravedad de Diablos.
    -Tu monstruo no podrá vencer a Ojos Dorados, Ilysia.
    Ilysia empezó a enfadarse.
    -Eres muy malo, metiéndote en mi camino. Eso no está bien. Tengo que vencerte para vengarme de Selinda y del Dragón Encarnado.
    «Entonces es sólo contra nosotros dos-pensó Selinda, confundida. Había creído que iba a por toda la familia.»
    -Ya me estoy cansando de todo esto-dijo Mierin, mirando a Ilysia con superioridad-. ¿Quién crees que eres para hablarse así a mi hija y a mi marido, niña?
    Ilysia sonrió divertida.
    -Oh, pero yo puedo permitirme hablarles como quiera. A fin de cuentas, el Dragón Encarnado es mi papá y Selinda mi hermanita.
    -¡¿Cómo dices?!-gritó Selinda, abriendo mucho los ojos por la sorpresa. ¿Qué significaba eso? Se volvió hacia su padre, igual que estaba haciendo Pearun y Mierin.
    -¡Land!-gritó Mierin, furiosa-¡¿Qué significa eso de que es tu hija?!
    -Otra vez esto no-dijo Land, recordando su duelo con Bater años atrás-. A ver, cálmate, Mierin.
    -¡¿Cómo quieres que me calme?!
    -Ya pasamos por esto una vez. Por favor, tranquilizate. No te creas lo que dije una niña que además está con Gilgamesh. No te he sido infiel con nadie y por supuesto, no tengo otra hija.
    «Pero la verdad es que no me saco de la cabeza que Ilysia me resulta familiar. Ese nombre…lo he oído en alguna parte. Pero, ¿dónde?»
    -Je, je, je, os veo confundidos-dijo Ilysia, disfrutando del efecto de sus palabras. Entonces se pasó la mano por el pelo y lo echó hacia atrás.
    Land y Mierin dieron un respingo.
    -¡No puede ser!-dijo Mierin.
    -¿Qué pasa?-preguntó Selinda.
    -No son normales-dijo entonces Pearun-.Sus orejas…
    Selinda se fijó entonces en lo que decía Pearun. Ilysia se había echado el pelo hacia atrás, revelando unas orejas ligeramente puntiagudas. Había leído sobre ellas y las había visto en dibujos, especialmente en cartas.
    -¿Es una elfa?-Mierin estaba atónita-Pero no puede ser, no quedan ya…
    Entonces Land lo comprendió y el corazón le dio un vuelco.
    -Imposible…Elfa, Raskel…
    Hubo un destello de luz y la Enviada dela Luz se apareció a su lado, conmocionada. Alargó la mano hacia Ilysia.
    -No puede ser…Tú eres…
    -Vaya, ahí estáis los dos ahora, papá y mamá-dijo Ilysia-. Los que me abandonaron.
    Selinda ya no entendía nada. ¿La Enviada de la Luz era la madre de Ilysia? ¿Con su padre?
    -Espera-dijo Mierin, levantando una mano-. Estás diciendo que ella es…Pero no puede ser, no existía…
    -Vaya, de modo que incluso borrasteis mi existencia. Que padres más horrendos.
    -¡Ilysia!-gritó Isiena, con lágrimas en los ojos.
    -Land-dijo Pearun-. ¿Te importaría explicar qué está pasando?
    Land, con expresión aturdida, se llevó la mano a la cabeza. Los recuerdos y los sentimientos de Lewrin se agolpaban con fuerza.
    -Hace años, Lewrin Asayu e Isiena tuvieron una hija. Mejor dicho, ella estuvo embarazada. Querían llamarla Ilysia. Me ha costado mucho atar cabos. Pero al final todo resultó ser un truco de sus enemigos. La niña en realidad no existía. Pero…
    -Pero aquí estoy-dijo Ilysia-. Por lo que Gil me contó, estaba dentro de un líquido que me mantuvo sin que el tiempo hiciera mella en mí durante siglos. Hasta que él me sacó de allí. Digamos que nací ese día.
    -Entonces Istari mintió-dijo Land-. Lo que hizo fue extraerle el bebé a Isiena.
    -Era la hija del Dragón Encarnado y la Enviada de Luz, medio elfa-dijo Mierin-. Debía querer servirse de su poder.
    -¿Y cómo es que tiene el mismo nombre que le querían poner?-preguntó Selinda. La historia parecía increíble y no sabía muy bien que preguntar, de modo que empezó por algo sencillo.
    Fue la Enviada de la Luz la que respondió, casi en un susurro.
    -Los elfos somos seres más desarrollados que los humanos. Se dice que los niños oyen lo que les dicen cuando están en el vientre. En el caso de los elfos es más avanzado todavía. Y al haber pasado miles de años sin crecer…esos recuerdos deben de haberse quedado grabados en su cerebro…Oh, dios, mi hija…
    -Algo así dijo Gil. Tras eso, me llevó con él. Desde entonces, estos recuerdos me han obsesionado. Mis padres, el Dragón Encarando y la Enviada de la Luz. Los grandes héroes que me abandonaron-los ojos de Ilysia destellaban odio-. ¡Mientras ellos vivían felices creyendo que yo ni siquiera existía!
    -Ilysia, no, yo…
    -Por eso estoy aquí, éste es mi objetivo. Me vengaré matando al Dragón Encarnado, la rencarnación de mi padre que posee a mi madre como espíritu.
    -¿Y qué pinta Selinda en esto?-preguntó Mierin.
    -Es evidente, ¿no? Ella ha podido crecer con mi padre, ha tenido lo que yo no pude tener. No es justo. Por eso, pagarás también, hermanita. Pero antes, veréis como le hago daño a vuestro amigo de los lobos.
    -Tsk, es evidente que todo esto es muy complicado-dijo Pearun. Ilysia era hija de Lewrin Asayu. Land era él rencarnado y es más, tenía sus recuerdos. Entonces Ilysia es como si fuera hija de Land. Tenía que vencerla pero sin hacerle daño-. Pero el duelo sigue estando de mi parte. Ojos Dorados, el Rey Lobo (3200) es más fuerte que tu Diablos (2200).
    -¡Para eso tengo mi carta mágica, “Apoyo del Guardián de la Fuerza”! Si controlo un Guardián de la Fuerza, puede revivir a otro, que no podrá atacar, pero le dará la mitad de su ataque original a Diablos. ¡Revive, Guardián de la Fuerza Ifrit! (2400/1200) ¡Ahora Diablos gano 1200 puntos de ataque! (3400)
    -¡Es más fuerte que Ojos Dorados!-exclamó Land.
    -¡Hora de acabar contigo! ¡Adelante, Diablos!
    Diablos levantó la mano, creando una gran esfera de gravedad en su mano. Entonces la lanzó con fuerza.
    -¡Todavía me queda una carta bocabajo!-dijo Pearun-¡Activo el “Ataque Final del Lobo”! Esta carta se puede activar si sólo controlo un monstruo Lobo en mi campo. ¡Dobla el ataque de mo monstruo, aunque lo destruirá durante la End Phase! ¡Así que el ataque de Ojos Dorados aumenta hasta los 6400!
    -Ya lo entiendo, el turno anterior no pudo activarla porque su otra trampa lo volvía inmune a esta-dijo Selinda.
    -¡Éste es el fin del duelo!-gritó Pearun-¡Adelante, Ojos Dorados, el Rey Lobo, acaba con el Guardián de la Fuerza Diablos!
    «Por favor-pensó Isiena-. Detén a mi hija para que pueda salvarla…»
    -¿De veras crees que alguien como tú puede vencer a Diablos? ¡Activo el efecto de la Elfa Aplastadora en mi cementerio!
    -¿La Elfa Aplastadora?
    -Eso es. Puedo removerla del juego cuando un monstruo Servant o Fusión ataca a un monstruo y la diferencia entre el ataque de los monstruos es mayor a la diferencia entre nuestros puntos, esta carta destruye a tu monstruo directamente.
    -La diferencia de ataque entre nuestros monstruos es de 3100…-dijo Pearun con preocupación.
    -Y entre nuestros puntos de 2050. ¡De modo que Ojos Dorados es destruido! ¡Y además te causa 500 puntos de daño!
    La esfera de gravedad de Diablos se tragó a Ojos Dorados y creó una distorsión del espacio. Pearun salió despedido contra el borde de la barrera.
    -¡Argh!
    Pearun 0 LP
    -¡Pearun!-gritó Land.
    -¡Muy bien hecho, Diablos!-dijo Ilysia, subiendo felizmente sobre el hombro de su monstruo-¡Somos los más fuertes! ¿Qué os parecido? Parece bastante malherido, ¿eh?
    -¡Maldita sea, Ilysia, ya basta!-dijo Land-Tu venganza no es contra él, sino contra mí.
    -Es cierto, tú y mamá fuiste la que me abandonasteis en aquel lugar maldito.
    -Lo siento mucho, Ilysia-dijo Isiena con lágrimas en los ojos-. Nosotros…No lo sabíamos…Istari…
    -¡No me importa que os engañara! ¡Era vuestra hija! ¿Cómo pudisteis creer que yo no era real? ¿Acaso no me queríais?
    -¡No es eso! Yo…
    -¡Ya basta!-gritó Ilysia-Esto ha sido el principio. Habéis visto cómo le hago daño a un amigo. Yo no he tenido hogar, de modo que ahora os quitaré el vuestro antes de mataros. ¡Hasta pronto, papá, mamá, hermanita!
    -¡Espera, Ilysia!-gritó Selinda.
    -Tendrás que seguirme si quieres decirme algo, hermanita. Pero podrías morir si lo haces.
    Tras eso, Diablos se elevó en el aire e Ilysia desapareció.
    -Se ha ido-dijo Mierin-. De modo que la hija de Lewrin…No me esperaba esto…
    -Ahora lo primero es ver cómo está Pearun-dijo Land con el rostro lívido, corriendo hacia su amigo. Pearun presentaba bastantes heridas, pero vivía-. ¿Estás bien? Enseguida llamamos a alguien que te cure.
    -La mayoría de las Aes Sídhes están ocupadas-dijo Mierin, mirando cómo algunas llamaradas cruzaban el cielo. La batalla seguía su curso y Land y ella llevaban demasiado tiempo apartados-. Será mejor que lo cure yo, aunque no sea una experta.
    -Sí, hay que volver a la batalla.
    -Land…-musitó Pearun-Siento…no haber podido ayudara tu hija…
    -No es su hija-replicó fríamente Mierin.
    -No pasa nada, Pearun, has hecho lo que has podido-Land bajó la vista y apretó el puño con frustración No podía creer que Ilysia fuese aquél bebé. Era alguien que pertenecía a otra vida, pero él no lo sentía. Sin embargo…- Lo siento mucho, pero ahora no puedo ocuparme de ella. La cosa aquí no va bien. Tengo que ayudar a Galed a repeler al enemigo.
    -Pero Ilysia…Ha dicho que…
    Selinda dio un paso al frente.
    -Es mi hermana, ¿no? Entonces está decidido-dijo con decisión-. Como su hermana mayor, yo la detendré y la traeré aquí. Yo la salvaré.


    Cartas del día:
    [​IMG] [​IMG]


    Próximo capítulo: El matadragones
     
    Última edición: 5 May 2017
  13. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    A huevo, sabía que Illya tenía que ver con Isiena, punto para el chinguetas.

    Y como era de esperarse, Pearun pierde. Ahora... well, supongo que Selinda se encariñó con ella lo suficiente... es eso o le ponen las niñas pequeñas. Salió tan guarra como su madre.

    Faltaba la voz de Beavis
    De hecho me cae bien. Al menos me cae mejor que el trío protagónico.
    LUL
     
  14. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    A mí me sorprende que nadie sospechara nada del lo de Istari, porque todo el rollo del embarazo falso era un plan absurdamente complicada e innecesario.

    Básicamente. Le cae bien y siempre ha querido una hermana pequeña. ¿Y quien no adora a Ylya?

    Un homenaje al anterior fic XD



    Capítulo 34

    El Matadragones





    Arthat se encontraba en la cubierta de barco volador de Gilgamesh, mirando al cielo. Tenía que unirse al segundo ejército que había lanzado Gilgamesh, encabezado por su rey, Norral. Oyó pasos. No le hizo falta volverse para reconocer el repiqueteo de la armadura dorada de Gilgamesh.
    -¿Todavía estás aquí, Arthat?
    -Iba a partir de inmediato.
    -Sí, no puedes permitir que tu rey se impaciente, ¿verdad? Es algo extraño, ver a alguien tan poderoso servir a alguien que ni siquiera puede usar magia.
    -Es mi rey.
    Gilgamesh miró a Almash arqueándolas cejas.
    -Una cualidad admirable, esa lealtad. Es algo que los reyes admiramos mucho. Y tú podrías ser uno, ¿no? Eres el elegido de tu gente.
    -Eso no está claro.
    Gilgamesh sonrió.
    -Vamos, Arthat, ¿por qué crees que Norral te acogió? Para tenerte controlado y evitar que pudieras disputarle el trono. Supongo que si no te mató de niño fue para no poner a su gente en su contra. A fin de cuentas, no todos los días nace el elegido. Bueno, supongo que su plan funcionó. Ahora te tiene como su fiel servidor, sin ambición propia.
    Arthat frunció el ceño.
    -No necesito tener ninguna ambición.
    Gilgamesh lo miró divertido.
    -¿De veras? ¿No hay nada que desees? Por ejemplo, ¿alguna mujer en concreto? Creo que hay una que siente por ti lo mismo que tú por ella, pero no podrás tenerla mientras tu rey se oponga. ¿Y no se supone que el amor es uno de los sentimientos más fuertes? ¿No deberías luchar por ella entonces?
    -¿Qué quieres que haga? ¡No traicionaré a mi rey!
    -Ju, ju, ju, ni siquiera sabes quién eres, Arthat. Pero yo te conozco. Eres un hombre nacido para liderar. Un hombre con una gran ambición oculta dentro de él. Tal vez sea el momento que te conozcas mejor a ti mismo.
    Arthat lo miró confundido.
    -¿Qué quieres decir?
    -¿No es eso lo que dicen las profecías? ¿No es la prueba final para obtener a Sakarnen enfrentarse a uno mismo, a su pasado? Será entonces cuando resurjas como el Matadragones. Ve y reclama tu legado, Arthat. Conviértete en quien debes ser.
    -No puedo-dijo Arthat-. No es seguro que sea el elegido y sólo él tiene permiso para entrar en el Valle de la Verdad.
    -Ambos sabemos que lo eres, Arthat. Cuando decidas admitir la verdad sobre ti, cuando encuentres tus verdaderos motivos para luchar, entonces podrás usar tu verdadera fuerza. Una fuerza que me sería muy útil.
    -Tengo que ir con mi rey-dijo Arthat, algo aturdido. Extendió la mano y creó un Portal. Tenía demasiadas cosas en la cabeza en ese momento. Esperaba que la batalla le ayudara a aclarase.
    -Abraza tu destino, Arthat-le dijo Gilgamesh mientras el Portal se cerraba-. Renace como un nuevo hombre.

    -Como pensábamos, hay un ejército dirigiéndose a Redel Ton-dijo Eirin tras recibir el informe de los exploradores.
    Habían acampado cerca de Redel Ton, en el lugar por el que Mat aventuró que pasaría el enemigo para atacarlos. El propio Mat, Birgitte, Celia y Kirai se encontraban con Eirin en ese momento, que caminaba por el campamento.
    -De modo que Mat tenía razón-dijo Celia-. Van a por Redel Ton porque es el lugar de procedencia del Dragón Encarnado y de la Gran Madre.
    -Ya empezaba a pensar que íbamos a quedarnos sin la ocasión de luchar-dijo Kirai.
    -Oh, estaba claro que eso no iba a pasar-dijo Mat-. A fin de cuentas, estoy yo aquí. Y tengo la maldita suerte de encontrarme metido siempre batallas, quiera o no.
    -Por lo menos esta vez la has elegido tú, así como el terreno-dijo Birgitte.
    -Hubiese preferido no tener que elegir ninguna, especialmente si es una batalla cerca de Redel Ton. Puede que ahora viva en Camylion y casi no venga nunca, pero le tengo cariño al pueblo. Crecí aquí, puñetas.
    -Tenemos que ganar esta batalla-dijo Celia con determinación- De lo contrario, mis abuelos estarán en peligro.
    -Eso es-dijo Eirin-. Hemos avisado a los del pueblo de lo que iba a pasar. Algunos se han marchado usando el Cristal Azul, pero muchos se han quedado. Entre ellos mis padres.
    -Y los míos-dijo Mat-. Hay que ver lo testaruda que es la gente aquí.
    -No piensan abandonar sus hogares ante el enemigo-dijo Birgitte-. A mí me parece una señal de valor. No es de extrañar que vosotros salierais de aquí.
    -Bueno, ¿con cuántos hombres cuenta el enemigo?-preguntó Kirai.
    -Con bastantes-respondió Mat-. El ejército de Gilgamesh parece ser muy numeroso y además se le han unido bastantes hombres en los territorios conquistados.
    -Jodidos traidores-dijo Birgitte.
    -Bueno, les han conquistado-dijo Celia-. Ahora siguen a su nuevo rey.
    -De todos modos, este no es el ejército de Gilgamesh-dijo Eirin-. Al menos, la fuera principal que lo compone no lo es. Llevan la bandera de las Islas del Trueno y la corona que aparece en ella indica que Norral Gaidran dirige en persona este ejército.
    -¿De veras?-parpadeó Mat con sorpresa-De modo que esa es la bandera de la Islas del Trueno… ¿Y la corona significa la presencia del rey?
    Eirin resopló.
    -¿Estás casado con Elaim y no sabes eso, Mat?
    -¡No me decido a estudiar banderas!
    -Es cierto, te sueles dedicar a escaquearte de todo-sonrió Birgitte-. Y se le da bien.
    Celia y Kirai se rieron. Incluso Eirin sonrió.
    -Así es Mat.
    -Bueno, se me permite hacerlo-dijo llevándose la mano al sombrero-. A fin de cuentas, soy al que le toca ganar las jodidas guerras. Y eso voy a hacer aquí. Muy bien, lo haremos como planeamos. Dividiremos nuestras fuerzas. El grupo principal se quedará aquí, atrayendo al enemigo mientras dos grupos más pequeños los rodean por los lados, usando senderos que ellos no conocen y entonces los tendremos cogidos por los huevos. ¡A por ellos!

    Norral sonreía. Mientras las tropas de Gilgamesh luchaban más al norte para conquistar el reino de Undorigin, él le arrebataría al Dragón Encarnado su lugar de nacimiento. No era más que un simple pueblo. No tenía decidido si iba a limitarse a tomar el pueblo o si lo arrasaría en su lugar. A fin de cuentas, Gilgamesh no quería adentrase en Camylion todavía y era probable que el ejército de Camylion y el Dragón Encarnado pudieran retomar la ciudad.
    -Pero si la arrasamos no quedará nada que pueda retomar. Será un golpe anímico muy fuerte para esos idiotas.
    Oyó a Sharan hablar con un mensajero detrás de ella. Luego se acercó a él.
    -Alteza, hay un ejército esperándonos.
    -De modo que han precedido que íbamos a atacar. Bueno, no es tan difícil. Ya habíamos considerado esa posibilidad.
    -Sí, alteza. Al parecer, la Gran Madre está con ellos.
    -¿Y el Dragón Encarnado?
    -No ondea su bandera.
    -De modo que ha decidido no venir a proteger su patria. Cobarde. ¿Cómo está la cosa respecto a tropas?
    -Somos superiores en número-fue Arthat el que habló al llegar junto al rey.
    -Por supuesto-asintió Norral-. Ése es el problema de que este continente está formado por diferentes reinos. Tienen que ponerse de acuerdo, organizar la alianza. Eso lleva tiempo. Hasta entonces, tienen que actuar por separado lo mejor que puedan. Y eso no basta para oponerse a mi ejército. ¡Ja, ja, ja, la primera victoria de esta guerra será la nuestra! ¡Arrasaremos este pueblo y mataremos a la Gran Madre! ¿Uh? ¿Te pasa algo, Arthat?
    -¿Eh? No, no es nada. Supongo que tengo muchas cosas en la cabeza.
    -Pues céntrate. Tú lucharás en primera línea, ¿entendido?
    -De acuerdo.
    -Y tú-siguió, girándose hacia Sharan-. Tú te quedarás conmigo, ¿de acuerdo? Tu lugar está al lado de tu rey.
    Sharan asintió.
    -Como ordenéis.
    «Algún día serás mía, mujer-pensó Norral-. Tal vez esta noche. ¿Qué mejor excusa que el embrujamiento causado por la victoria? ¡Ju, ju, ju!»
    Arthat se marchó mientras dirigía una pensativa mirada a Norral y Sharan.

    Kirai sonreía expectante. Formaba parte de uno de los grupos de emboscadas que había mandado Mat, dirigido por Rist, el hombre de mayor confianza de Mat.
    -Pareces muy impaciente por entrar el combate-le comentó Rist a Kirai, acercando su caballo al de ella-. No es algo muy habitual en las Aes Sídhe.
    -Bueno, no todas somos iguales.
    -Ya. Supongo que debes tener espíritu de guerrera. La hija de Lodaim y de una Aes Sídhe que era parte de la rama roja. Llevas la lucha en tu sangre.
    -Eso es-sonrió Kirai-. Ellos ya lucharon hace años. Ahora me toca a mí.
    -Ju, supongo que ese ímpetu también es propio de la juventud. La emoción de la batalla. Yo era igual hace años. Esperando impaciente a ver a que gloriosas victorias nos conduciría Mat. De hecho, muchos veteranos se sentían igual. Supongo que era una sensación que transmitía Mat. Además, era un jefe agradable y divertido. Nos hacía gracia como se quejaba de las batallas y hacía como si quisiera evitarlas para ir a lo más peligroso de ellas. De hecho, él sigue jurando que realmente quería evitarlas, ya ves como es.
    -Pues ahora no pareces tan ansioso de batallas.
    -Bueno, ya he visto muchas, incluso la Batalla Final. He perdido a amigos y compañeros. Tras tantos años de paz, admito que no me entusiasma la idea de volver a combatir. Pero si hay que hacerlo, mejor a las órdenes de Mat.
    -Tranquilo, caeremos sobre estos tipos y los aplastaremos en un momento.
    -Sí, el plan de Mat es bueno. Claro que sus planes siempre lo son. Pero no hay que olvidar que nos superan en número. Y si tienen gente como ese Valiar, esto será difícil.
    -Bueno, tenemos a la Gran Madre. Y estamos yo y Celia.
    -Y la lanza de Mat. Ojalá hubiesen más como ésa. Bueno, la cosa es que no te confíes. Esto no será fácil.

    Finalmente llegó el momento. Tras rodear una montaña, el camino daba directo hacia el enemigo. En cuanto Mat les dio a señal (usando un Portal) Rist dio la orden de atacar. La caballería se lanzó al galope. El enemigo hizo sonar el cuerno al verlos llegar, pero en ese momento también debían de estar sufriendo el ataque del grupo principal, encabezado por Mat. Y pronto llegaría el grupo dirigido por Birgitte.
    Con el ataque sorpresa lograron ventaja, con los soldados enemigos siendo derribados por la caballería y por los rayos de los Sídhes como Kirai, aunque estos no eran muy numerosos. Kirai sonrió emocionada al lanzar por los aires a un grupo de soldados. La lucha era excitante. Se bajó de su caballo y se quedó apartada. Cargando como una idiota conseguiría que la matasen. Era más letal a cierta distancia.
    -¡Tomad esto, desgraciados!
    Kirai se dedicó a apoyar a sus hombres desde lejos. Por el momento la cosa funcionaba. Entonces, una serie de potentes rayos cayó sobre el ejército de Mat, sobre el grupo principal tanto como sobre el de Kirai. Estos explotaron con una gran fuerza y fueron cayendo a gran velocidad.
    -¡Menudo poder!-dijo Kirai, impresionada. Ella desde luego no podía lanzar ataques a ese nivel. Al menos no todavía-Alguien con tanta fuerza…Debe ser Arthat.
    Eso tenía sentido. Arthat era de las Islas del Trueno y tenía más poder que su padre incluso, por lo que se decía. Bueno, pues ella estaba allí y no iba a permitir que los destrozara de ese modo. Invocó a Ojos Oscuros y se montó en él. Mientras ella concentraba sus esfuerzos en intentar detener los rayos de Arthat, Ojos Oscuros podía atacar al enemigo igualmente. Entonces vio un borrón debajo de ella y algo golpeó a su monstruo, haciendo que los dos se precipitaran contra el suelo.
    -¡Mierda!-gritó Kirai, saltando de su dragón mientras creaba un cojín de aire para amortiguar su caída. Cayó sobre él y rodó sobre el suelo. Aun así, dolió. Debía haberse roto alguna costilla y tenía torcido el tobillo. Pero al menos estaba viva-¿Quién diablos me ha atacado?
    -He sido yo.
    Kirai vio delante de ella a un guerrero enorme con una espada de tamaño también descomunal. Sin duda, un monstruo invocado por un duelista. Sí, ese monstruo había saltado hacia Ojos Oscuros y lo había derribado. De detrás de él surgió un hombre que tenía un aire de seguridad en sí mismo.
    -Me llamo Wyld. Soy general del ejército de su majestad.
    -Vaya, ¿y has dejado el mando para venir a luchar aquí?
    -El rey dirige la batalla en persona-respondió Wyld-. Busca la gloria de la victoria y no cree que vaya a haber muchos problemas para arrasar un pueblo.
    -Ju, así que básicamente te ha quitado tu puesto. Qué patético.
    -No te confundas-dijo Wyld, esbozando una sonrisa que denotaba peligro-. Lo prefiero de este modo. Me gusta luchar. Cuando vi a tu dragón, no pude resistirme a atacarlo.
    -¿Qué pasa, no te gustan?
    -Nosotros tenemos la leyenda del Matadragones. Es nuestro elegido. Arthat es esa persona o al menos eso creemos, ya que no ha cumplido todas las profecías todavía. Pero la figura del Matadragones es muy importante en nuestro pueblo. Así que digamos que todos estamos dispuestos a luchar contra dragones.
    Ahora fue Kirai la que sonrió.
    -Menuda estupidez. Una leyenda…Y el nombre podría ser simplemente decorativo. A fin de cuentas, los dragones han estado prácticamente desaparecidos durante miles de años.
    -Pero ahora han vuelto, ¿no? Es una señal de que Arthat es el elegido. Todos esperamos impacientes que se proclame. Pero por ahora, mientras libramos esta guerra, yo me encargaré de luchar y matar Dragons por él.
    -Qué interesante-dijo Kirai-. ¿Crees que podrás derrotar a los míos?
    -Ju, sólo hay una forma de averiguarlo, ¿verdad?
    Kirai se fijó en que Wyld llevaba un Dedanke. No era un Sídhe, pues. Podría matarlo con la magia. Pero ése sería el camino de los cobardes. Wyld había ido hacia ella sabiendo eso. Este tipo le caía bien. Hizo aparecer su Shídank.
    -Te derrotaré en un duelo.
    -Así me gusta. ¡Te demostraré que los dragones no son tan poderosos como piensa la gente!
    El guerrero que tenía invocado Wyld desapareció cuando éste devolvió la carta a su deck.
    -¡Muy bien, vamos allá!
    -¡¡Duelo!!
    Kirai 4000 LP
    Wyld 4000 LP

    -Empiezo yo-dijo Kirai-. Invoco al Dragón Primigenio Antimagia (1500/1000). Luego pongo una carta bocabajo y con eso termino mi turno.
    -Me toca a mí-dijo Wyld, sacando carta con confianza-. Invoco al Mago Blanco Hábil (1700/1900). ¡Adelante, ataca al Dragón Primigenio Antimagia!
    Kirai 3800 LP
    -Se activa el efecto de mi monstruo-dijo Kirai-. Cuando es destruido puedo añadir una carta Piedra Mágica de mi deck a mi mano.
    -De modo que eso es lo que buscabas…Muy bien, yo pongo dos cartas bocabajo. Ahora te toca a ti.
    -Perfecto. ¡Es mi turno, robo! Activo la “Piedra Mágica de la Luz”, que me permite fusionar a mis Dragones Primigenios. ¡Fusiono al Dragón Primigenio del Río con el Dragón Primigenio de la Montaña! Invoco un dragón de agua. ¡El Dragón Primigenio del Mar (2500/1900)!
    -¡Un monstruo con 2500 de ataque!
    -Y por su efecto puedo devolver a tu monstruo a la mano. ¡Despídete de él!
    Una ola se llevó al monstruo de Wyld, dejando su campo vacío de monstruos.
    -Ya no tienes monstruos que te defiendan-sonrió Kirai-. ¡Te ataco directamente!
    El dragón marino se abalanzó sobre Wyld y lo golpeó.
    -¡Argh!
    Wyld 1500 LP
    -Ju, ¿qué te ha parecido eso?
    -No ha estado mal. Pero el duelo no ha terminado.
    -Por poco tiempo. Termino mi turno.
    -¡Me toca a mí! Ahora verás la fuerza de alguien preparado para destruir dragones. Invoco de nuevo al Mago Blanco Hábil (1700/1900). Entonces activo la carta mágica continua “Absorción de Hechizos”. Gracias a esta carta, cada vez que se active una carta mágica ganaré 500 puntos de vida.
    -¿Intentas recuperar la vida que has perdido?
    -Es más que eso. Cada vez que una carta mágica es activada, mi Mago Blanco Hábil gana un contador mágico.
    -Por lo que ahora tiene uno-dijo Kirai, viendo como uno de las gemas que portaba el mago de adorno brillaba.
    -Eso es. Luego activo el “Emblema del Destructor de Dragones”. Al hacerlo, mi mago gana otro contador y yo 500 puntos de vida.
    Wyld 2000 LP
    -Entonces, por el efecto de mi carta, añado a Buster Blader a mi mano. ¡Y ahora activo mi carta trampa continua, “Piedra del Poder Negro Absoluto”! Al ser activada, esta carta gana tres contadores mágicos. Y una vez por turno puedo darle uno de esos contadores a otra carta. Se le doy al Mago Blanco Hábil.
    -Ya tiene tres contadores-Kirai estaba lo bastante habituada a los duelos como para saber percibir el peligro-. ¿Es ahora cuando liberará todo su poder?
    Wyld sonrió.
    -Así es. ¡Lo puedo sacrificar para invocar al poderoso Buster Blader! (2600/2300)
    El mismo guerrero que la había atacado cuando estaba montado en su dragón apareció ahora en el campo.
    -Tiene 2600 puntos de ataque…
    -Y por su efecto, gana 500 más por cada dragón en tu campo o cementerio.
    -¡¿Cómo?!
    -Tienes tres en el cementerio y uno en el campo. ¡De modo que el ataque de Buster Blader aumenta hasta los 4600!
    -¡4600 de ataque!
    -¿Lo ves ahora? ¡Esta es la fuerza de un Matadragones! ¡Adelante, acaba con su monstruo!
    Buster Blader enarboló su enorme espada y partió en dos al Dragón Primigenio del Mar.
    -¡¡Arghh!!
    Kirai 1900 LP
    -Ahora eres tú quien va perdiendo el duelo.
    Kirai miró desafiantemente a Wyld.
    -Ju, parece que eres realmente fuerte. No bromeabas.
    -Por supuesto que no. Tú parecías creer que no podría vencer a tus dragones. Bien, chica, dime, ¿sigues pensando eso? ¿Tienes algún dragón que pueda vencer a mi monstruo?
    -Ahora lo verás-respondió Kirai. Era emocionante enfrentarse a un rival fuerte. Eso la ayudaba a volverse más fuerte a ella-. ¿Has terminado?
    -Casi. Pongo mi última carta bocabajo. Tu turno.
    -¡Me toca! En este momento se activa el efecto del Dragón de la Montaña. Durante la siguiente Standby Phase después de que un dragón de fusión sea destruido, puedo añadir dos dragones de mi deck cuyos atributos sean distintos. Elijo al Dragón Alcaesto y al Dragón Primigenio del Vendaval.
    -Cuantos más dragones mejor para mí.
    -Ya te arrepentirás. Invoco al Dragón Alcaesto (1700/300). Y entonces activo su efecto. Puedo convertir su atributo en el que yo quiera. Lo hago oscuridad.
    -Ya entiendo. Tus monstruos se fusionan dependiendo de su atributo.
    -Ju, eso es. ¡Activo la carta de la “Fusión”, fusionando al Dragón Primigenio del Vendaval de mi mano con el Dragón Alcaesto!
    -Recuerda que gracias a la “Absorción de Hechizos”, eso me da 500 puntos de vida.
    Wyld 2500 LP
    -No me importa. ¡Ven, Dragón Primigenio de Ojos Oscuros! (3000/2500)
    El mejor monstruo de Kirai apareció en el campo, rugiendo a Wyld.
    -Ju, mi Buster Blader ya tumbó a ese dragón antes.
    -Esto vez será distinto.
    -De todos modos, hay algo que no entiendo. ¿Por qué no cogiste directamente un dragón de oscuridad?
    -Por el otro efecto del Dragón Alcaesto-respondió Kirai, sonriendo-. Al ser fusionado, puedo invocar un Dragón Primigenio desde mi deck. ¡Invoco al Dragón Primigenio de Nieve! (1000/1900)
    -¿Buscas invocar un monstruo débil? Bueno, a mí no me importa. Gracias a tu jugada, ahora Buster Blader ha ganado otros 2000 puntos de ataque (6600). Destrozará todos tus puntos de un solo golpe.
    -Deberías preocuparte mejor de los tuyos. ¡Activo el efecto de Ojos Oscuros! ¡Te causo 800 puntos de daño!
    -¡Ugh!
    Wyld 1700 LP
    -¿Crees que podrás ganarme a base de daño por efectos?
    -No, ahora viene lo mejor. ¡Te ataco con Ojos Oscuros!
    Wyld entrecerró los ojos.
    -¿Atacas a un monstruo con 6600 puntos de ataque? ¿Estás loca?
    -¡No me subestimes! ¡Cuando Ojos Oscuros ataca puedo cambiar la posición de un monstruo!
    -¡¿Cómo dices?!
    -Puede que Buster Blader tenga mucho ataque, pero su defensa es sólo de 2300. Además, debido al efecto del Dragón de Nieve, no puedes designar a otros Dragones Primigenios por efectos de cartas, así que tus cartas tapadas no me dan miedo.
    -De ese modo Ojos Oscuros puede derrotar a Buster Blader-dijo Wyld, atónito, mientras su monstruo era cambiado a defensa.
    -Y también activo mi trampa continua, “Ira del Dragón”. ¡Con esto mi monstruo atraviesa defensas! ¡Toma esto!
    -¡Urgh!-el ataque de fuego negro de Ojos Oscuros alcanzó a Buster Blader y las llamas rozaron a Wyld.
    Wyld 1000 LP
    -¡Ja, ja, ja! ¿Qué te ha parecido esto? Soy Kirai, la Reina del Santuario. A mí no va a derrotarme un duelista cualquiera. ¡Terminemos con esto! ¡Te ataco directamente con el Dragón Primigenio de Nieve!
    -¿Un duelista cualquiera? ¡Soy uno de los mejores de mi reino! ¡Activo mi trampa, “Restauración Milagrosa”! Remuevo los dos contadores que le quedan a la “Piedra del Poder Negro Absoluto” para poder revivir a Buster Blader. ¡Regresa! (6600/2300)
    -¿Ha regresado?-se sorprendió Kirai.
    Wyld sonrió.
    -Ha sido impresionante que lograras vencerlo una vez con tus dragones, pero ahora que ha vuelto con todo su poder, no volverá a pasar.
    -No estés tan seguro. ¡Pongo dos cartas bocabajo! Y durante mi End Phase, el Dragón Primigenio de Nieve pasa defensa.
    -No hay defensa que pueda resistir el ataque de mi monstruo. ¡Mi turno! Ojos Oscuros sigue en ataque, de modo que es el momento de acabar con él. ¡Adelante, Buster Blader!
    -¡Activo mi carta trampa, “Aliento Letal Primigenio”! Mandando un Dragón Primigenio de mi deck al cementerio, esta carta reduce el ataque de tu monstruo en 600 puntos y le niega el efecto. ¡El ataque de Buster Blader se queda 2000, lo que quiere decir que pierdes el duelo!
    -No tan rápido-replicó Wyld-. Activo mi trampa, “Ofrecimiento de Brazo Izquierdo”. Mando todas las cartas de mi mano al cementerio para añadir una carta mágica de mi deck a mi mano.
    -Iluso, ¿crees que añadiendo una carta mágica a la mano vas a lograr algo?
    -Si es esta carta, sí-dijo Wyld, con un brillo feroz en los ojos-. ¡Activo la carta mágica de juego rápido, “Fusión del Guerrero Destructor”!
    -¿Una magia de fusión de juego rápido? Pero no tienes otros monstruos.
    -Ju, no los necesito. Esta carta me permite fusionar usando también tus monstruos para invocar un monstruo que requiera a Buster Blader como material.
    -¿Usando mis monstruos?
    -Puesto que por el efecto del Dragón Primigenio de Nieve no puedo escoger a Ojos Oscuros, lo elijo a él. ¡Fusionaos, Buster Blader y Dragón Primigenio de Nieve!
    Kirai miró pasmada como su monstruo era absorbido por la espada de Buster Blader y como éste se transformaba.
    -Una carta para apoderarse de los dragones del enemigo…Maldito.
    -¡Invoco a mi mejor monstruo! ¡Guerrero Destructor de Dragones-Buster Blader! (2800/2500)
    -Un ataque de 2800 puntos. Aunque supongo que también debe de aumentar.
    -Así es. Pero antes de explicarlo, como he usado una carta mágica, gano 500 puntos.
    Wyld 1500 LP
    -Bien, ahora sí. Por su efecto, Buster Blader gana 1000 puntos por cada dragón en tu campo o cementerio.
    Kirai abrió muchos los ojos. ¿Había oído bien?
    -¿Has dicho 1000 puntos por cada uno?
    -Hay nueve, por lo que su ataque aumenta en 9000 (11800).
    -Imposible, su ataque es desorbitado…
    -Y eso no es todo. Mi monstruo es parecido a Ojos Oscuros. Mientras esté en el campo, todos los dragones deben estar en defensa y al atacarlos, te causo daño de perforación.
    -¿Cómo dices?
    -¡Sométete ante la espada del Destructor de Dragones!-gritó Wyld y Ojos Oscuros plegó las alas y cambió a defensa.
    -Maldito, usar mi propio truco contra mí…
    -¡Adelante, Buster Blader, acaba con Ojos Oscuros!
    «Tsk, no te creas que me voy a dejar vencer tan fácilmente-pensó Kirai-. No te dejaré vencer a mi monstruo.»
    -¡Activo el efecto del Dragón Primigenio del Vendaval en mi cementerio! Lo remuevo del juego para negar tu ataque y robar una carta.
    El dragón de Kirai apareció en el campo, levantando un fuerte viento.
    «Y luego podré usar el efecto de Ojos Oscuros. Y si consigo evolucionarlo, ganaré.»
    -¡Eso no funcionará! ¡Buster Blader también impide que se activen los efectos de los monstruos de tipo dragón, estén donde estén!
    -¡¿Qué?!
    -Como hay un dragón menos el ataque de Buster Blader baja a 10800, pero sigue siendo suficiente. ¡Se acabó!
    La espada del Destructor de Dragones cortó a Ojos Oscuros, acabando con él.
    -Al final has caído junto a tus dragones.
    -No estés tan seguro, idiota. Yo no pierdo así como así.
    Wyld vio con sorpresa que los puntos de Kirai seguían siendo de 1900.
    -¿No has perdido vida?
    -Es por el efecto del monstruo mandé al cementerio con “Aliento Letal Primigenio”, el Dragón Primigenio Radiante. Durante el turno es que es mandado al cementerio, no recibo daño. Y puesto que no es un efecto que se active…
    -Ya entiendo. Un golpe de suerte. Pero no importa. Te enfrentas a Buster Blader, con 10800 puntos de ataque, que pasa a tus dragones a defensa, causándote daño y te impide activar sus efectos. No puedes vencerle.
    -Ju, no tienes ni idea de a quién te enfrentas.
    «Es cierto que la situación es difícil, pero desde el torneo me he estado entrenando. Puedo que haya pasado poco tiempo, pero me ha servido.»
    -¡Activo mi trampa, “Decreto de los Reyes Dragón”! Con esta carta remuevo del juego desde el cementerio al Dragón Primigenio Radiante y al Dragón Alcaesto, ambos de luz, para añadir una carta que fusione desde mi deck a mi mano.
    -¿Buscas debilitar a Buster Blader eliminado dragones del cementerio? Aunque lo hagas, sigue teniendo 8800 puntos de ataque.
    -No me importa. ¡Acabaré con él! Es mi turno, robo. Activo la “Piedra Mágica del Viento”.
    -Me da 500 puntos de vida.
    Wyld 2000 LP
    -No importa. Esta carta me permite devolver dos Dragones Primigenio de Fusión en mi cementerio o removidos del juego al Extra Deck y otros dos que no sea de fusión, que van a mi mano. Luego robo una carta.
    -Tsk, eso bajará el ataque de Buster Blader otra vez…
    -Devuelvo al deck al Dragón Primigenio de Ojos Oscuros y al Dragón Primigenio del Mar y añado a mi mano a los monstruos que removí, el Dragón Primigenio Radiante y al Dragón Alcaesto. ¡Y ahora robo carta!
    -El ataque de Buster Blader baja en 2000 puntos, por lo que se queda en 6800. ¿Es eso lo que buscabas? De todos modos, ningún monstruo que saques podrá derrotarle en combate.
    -Ya veremos. Invoco al Dragón Primigenio Radiante (1200/100).
    -El ataque de Buster Blader aumenta, pues (7800).
    -No importa. Activo “Magia Primigenia”. Al tener a un Dragón Primigenio en juego, puedo añadir una Piedra Mágica de mi deck o cementerio a mi mano. Recupero la “Piedra Mágica de la Luz”.
    -Y yo gano 500 puntos por la “Absorción de Hechizos”.
    Wyld 2500 LP
    -¿Qué es lo que pretendes? Así solo consigues que gane vida. ¿O acaso esperas invocar un dragón que pueda vencer al Destructor de Dragones?
    -No hay monstruo al que yo no pueda vencer. Activo la “Double Fusion” pagando 500 puntos.
    -Y yo los gano.
    Kirai 1400 LP
    Wyld 3000 LP

    -Fusiono al dragon de mi campo con la “Piedra Mágica de la Luz”, que vale como un monstruo de luz. ¡Ven, Dragón Primigenio del Día Luminoso (2300/2500)!
    Wyld sonrió con seguridad.
    -Ju, ¿eso es lo que querías invocar? Sólo has logrado aumentar el ataque de mi monstruo en 1000 puntos (8800). ¿Y ahora qué?
    -La “Double Fusion” me permite fusionar dos veces. ¡De modo que fusiono al monstruo que acabo de invocar, el Dragón Primigenio del Día Luminoso y al Dragón Alcaesto! ¡Te presento a uno de mis dragones evolucionados! ¡El Dragón Primigenio Sagrado! (3200/3500)
    Wyld no parecía impresionado.
    -Así que un dragón evolucionado…Por el momento, al invocarlo le has dado a mi monstruo 2000 puntos de ataque más (10800). Además, al igual que todos los dragones, pasa a defensa.
    -¡Ju, esta no te funcionará!-dijo Kirai-¡Por el efecto de mi monstruos los Dragones Primigenios no son afectados por tus cartas! Y como es un efecto permanente y no uno que se active, tu Buster Blader no puede negarlo.
    -¿Cómo dices? ¡Maldición, pero mi monstruo sigue siendo más fuerte!
    -Sí, pero ahora puedo luchar-dijo Kirai, sonriéndole a Wyld-. ¿Qué pasa, te estás poniendo nervioso? ¡Haces bien, porque voy a derrotarte! ¡Voy a atacarte con el Dragón Primigenio Sagrado!
    -¿Dices que vas a atacar a un monstruo que tiene 10800? ¡Tu dragón quedará hecho trizas!
    -¡No si activo mi carta mágica, “Rugido del Dragón Primigenio”! Esta carta se activa seleccionado un monstruo Dragón Primigenio de Fusión en mi campo. Durante este turno, cualquier monstruo contra el que batalle perderá ataque igual a su defensa. ¡Y puesto que Buster Blader también gana defensa, eso quiere decir que tu monstruo perderá 10500 puntos de ataque!
    -¡No puede ser!-exclamó Wyld mientras su carta mágica le daba 500 puntos de vida más.
    Wyld 3500 LP
    -¡Adelante, Dragón Primigenio Sagrado, ataca!
    -El ataque de monstruo baja a 300…
    -¡Acaba con el Guerrero Destructor de Dragones-Buster Blader!
    El ataque del Dragón Primigenio Sagrado alcanzó a Buster Blader y lo destruyó.
    -¡Urgh!
    Wyld 600 LP
    «Ha destruido a mi monstruo…Pero si en el próximo turno robo algunas de mis muchas cartas para revivir monstruos, traeré de vuelta a Buster Blader y ganaré.»
    -Hora de ponerle fin a esto-dijo entonces Kirai, alzando la mano hacia el cielo-. Activo el otro efecto del Dragón Sagrado. Cuando destruye un monstruo en batalla, puedo invocar de modo especial un monstruo dragón de mi deck o cementerio. ¡Ven, Dragón Primigenio de las Sombras (2000/0)!
    -¿Otro monstruo?-dijo Wyld sin poder creérselo.
    -Arrepiéntete de haber decidido luchar contra mí. ¡Dragón Primigenio de las Sombras, ataca directamente!
    El Dragón de las Sombras lanzó una niebla oscura que alcanzó a Wyld y lo lanzó por los aires. Aterrizó un par de metros más lejos, inconsciente.
    Wyld 0 LP
    Kirai sonrió al contemplar a su adversario derrotado. Había sido un oponente poderoso, pero ella lo era más. Soltó una leve risa.
    -Bueno, supongo que podré dejarte con vida-dijo, atando a Wyld con redes invisibles-. Quizá podamos usarte para negociar en caso de que las cosas salgan mal.
    Por el momento, no iba demasiado a bien a juzgar de lo que veía. El enemigo había conseguido resistir el ataque sorpresa y fortalecerse, especialmente gracias a los devastadores ataques que estaba lanzando Arthat. La fuerza de su mayor número empezaba a darles ventaja.
    -Tsk, esta batalla no va a ser tan fácil como yo creía. Supongo que Mat tenía razón. Siempre acaba metido en las batallas más peligrosas. Espero que tenga algo pensando, porque aunque me fastidie admitirlo, ahora mismo no soy rival para Arthat.


    Carta del día:
    [​IMG]


    Próximo capítulo: La Manipuladora del clima
     
  15. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    Leído el último cap, Kirari gana al buster blader, estuvo chido, y Goldie empieza a meterle dudas a Arthat. Supongo que tarde o temprano va a acabar traicionando a Norral por la chica.

    Era más complicado pensar que Istari fuera a inventarse una mentira luego de todo lo que hizo. Also, Draesla era más OP y ambos eran elfos, realmente, sospechar que pudiera usar a una niña cuando tenía un plan a corto plazo... como que no.

    [​IMG]
     
  16. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    Con lo que se hace él de querer.

    Pero el poder de Driselia era oscuro. Las pistas estaban ahí XD

    ¡Baka!
    [​IMG]

    Por algo ella tiene spinoff y los demás no.

    Ahora, new chapter...¡con cameo de un viejo arquetipo mío! Tal vez Legend12Legend12 lo reconozca, creo que le gustaba el personaje. DrackyDracky no estoy seguro de si estaba entonces.



    Capítulo 35

    La Manipuladora del Clima





    -¿Cómo va la batalla?-preguntó Norral.
    -Ha habido un momento de peligro con ese ataque sorpresa, pero hemos logrado contrarrestarlo-dijo Sharan-. Arthat y nuestras usuarias de magia, las Manipuladores del Clima, están haciéndoles bastante daño en sus líneas.
    Norral sonrió con satisfacción.
    -Sí, es algo que no se esperaban, ¿verdad? Puede que sus Aes Sídhes tengan más conocimientos que las nuestras, pero las nuestras tienen sus especialidades.
    -Sí, alteza. El viento y el rayo son nuestros.
    Esa era una ventaja que tenían sobre las Aes Sídhe y Daoine Sídhe. Como pueblo marinero que era al vivir en islas, sus usuarias de magia habían perfeccionado el control sobre los vientos y las tormentas para navegar de forma más rápida y segura. No tenían las enseñanzas de la Torre, por lo que su uso de la magia era más limitado, pero la maestría en los que sí dominaban les permitían descargar rayos en las primeras líneas de combate, alcanzando sólo al enemigo. En cambio, los otros debían de limitar ese tipo de ataques al grueso de sus tropas para no alcanzar a los propios aliados, lo que hacía que los ataques fuesen fáciles de prever y detener. Las Aes Sídhe que quisieran atacar a los soldados que luchaban tenían que ir en primera línea también, exponiéndose a morir.
    -Suma Sacerdotisa-una mujer de pelo azul claro se acercó a Sharan. Se trataba de la segunda al mando de las Manipuladoras del Clima, sólo por detrás de la propia Sharan-. ¿Me habíais llamado?
    -Así es, Senara. Hay que reforzar más los ataques en el frente, dónde está peleando Arthat. Si destrozamos su formación tal vea capturemos a la Gran Madre.
    -Muy bien, se lo comunicaré a las otras.
    -Una cosa más. Acaba de aparecer otra fuerza por otro camino que desconocíamos. Ocúpate de eso también.
    -Iré yo misma, entonces.
    -Tsk, con esto nos están atacando por tres lados-dijo Norral-. Tenemos que dividir nuestra atención en tres frentes. Pero seguimos siendo más y sus fuerzas están divididas. Si logramos tomar ventaja contra alguna de las dos fuerzas de asalto, luego podremos aplastar al resto por superioridad numérica.
    -Sí, alteza. Pero sus hombres son esquivos. Luchan muy bien, con formaciones y tácticas inesperadas. Su comandante debe ser muy bueno. Por eso mismo, Senara, extrema las precauciones. No sabemos con qué nos pueden salir.
    -Tendré cuidado, Sharan-dijo Senara, llamándola ahora por su nombre. Tenían edades similares y habían sido amigas muchos años-. Tenlo tú también. Y protege al rey.
    Esto último lo dijo únicamente porque era lo que debía decir. Al igual que muchos más, ella creía que Arthat era el elegido. Era leal al rey, claro, pero si se diese el caso, seguiría a Arthat por encima de él. Norral debía saberlo y era por lo que no confiaba en Arthat, pese a su probada lealtad. Y encima había realizado triquiñuelas para impedir que Sharan pudiera estar con Arthat, por envidia. Sin embargo, no podía decir nada de eso. Le dirigió una mirada de apoyo a su amiga y se marchó. Lo que podía hacer ella era asegurarse de ganar la batalla y que Arthat sobreviviera, hasta que llegara el momento en que pasara las pruebas.

    -¡Malditos rayos!-gritó Birgitte después de que uno estallara cerca de ella, matando a dos hombres-¿Estos tipos están locos o qué?
    El grupo de Birgitte había lanzado su ataque después de que el ejército de las Islas del Trueno tuviera que reorganizarse y mandase tropas para cubrir el flanco que había atacado la compañía dirigida por Rist. Sin embargo, eran buenos. Tras el primer ataque sorpresa habían estado alerta por si se sucedía otro. Y lo peor eran esos rayos. Caían justo donde luchaban los hombres cuerpo a cuerpo.
    -No es que estén locos-dijo Celia, abatiendo a un enemigo con su espada. Las lecciones de esgrima de su padre le permitían luchar en primeria línea con magia y espada, al igual que los Daoine Sídhe. Desde allí había podido contemplar de primera mano los ataques del enemigo-. Los rayos caen sólo sobre nosotros. Por supuesto, alguno puede haber alcanzado a alguno de los suyos, pero son casos aislados-Celia adoptó una expresión de preocupación-. Su control…es muy preciso.
    -Maldita sea, de haberlo sabido seguramente Mat hubiese ideado otro plan-dijo Birgitte, lanzando dos flechas simultáneamente que fueron a clavarse sobre dos enemigos-. Los rayos hacia las tropas situadas detrás hacen daño, pero se puede reducir en gran medida teniendo gente dedicada a pararlos. Pero estos que caen justo aquí son un incordio.
    -Lo sé, cuesta predecir donde van a caer-dijo Celia, que en ese momento desvió uno que iba a alcanzarlas a ella y a Birgitte-. ¿No puedes lanzar flechas plateadas para que nos abramos camino?
    -No es algo que pueda hacer así como así-respondió Birgitte mientras lanzaba una flecha y se giraba hacia sus hombres para darles instrucciones mediante señales-. Ahora mismo soy una persona normal. Muy buena con el arco, eso sí. Pero para poder usar los poderes de Heroína Legendaria dependo de Mat y el jodido Cuerno Legendario parece ser que decide él mismo cuando adoptar su forma real. ¿Quién sabe? Quizá permanezca como Dedanke ahora que el Creador Oscuro ha sido destruido.
    Celia torció el gesto y miró al cielo. La mayor parte de los rayos se descargaban sobre la fuerza principal del ejército, donde se encontraba su madre. Tenía que lograr hacer más daño al enemigo para que no pudieran dedicarle tanta atención al grupo principal.
    Birgitte se percató de lo que estaba pensando.
    -No te preocupes por Eirin. Esta no es ni de lejos la batalla más peligrosa en la que ha estado. Ni yo. Tú sólo sigue el plan de Mat y estate atenta por si tenemos que retirarnos y volver con los demás con un Portal.
    -De acuerdo-dijo Celia. Sí, debía ceñirse al plan. En una batalla había que hacer lo que ordenasen los superiores o podía irse todo al traste. Se suponía que Mat era un gran general, así que debía confiar en él. Y su madre era la Gran Madre, sabría arreglárselas.
    Pero era hora de hacer algo más. Celia extendió la mano y lanzó una ráfaga de viento, apartando a los enemigos que tenía a su alrededor. A continuación, usando casi toda su fuerza, creó una serie de explosiones que hicieron estallar el suelo. Eso creó un agujero en la formación enemiga que podía aprovechar.
    -¡Bien hecho, Celia!-sonrió Birgitte, corriendo hacia delante y girándose hacia sus hombres-. ¡Vamos, ataquemos ahora usando la formación siete que nos ha indicado Mat!
    Colocada en una posición alejada y elevada, medio escondida detrás de una gran roca, Senara se fijó en Celia. Podía notar su poder. Era fuerte, mucho. Su presencia estaba resultando clave en ese flanco de la batalla. Eliminarla sería clave.
    -Lo siento, pero has destacado demasiado.
    Hizo caer un rayo sobre ella, pero la joven de cabellos dorados lo percibió y lo repelió. Tras desviar dos más, Celia volvió la cabeza hacia la posición en que estaba Sharan.
    -Así que me ha visto…
    Celia la atacó, pero Senara era más rápida en el manejo de los rayos, así que lo detuvo. Al ver que eso no funcionaba, Celia probó a lanzar bolas de fuego y rayos de magia, pero un potente viento surgió de Senara, provocando que los ataques no la alcanzaran.
    «No solo son hábiles con los rayos, también en el manejo del viento-pensó Celia-. Desde esta distancia tiene ventaja y nos está haciendo daño.»
    Vio que Birgitte y los demás estaban progresando. Bien, entonces ella se encargaría de detener a esa atacante. Su poder era grande y con ese control de los rayos debía ser de las que más problemas les estaban causando. Tenía que detenerla. Por suerte, ella conocía trucos que la otra no, incluso aunque se supusiera que una aprendiza no debía conocerlos todavía. Abrió un Portal y lo atravesó para aparecer al enfrente de la sorprendida Senara.
    -¡Maldición!-gritó ella, logrando detener el ataque de Celia.
    -Se acabaron tus ataques.
    -Un Portal…-una vez superada la sorpresa, Senara se mostraba tranquila-. Ya sabía de ellos, claro, pero siguen siendo algo nuevo para nosotros. Es impresionante.
    -Vuestro manejo del viento y los rayos también-respondió Celia con sinceridad.
    -Tiene que serlo. Siempre navegamos por el mar. En verdad, nunca hemos necesitado nada más.
    -Entonces, ¿por qué nos invadís?
    -Así lo quiere el rey. O así lo quiere Gilgamesh. Nuestro rey le juró lealtad. Vio esto como una oportunidad para expandirnos. Además, supongo que quiere lograr la grandeza que nuestras profecías atribuyen a nuestro elegido por sí mismo. En lo que respecta a mí, estaría encantada volviendo a mis barcos. Pero estoy aquí y ganaremos la guerra.
    -No lo permitiré. En el pueblo que vais a atacar viven mis abuelos, de modo que voy a deteneros.
    Senara sonrió.
    -Tienes valor, Aes Sídhe. Pero yo soy la líder de las Manipuladoras del Clima después de Sharan. En nuestro pueblo, practicamos los duelos entre nosotras y yo soy la mejor. Para vencerme no sólo basta con poder. Necesitarás habilidad.
    Celia hizo aparecer su Shídank.
    -Muy bien. Verás que soy una de las mejores duelistas de la Torre.
    «Perdí el último duelo contra Valiar, pero ahora venceré. Este duelo es más importante que uno del torneo.»
    -Luchemos, pues.
    -¡¡Duelo!!
    Celia 4000 LP
    Menara 4000 LP

    -Empiezo yo-dijo Celia-. Invoco a la Goddess Knight Selayne (1800/1300). Luego activo mi carta mágica continua “Luz de las Goddess Knight”. Mientras tenga una Goddess Knight, no recibiré daño de batalla. Con eso termino mi turno.
    -Muy bien, me toca. Yo invoco al Halcón del Valle Brumoso (2000/1200).
    -¿Tiene 2000 puntos de ataque?
    -Sí, pero debo devolver una carta en mi campo a la mano para que ataque.
    -Ya veo.
    «Pero cuando destruya a Selayne su monstruo también será destruido y yo podré invocar una Goddess Knight de mi deck del mismo nivel. Y no recibiré daño.»
    -Pongo una carta bocabajo y activo mi carta mágica de equipo, “Rayo del Big Bang”, que le da 400 puntos de ataque al monstruo equipado. Se lo doy al tuyo (2200).
    -¿A mi monstruo?-se sorprendió Celia.
    -¡Adelante, ataca a la Goddess Knight Selayne! Para ello, debo devolver “Rayo del Big Bang” a mi mano. Y cuando esta carta deja el campo, el monstruo equipado es removido del juego.
    -¡Eso es lo que buscabas!-comprendió Celia, viendo como su monstruo desaparecía.
    -¡Eso es! ¡Ahora el ataque se convierte en un ataque directo!
    -¡Argh!
    Celia 2000 LP
    -¡Activo mi magia de juego rápido, “Nido de la Golondrina”! Sacrifico al Halcón del Valle Brumoso para invocar un monstruo bestia alada del deck del mismo nivel. ¡Un segundo Halcón del Valle Brumoso! (2000/1200)
    -Otro más…
    -Tiene 2000 puntos de ataque, igual que tu vida. ¡Devuelvo mi carta tapada a la mano para atacar! ¡Se acabó!
    -Activo el efecto de Goddess Knight of Sunshine Proserpina. La descarto para no recibir daño.
    -Te has salvado-dijo Menara, impresionada-. Bien hecho. Poca gente sobrevive a esta jugada. Tal vez sí que tengas habilidad, tal y como decías. Vuelvo a colocar mi carta bocabajo y termino mi turno.
    «Tengo que destruir a su monstruo, o de lo contrario podrá volver a usar su combinación con la carta mágica de “Rayo del Big Bang”.»
    -Muy bien, es mi turno. Invoco a Goddess Knight Elly (1300/1000). Entonces, como controlo una Goddess Knight, puedo invocar especialmente a la Goddess Knight Regalia (1200/1300). Mis dos monstruos son de nivel 3. ¡Creo una Red Overlay con ellas!
    -Así que una invocación Exceed…
    -¡Invoco a la Goddess Knight Mars! (1900/1800)
    -Tiene menos ataque que mi Halcón del Valle Brumoso.
    -Por eso mismo activo mi carta mágica de equipo, “Goddess Sword”. Esto aumenta el ataque de Mars en 500 puntos (2400). ¡Adelante, ataca!
    La espada de Mars alcanzó al Halcón y lo destruyó.
    Menara 3600 LP
    Menara sonrió.
    -Has hecho lo que yo quería. Al hacerme daño, activo mi trampa continua, “¡Atrás Bribón”!. Esto hace que cualquier monstruo que cause daño regrese a la mano.
    -¡Eso no funcionará!-dijo Celia-Al haber usado a Elly como material Exceed, Mars no será afectada por tus cartas mientras tenga materiales Exceed. ¡Tu carta no le afecta!
    -Maldición…
    -Además, ahora va el efecto de Mars. Cuando destruye un monstruo en batalla, gasto un material y declaro un tipo de carta. Si tienes un tu mano una de ese tipo, la mandas al cementerio y robo una carta. ¡Declaro mágica!
    Menara hizo un mueca y mostró las cartas de su mano, dos monstruos y el “Golpe del Big Bang”.
    -Tu “Golpe del Big Bang” es destruido y yo robo una carta.
    «Maldición, ha destruido mi combo-pensó Menara-. Aunque no pudiera usar mi carta para afectar a su monstruo, sí me servía paga ganar ataque.»
    -Ahora pongo una carta bocabajo y termino mi turno.
    Muy bien, por lo que he visto, los monstruos en su mano no son muy poderosos. Por ahora llevo ventaja.
    -Eres una buena duelista-dijo Senara-. Tendré que esforzarme para derrotarte sacando a carta más poderosa de mi deck. ¡Mi turno! Aquí está. Activo la magia de campo “Viento Divino del Valle de la Niebla”.
    Un viento de diversos colores empezó a soplar alrededor de Celia y Menara.
    -¿Esa es tu mejor carta?
    -En efecto. Invoco al Pájaro del Trueno del Valle Brumoso (1100/700). Entonces lo devuelvo a la mano para poder invocar de modo especial a Ally Genex Birdman (1400/400), que al ser invocado de este modo gana 500 de ataque (1900).
    -Sigue siendo más débil que Mars. ¿Qué estás planeando?
    Menara sonrió.
    -Ahora se activa el efecto del Pájaro del Trueno. Al ser devuelto a la mano es invocado de nuevo (1100/700), aunque no puede atacar este turno. Además, se activa el efecto de mi magia de campo, “Viento Divino del Valle de la Niebla”. Una vez por turno, cuando un monstruo de viento es devuelto a la mano, puedo invocar un monstruo de viento de nivel 4 o menor desde mi deck.
    -Entonces cada vez que actives el efecto de uno de tus monstruos puedes invocar otro monstruo-dijo Celia, comprendiendo porque era la mejor carta de Menara.
    -Eso es. Invoco al Vigilante del Valle Brumoso (1500/1900). Allá voy. ¡Sincronizo al Vigilante del Valle Brumoso, de nivel 4, con Ally Genex Birdman, un tuner de nivel 3! ¡Invocación synchro! ¡Señor del Trueno del Valle Brumoso! (2600/2400)
    -¡Un monstruo con 2600 de ataque!
    -¡Adelante, Señor del Trueno, acaba con la Goddess Knight Mars!
    El Señor el Trueno arremetió con sus garras, que estaba cargadas de electricidad y destruyó a la Goddess Knight.
    -Como tienes en el campo la “Luz de la Goddess Knight” no recibes daño de batalla, por lo que mi monstruo no vuelve a la mano debido a “¡Atrás Bribón!”.
    -De modo que mi carta te ha beneficiado…Tienes suerte.
    «Es más que suerte, pequeña-pensó Menara-. Controlo mis cartas con la misma habilidad que el clima.»
    -Puesto que no me queda nada más por jugar, termino mi turno.
    -Me toca. Durante mi Standby Phase, si los monstruos que usé para invocar a Mars están en el cementerio, puedo invocarlos. ¡Venid, Goddess Knight Elly (1300/1000 y Goddess Knight Regalia (1200/1300)!
    «Muy bien, tengo que conseguir derrotar a su monstruo. Pero si le hago daño, mis monstruos volverán a la mano.»
    -Sacrifico a Elly para invocar a la Goddess Knight Swordmaster (2200/2000). Entonces la sincronizo con Regalia, una tuner de nivel 3. ¡Invocación Synchro! ¡Goddess Knight Leona! (3000/2500)
    -¿Es tu mejor monstruo?
    -Así es. Además, al sincronizar a Regalia, puedo revivir un Exceed de mi cementerio. ¡Regresa, Goddess Knight Mars! (1900/1800) ¡Allá voy, ataco con Leona al Señor del Trueno del Valle Brumoso!
    -Tu monstruo volverá a la mano si tiene éxito-la advirtió Menara.
    -No, eso no pasará. Si controlo una Goddess Knight Exceed, Leona no es afectada por tus cartas.
    -Tampoco importa, pues no vas a tener éxito. Activo el efecto del Señor del Trueno del Valle Brumoso.
    -¿Un efecto?
    -Durante el turno de cualquier jugador, puedo devolver a la mano una carta en mi campo para aumentar el ataque del señor del Trueno en 500 puntos hasta la End Phase. ¡Regreso la carta del “¡Atrás Bribón!” para aumentar el ataque de mi monstruo hasta los 3100 puntos! ¡Leona es destruida!
    -¡Leona!-gritó Celia cuando su monstruo fue destruido.
    «Maldita sea, es muy lista. Si hubiese devuelto al Pájaro del Trueno a la mano en vez de su trampa, yo podría haber cancelado mi ataque. Y de esta forma podrá causarme daño sin que sus monstruos se vean afectados por “¡Atrás Bribón!”.»
    -Tsk, destruyo al Pájaro del Trueno con Mars y termino mi turno.
    -¡Me toca! Bien, con eso podré terminar el duelo y seguir lanzando mis ataques contra vuestros hombres.
    «Y cuando acabe, iré a ayudar a Arthat. ¡Él debe prevalecer, por Sharan y nuestro pueblo!»
    -Pongo una carta bocabajo e invoco a mi tercer Halcón del Valle Brumoso (2000/1200). Entonces devuelvo mi trampa a la mano para atacar. ¡Despídete de Mars otra vez!
    -Esta vez no-replicó Celia-. Activo mi trampa, “Goddess Shield”. Esta carta impide que una Goddess Knight sea destruida en batalla durante este turno y que ataques a otros monstruos.
    -¿Tenías una carta así?-se sorprendió Menara-Ya entiendo, el turno anterior dejaste que destruyera a tu monstruo para poder invocar a Leona.
    -Así es-respondió Celia, mirando con fiereza a Menara mientras Mars rechazaba el ataque.
    -Sin embargo, no te salvarás tan fácilmente. ¡Activo el efecto del Señor del Trueno! ¡Devuelvo al deck al Halcón para aumentar el ataque del Señor del Trueno hasta la End Phase en 500! (3100)
    -Pero no recibiré daño. Así que lo que estás buscando…
    -Eso es. Por el efecto del “Viento Divino del Valle de la Niebla”, invoco desde mi deck a la Ave Eléctrica del Cielo Salvaje (500/1200). Cuando esta carta es invocada de modo especial, puedo destruir una carta mágica o trampa. ¡Destruyo la “Luz de las Grand Sorceress”!
    -Mi carta-se lamentó Celia.
    -Ahora tus puntos ya no están protegidos. ¡Ataca a la Goddess Knight Mars, Señor del Trueno!
    Las garras eléctricas del Señor del Trueno alcanzaron a Mars, provocando descargas que le dieron a Celia.
    -¡¡Argh!!
    Celia 800 LP
    -Está bien, ya casi te he vencido. Ahora pongo una carta bocabajo y termino mi turno.
    «Ugh, debe de ser “¡Atrás Bribón!” otra vez-pensó Celia, desesperada. Tengo que vencer a un monstruo que puede ponerse a 3100 puntos de ataque y cuando lo haga, perderé a mi monstruo. Esto no va a ser fácil.»
    -Te veo desesperada-dijo Menara-. Es natural. No estás en una situación fácil y eres tan joven...No deberías haber venido.
    -Tenía que hacerlo para deteneros.
    «Además, Selinda debe de estar luchando en Undorigin, en una batalla que debe ser más grande que esta. ¡No puede ser menos que ella!»
    -¡Te derrotaré, Menara! ¡Es mi turno, robo! ¡Bien! Activo mi carta mágica, “Energía de la Diosa Lunar”. Con esta carta le subo dos rangos a mi monstruo.
    -¿Una subida de rango?
    -Invoco un Exceed de rango 4. ¡Ven, Goddess Knight Zenobia! (2500/2400)
    -2500 puntos de ataque…No es rival para el Señor del Trueno.
    -Ya lo veremos. Activo el efecto de Zenobia. Gasto un material para revivir un monstruo de mi cementerio. ¡Goddess Knight Swordmaster! (2200/2000)
    -¿Otra vez ese monstruo?
    -Así es. Con estos dos monstruos te derrotaré. ¡Vamos, Goddess Knight Zenobia, ataca al Señor del Trueno!
    -¡Mi monstruo es más fuerte! ¡Especialmente si uso su efecto, devolviendo a la Ave Eléctrica del Cielo Salvaje para darle 500 puntos de ataque! (3100) ¡Y eso tambien me permite invocar al Soldado del Valle Brumoso (1700/300)!
    -No importa lo que hagas. ¡Por el efecto de Swordmaster, cuando una Goddess Knight ataca, gana 700 de ataque, sólo durante la batalla! ¡Eso eleva el poder de Zenobia a 3200!
    -¡En tal caso activo “¡Atrás Bribón!”!
    -¡Y yo mi magia de juego rápido, “Verdaderos Sentimientos”! Eso permite a Zenobia ganar el efecto de Leona en mi cementerio. ¡Como controlo un Exceed, tu carta no le afectará! ¡Destruye a su monstruo, Zenobia!
    -¡Urgh!
    Menara 3500 LP
    -Ahora se activa el otro efecto obtenido de Leona. Al destruir a tu monstruo, Zenobia y Swordmaster ganan 400 puntos de ataque. ¡Ahora tienen 2900 y 2600 respectivamente!
    -Aunque hayas vencido al Señor del Trueno, todavía no me has vencido.
    -Eso va ahora. Cuando un monstruo Goddess Knight destruye un monstruo en batalla, Swordmaster causa 300 puntos de daño.
    -¡Argh!
    Menara 3200 LP
    -¡Y finalmente, cuando Zenobia destruye un monstruo en batalla, puedo destruir una carta mágica o trampa en el campo o un monstruo más débil que ella! ¡El Soldado del Valle Brumoso!
    -¡Mi monstruo!
    -Y mi Goddess Knight Swordmaster todavía no ha atacado. ¡Adelante, ataca directamente a los puntos! Al hacerlo, gana 700 puntos de ataque (3300).
    -¡No puede ser!
    -¡Siendo el ataque final no importa que tengas “¡Atrás Bribón!”!-dijo Celia-¡Acaba con el duelo!
    La Goddess Knight Swordmaster corrió hacia la sorprendida Menara y la golpeó con su espada, lanzándola rodando cuesta abajo.
    Menara 0 LP
    -Ya está-dijo Celia.
    El ataque debía haber dejado sin sentido a su enemiga. De todos modos, no podía perder el tiempo con ella. Desde la posición elevada donde estaba podía ver bien toda la batalla. El plan de Mat estaba funcionando, pero la batalla no estaba ganada, ni mucho menos. De momento sólo habían conseguido igualar la batalla contra unas tropas más numerosas.
    -Pero ganaremos la batalla. No permitiremos que arrasen Redel Ton. Por eso, Selinda, papá y tú tenéis que ganar vuestra batalla también.



    Próximo capítulo: Lanris, el Duelista de Clases
     
  17. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    Oks, la batalla continúa y Celia tiene su duelo, mientras nos recalcan que todos quieren a Arthat. El duelo estuvo entretenido, aunque la victoria de Celia se veía venir de lejos.

    ¿Ya habìas usado antes a los Mist Valley?
    Ok... esto se me hizo raro. Quiero decir, Celia, para este punto, se ha enfrentado a cosas peores y ha visto monstruos mucho más fuertes como para que se sorprenda por eso XD.

    NC
     
  18. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    Buf, he cumplido de milagro. Casi me quedo sin poner cap hoy por haber tenido que ir al hospital.

    No, era otro de los monstruos que saca, que era un arquetipo original mío.

    Es sorpresa y alarma porque en ese momento la supera, no porque sea algo nunca visto XDD


    Capítulo 36

    Lanris, el Duelista de Clases





    Mientras Celia, Kirai, Mat y Eirin seguían luchando para impedir que el ejército de las Islas de la Tormenta llegase hasta Redel Ton, en Undorigin, la batalla también seguía su curso.
    -¡Muy bien, ahora que ataque el cuarto escuadrón!-ordenó Galed, al tiempo que el mismo saltaba de su caballo y derribaba de su montura a un enemigo.
    Tras superar los momentos iniciales del ataque estaba logrando reconducir la situación. Land y Mierin lograban hacer grandes daños a los enemigos, los cuales tenían la limitación de que salían todos por la gran esfera de energía que se había abierto dentro del campamento. Ésta era grande, sí, pero aun así limitaba el número de soldados que podían pasar por ella. Por eso, cuando más lograban rodear esa esfera, más difícil era para el ejército de Gilgamesh seguir avanzando. Pronto podrá rechazarlos de seguir así. Aunque eso planteaba un problema.
    «¿Qué hacemos cuando lo logremos?-se preguntó Galed-¿Los mantenemos ahí y les atacamos pasando a través de ese agujero?»
    Al hacerlo estarían en territorio enemigo y la situación sería diferente. Serían ellos los que tendrían que ir penetrando por un espacio reducido y seguro que el comandante enemigo tenía las tropas bien apostadas al otro lado para hacerles daño. Seguramente, lo mejor sería dejar las cosas en tablas y esperar para lanzar un ataque por métodos convencionales.
    -Pero primero tenemos que expulsar a estos, claro. ¡Nagorin, ¿cómo vais?!
    -Bien-respondió la Aes Sídhe-. Pronto tomaremos el flanco derecho. Por ahora le he dejado la tarea a Cululin y he vuelto a ver cómo va la curación de los heridos.
    -Bien hecho.
    Una de las ventajas de contar con Aes Sídhes es que podían curar a los heridos. Estos no podrían volver a participar en la batalla, ya que tras la curación quedaban agotados, pero lograban salvar sus vidas y podrían luchar en batallas futuras. Era una tarea para las Aes Sídhe casi tan importante como luchar.
    -¿Y ya se sabe algo del comandante enemigo?-preguntó Nagorin.
    -No, todavía no ha aparecido-respondió Galed-. Sabemos que Gilgamesh no está aquí y que quien dirige el ataque es Berserker. Habrá que estar alerta, ya que según nos dijo Gilgamesh es un guerrero feroz y temible.
    -Ha lanzado un buen ataque sorpresa, eso es cierto. Una sorpresa. Con ese nombre, uno esperaría que fuera una bestia que se lanza de cabeza y a lo loco al ataque.
    -Sí, pero en cambio parece que actúa con calma y con precaución-dijo Galed-. Lo que quiere decir que seguramente aún no hayamos visto toda su capacidad.

    Berserker, en su campamento, observaba como sus hombres seguían atacando a través de la Puerta Transitoria. Ésta se activaba dejando un instrumento mágico en una zona, que había llevado encima Hurek, y luego rompiendo la gema mágica que hacía de activador. Pero el tiempo que permanecía abierta era limitado. Era evidente que no ganarían la guerra con ese ataque y nunca había sido el plan.
    -Muy bien, ya casi es el momento.
    Se volvió hacia el resto de sus hombres, los que no estaban atacando por la Puerta Transitoria. Estaban en formación, pero no para pasar por la Puerta Transitoria o para defender la posición si el ejército de los Soldados del Cielo pasaba a través de ella. Esperaban a uno de esos Portales para caer por la retaguardia del enemigo. Berserker cerró el puño con impaciencia. Pronto seria la hora de entrar en acción.
    -Ahora es tu turno, Lancer.

    Lanris se alejó un poco de la batalla. Por fin había encontrado un buen lugar desde el que abrir un Portal para que cruzara el ejército de Berserker. Desde esa posición, cogerían por la espalda a los Soldados del Cielo y los atraparían por dos frentes.
    -Pobres idiota-dijo en voz baja-. No saben que tienen un infiltrado entre ellos que ha aprendido a hacer Portales. Casi me sabe mal.
    Lanris extendió el brazo y se preparó para abrir el Portal para que entrara Berserker y los aplastara.
    -¿Lanris?-dijo una voz-¿Qué estás haciendo?
    Lanris dio un respingo y se volvió.
    -¡Oh, Cululin!-dijo viendo como el otro hombre se acercaba a él.
    -Se suponía que tenías que estar al otro extremo junto a tus compañeros-dijo Cululin en tono severo-. ¿Qué haces aquí entonces?
    «Mierda, a ver que se me ocurre…»
    -Pues verás, no es que me sienta orgulloso, pero me tuve que retirar. Tuve un pequeño ataque de pánico. Ya sabes que no soy muy fuerte, así que me aparté un poco para tranquilizarme y poder volver a la batalla. Sé que he obrado mal.
    -A pesar de tus limitaciones, nunca te había considerado un cobarde-dijo Cululin, frunciendo el ceño.
    -Ya, yo tampoco lo esperaba de mí. Enseguida volveré a mi posición, pero necesito algo de tiempo…
    -Aquí pasa algo raro-dijo entonces el Daoine Sídhe- Tu poder mágico…Es mucho mayor al que se supone que tienes.
    Lanris cerró los ojos mientras soltaba una maldición interna. Para abrir un Portal hacía falta ser bastante fuerte y alguien con la fuerza que él había mostrado hasta el momento no podía crear uno.
    -¿Qué significa esto, Lanris?
    «¡Diablos, si tardo mucho más el plan de Berserker se irá al garete!»
    Lanris extendió la mano hacia Cululin y lanzó un ataque mágico. Cululin parpadeó con sorpresa, pero estaba en alerta y fue capaz de detenerlo.
    -¡Lanris!
    -Lo siento, Cululin-dijo Lanris, materializando su Shídank-. Me caes bien, pero no tendrías que haber aparecido.
    -¿Eres un traidor?
    -Un infiltrado, más bien. ¡Soy Lancer, unos de los Duelistas de Clases de Gilgamesh!
    -¡Los Duelistas de Clases de Gilgamesh!-exclamó Cululin. No podía creerlo. Lanris había sido uno de sus alumnos desde hacía varios años, un chico agradable y divertido. ¿Y ahora pasaba esto?-¿Cómo es posible?
    -Porque soy muy bueno. Ya era Lancer desde bastante joven, de modo que Gilgamesh me envió a infiltrarme mientras él se ocupaba de otros territorios.
    -Entonces el enemigo debe conocer nuestros números y varias cosas más…
    -Así es. Y yo iba a crear un Portal para pillaros por los dos lados. Y tengo algo de prisa, tío, así que lo siento, pero voy a tener que vencerte.
    -¡No lo permitiré!-dijo Cululin con decisión-¡Te frenaré aquí y ahora, Lanris!
    Lanris sonrió divertido.
    -No olvides que el débil poder que he mostrado a lo largo de los años no era más que una máscara. ¡Soy más fuerte que tú, por mucho!
    -Lo noto. Pero eso no quiere decir que puedas vencerme en duelo.
    -Ju, si ni siquiera puedes con Almash.
    -Hay una diferencia entre librar un duelo de enseñanza y uno a vida o muerte.
    Lanris se encogió de hombros.
    -Supongo que sí. Entonces los dos nos sorprenderemos. ¡Vamos!
    -¡¡Duelo!!
    Cululin 4000 LP
    Lanris 4000 LP

    -Empiezo yo-dijo Lanris-. Invoco al Ejército Hormiga (1000/1000). Además, pongo una carta bocabajo. Termino mi turno.
    -Me toca a mí. Invoco al Guerrero Sacro del Santuario (1600/1400). Y luego activo mi carta mágica, “Convocatoria del Santuario”. Si controlo un monstruo Santuario, puedo invocar otro monstruo Santuario de nivel 4 o menor de mi mano o cementerio. ¡Invoco al Espadachín Centelleante del Santuario (1100/700)!
    -Un monstruo tuner.
    -Así es. ¡Sincronizo al Guerrero Sacro del Santuario, de nivel 4, con el Espadachín Centelleante del Santuario, un tuner de nivel 3! ¡Ven, Príncipe del Santuario de los Caballeros! (2600/2400) Y como el Espadachín Centelleante del Santuario ha sido mandado al cementerio, puedo añadir a mi mano la carta de “Santuario de los Caballeros”.
    -Esa carta te permite invocar un monstruo Santuario si no controlas monstruos, pero ahora sí lo tienes.
    -Olvidas, Lanris, que también me permite activar los efectos de mis monstruos. Si el Santuario está en mi campo, el Príncipe no es afectado por tus efectos de cartas. Tu carta tapada no me detendrá. ¡Adelante, Príncipe del Santuario de los Caballeros!
    -¡Ugh!
    Lanris 2400 LP
    -Has destruido al Ejército Hormiga, pero al hacerlo puedo invocar otros dos más de mi deck (1000/1000).
    -Ya lo sé. Ahora pongo una carta bocabajo y durante mi End Phase, el Príncipe revive un monstruo Santuario de mi cementerio. Regresa, Guerrero Sacro del Santuario (1600/1400).
    -Me toca a mí. Invoco a Brave Moth (300/200).
    -Vas a sacrificarla junto a otro monstruo insecto para invocar una Moth desde tu mano.
    -Te equivocas-dijo Lanris, sorprendiendo a Cululin-. Eso sería un desperdicio de monstruos en el campo. No, ahora que puedo jugar sin contenerme te mostraré el verdadero poder de Brave Moth. Es un monstruo Master
    -¡Un Master!-se sobresaltó Cululin-Entonces, si tienes una magia de reliquia en la mano…
    -Ju, ju, veo que os lo habéis aprendido rápido. La teoría, claro. Deja que el genial Lanris sea quien enseñe ahora. Activo mi magia de Reliquia, “Capullo de las Moth”. Sacrifico a Great Moth en mi mano, de nivel 8. ¡Invoco a Death Moth! (2600/2400)
    -Death Moth, un monstruo Servant…
    -Y esto no es todo. Voy a activar mi carta mágica continua, “Formación de Hormigas”. Esta carta les da a mis monstruos insecto 200 de ataque por cada monstruo insecto en mi campo. Tengo cuatro monstruos insecto en el campo, por lo que el ataque de mis monstruos aumenta en 800 puntos.
    -¡Por eso no querías sacrificar monstruos del campo!
    -Eh, sí que eres listo, Cululin. Efectivamente. ¡Ahora mis dos Ejército Hormiga tienen 1800 puntos de ataque, Brave Moth 1100 y Death Moth 3400!
    -Maldita sea, esto no tiene buena pinta…
    -Muy bien, ahora de atacar. ¡Uso a Death Moth para acabar con el Príncipe del Santuario de los Caballeros!
    -¡Activo el efecto del Guerrero Sacro del Santuario!-dijo Cululin-Una vez por turno, si tengo el Santuario en juego, puedo seleccionar un monstruo en mi campo, que no podrá ser destruido en batalla este turno. ¡Protejo al Príncipe del Santuario de los Caballeros!
    -Ya entiendo-dijo Lanris-. El Príncipe es inmune a efectos de mis cartas, por lo que este turno será totalmente inmortal. Además, revivirá al Guerrero Sacro del Santuario al final de tu turno. Eres un engorro, Cululin. Pero mi Death Moth también tiene un efecto. ¡Pero primero recibes el daño!
    -¡Ugh!
    Cululin 3200 LP
    -Ahora todos tus monstruos pierden ataque igual al daño recibido. Eso deja al Guerrero Sacro con 800 puntos de ataque. ¡Acaba con él, Ejército Hormiga!
    -¡Argh!
    Cululin 2200 LP
    -Ya casi estás a la mitad de tus puntos. Bueno, ahora juego la magia continua “Láser de Hormigas” y termino mi turno.
    Cululin frunció el ceño.
    «Lanris es fuerte. Derrotarle va ser muy difícil. Pero no me he dado por vencido.»
    -Es mi turno. Activo mi trampa, “Alas del Santuario”. Esta carta me permite remover del juego un monstruo Santuario en mi campo hasta la End Phase para añadir una carta Santuario de mi deck a mi mano.
    -Entonces ahora puedes invocar monstruos por el efecto de tu “Santuario de los Caballeros”.
    -¡Eso es! Activo el efecto de mi carta mágica e invoco de modo especial al Gran Paladin del Santuario (2400/2000). Y luego invoco al Espadachín Fulgente del Santuario (1500/1000).
    -Tus monstruos no pueden con mi Death Moth, Cululin.
    -Te equivocas, Lanris. Si tengo el Santuario activo, el Espadachín Fulgente puede destruir una carta mágica o trampa en el campo. ¡Me deshago de la “Formación de Hormigas”!
    -¡No, mi carta!-se lamentó Lanris-Ahora mis monstruos se quedan todos débiles. Excepto mi Death Moth, claro. Pero supongo que tú quieres vencerme destruyendo a los débiles. Pero yo tengo una trampa, “Magia de las Hormigas”. Sacrifico mis dos Ejército Hormiga para añadir dos Hormigas de mi deck a mi mano y gano 700 puntos de vida por cada una de ellas. Es decir, que gano 1400 puntos.
    Lanris 3800 LP
    -Ahora sólo puedes destruir a mi Brave Moth.
    -Te equivocas-respondió Cululin-. Primero de todo, uso al Espadachín Fulgente para destruir a Brave Moth.
    Lanris 2600 LP
    -¿Por qué has usado a ese monstruo para atacar? Con el Gran Paladín del Santuario me hubieses causado más daño.
    -Porque mi Gran Paladin va a destruir a tu Death Moth.
    -¿Cómo dices? Death Moth tiene 2600 puntos de ataque.
    -¡Pero cuando el “Santuario de los Caballeros” está en juego, gana 800 puntos de ataque cuando ataca!
    -¡¿Cómo?!
    -¡Adelante, Gran Paladín (3200) acaba con Death Moth!
    -¡Ugh!
    Lanris 2000 LP
    -Maldita sea, no esperaba eso. Creía que era el Paladín del Santuario el que tenía ese efecto.
    -El Gran Paladín es una versión mejorada. Descubrirás que no te será tan fácil vencerme, Lanris. ¡No, Lancer!
    Lanris se rascó la cabeza.
    -Vaya, cuando te pones serio de verdad eres más fuerte de lo que pensaba-Lanris sonrió-. Pero lo mismo va por mí. Cuando Death Moth es destruida, puedo invocar un monstruo Moth desde el deck ignorando las condiciones de invocación. ¡Gran Moth Definitivo Perfecto! (3500/3000)
    -¡Un monstruo con 3500 puntos de ataque! Tu monstruo más fuerte.
    -Eso es.
    «Al menos que tú conozcas, claro.»
    -Mi Gran Moth Definitivo Perfecto no necesita de la ayuda de otras cartas para aplastar a tus monstruos.
    Cululin apretó los dientes. Lanris tenía razón, el ataque de su Gran Paladín no llegaba a tanto al atacar.
    -Pongo una carta bocabajo y termino mi turno. Ahora regresa el Príncipe del Santuario de los Caballeros (2600/2400). Y por su efecto, revivo al Guerrero Sacro del Santuario (1600/1400).
    -Mi turno. Invoco al Guerrero Hormiga (1600/1500). Muy bien, hora de atacar. ¡Gran Moth Definitivo Perfecto, ataca al Gran Paladín del Santuario!
    -Activo su otro efecto-dijo Cululin-. No puedes atacarlo mientras controle otro monstruo.
    -Ya veo. En tal caso acabaré con el Príncipe.
    -¡Y yo activo el efecto del Caballero Sacro para que no muera en batalla este turno!
    El ataque de Gran Moth Definitivo alcanzó al monstruo de Cululin, que logró sobrevivir.
    Cululin 1100 LP
    -La misma jugada de antes, ¿eh? Bueno, pues yo ataco con el Guerrero Hormiga al Guerrero Sacro del Santuario. Mi monstruo atraviesa defensas.
    -¡Tsk!
    Cululin 900 LP
    -Cómo puedes ver, no te servirá repetir tu jugada turno tras turno.
    -A menos que acabe con tu Guerrero Hormiga usando al Gran Paladín del Santuario.
    -De hecho, pensaba destruir tu combinación de monstruos este turno. Aunque antes se activa el otro efecto del Guerrero Hormiga. Cuando hace daño de batalla, puedo invocar un monstruo insecto de mi mano en defensa. ¡La Hormiga Disparadora! (2200/2200)
    -Un monstruo con 2200 de ataque y defensa…
    -Y ahora activo el efecto de Láser de Hormigas-siguió Lanris-Cada vez que un monstruo insecto es destruido en batalla, gana un contador. Cuando tiene dos, si controlo un monstruo insecto, puedo destruir una carta en el campo. ¡Despídete del Príncipe del Santuario de los Caballeros!
    -¡Mi monstruo!
    -Ahora el Guerrero Sacro no podrá revivir. Y no he terminado. Ahora viene el efecto de la Hormiga Disparadora. Una vez por turno te hace 100 puntos de daño por cada insecto en el cementerio. En total hay 6, ¡así que recibes 600 puntos de daño!
    -¡Argh!
    Cululin 300 LP
    Cululin cayó de rodillas al recibir el disparo.
    «Maldita sea, estoy perdiendo ante Lanris-pensó con desesperación. Si no conseguía derrotarlo, Lanris abriría un Portal para que el ejército de Berserker los cogiera por la retaguardia. No podía permitirlo.»
    -Esto…no ha terminado…
    -¿Te levantas?-preguntó Lanris-Eres persistente, Cululin. Es una cualidad que Gilgamesh aprecia. Me caes bien. ¿Qué me dices? Podrías unirte a nosotros.
    -No digas tonterías, no soy un traidor como tú.
    -Un traidor no, un infiltrado. Mi lealtad nunca ha cambiado. Usemos los términos correctos, por favor. Bueno, yo sólo decía que no lo pasarías tan mal uniéndote a Gilgamesh.
    -Lo siento, pero no simpatizo con aquellos que buscan imponer su dominio a todo el mundo. Os detendremos igual que detuvimos al Creador Oscuro hace años. Vamos, Lanris, has pasado muchos años con nosotros. ¿De verdad no te importan esas personas con las que has convivido?
    -Claro que sí-respondió Lanris, sorprendido a Cululin-. Me llevo bien con muchos. Soy un tipo agradable, a fin de cuentas. Por eso te he ofrecido unirte a mí. Pero si te niegas, no me quedas otra opción que derrotarte.
    -Seré yo quien venceré-sonrió Cululin-. Lancer o no, sigues sin haber llegado a Daoine Sídhe. ¡No perderé luchando seriamente! ¡Mi turno, robo! Sacrifico al Espadachín Fulgente del Santuario para invocar al Comandante del Santuario (1600/2500).
    -¿Un monstruo con sólo 1600 puntos de ataque?
    -Es la clave para mi victoria. Lo equipo con las “Espadas Antiguas del Santuario”. Esta carta impide que el monstruo equipado sea destruido en batalla una vez por turno. ¡Adelante, acaba con el Guerrero Hormiga!
    Los dos monstruos, que poseían el mismo ataque, lucharon, pero el Comandante del Santuario fue el que resultó vencedor.
    -Mejor te hubiera ido destruirlo con el Gran Paladín. Pero claro, lo necesitas para destruir al Disparador Hormiga.
    -Exacto. Pero antes, se activa el otro efecto de “Espadas Antiguas del Santuario”. Al destruir a tu monstruo, todos los monstruos Santuario ganan 100 puntos de ataque y yo robo una carta.
    -¿100 puntos de ataque?
    -Ahora el Comandante del Santuario tiene 1700 de ataque y el Gran Paladín 2500. ¡Vamos, destruye al Disparador Hormiga!
    -Puede que hayas vencido a mi monstruo, pero sigo teniendo a Gran Moth Definitivo Perfecto. En cuanto ataque a tu Comandante, habrás perdido.
    «No creas que no tengo un plan, Lanris.»
    -Al final de la Battle Phase, el Comandante puede pasar a defensa. Además, si los únicos monstruos que controlas son más fuertes que él, te puede atacar directamente a los puntos.
    -¿Directamente? Bueno, pero no va a sobrevivir este turno.
    -Yo no estarían tan seguro. Si el “Santuario de los Caballeros” está en juego, gana 500 de defensa por cada monstruo en mi campo. Tengo dos, por lo que gana 1000 puntos (3500).
    -¡¿Está empatado con mi monstruo?!-se sobresaltó Lanris, mirando al Comandante del Santuario con la boca abierta.
    -Así es-sonrió Cululin-. Cada turno podré atacarte a los puntos. Y si juegas otro monstruo, el Gran Paladín, que no podrá ser atacado hasta que destruyas al Comandante, acabara con él. Ya te tengo.
    -Muy hábil-sonrió Lanris-. Realmente eres un buen maestro. Pero para vencerme a mí eso no basta. ¿O es que has olvidado mi carta continua? ¡Mi turno! Como has destruido dos insectos, ahora puedo activar el efecto del “Láser de Hormigas” para destruir al Comandante del Santuario. ¡Tu plan ha fallado!
    -¡Al revés, se ha completado a la perfección!-dijo entonces Cululin-¡Activo mi trampa, “Energía del Santuario”! Esta carta me permite invocar un monstruo Santuario que sea tuner desde mi mano y si tengo el Santuario en juego, puedo sincronizarlos directamente.
    -Conozco esa carta-respondió Lanris-. ¿Pero cómo esperas que te salve?
    -Ahora lo verás. Invoco de modo especial a la Espadachina Pura del Santuario (900/600). ¡Ahora la sincronizo con el Gran Paladín del Santuario, que es de nivel 6, mientras que ella es de nivel 2! ¡Invocación Synchro! ¡Caballero del Pegaso del Santuario (2900/2800)!
    -Tu mejor monstruo…-dijo Lanris, mirando con suspicacia a su antiguo maestro-. Pero no entiendo que pretendes invocándolo ahora, Cululin. ¡La destrucción del Comandante sigue adelante y luego irá el Caballero del Pegaso, aún con su efecto de ganar 500 de ataque al batallar!
    -¡No si activo el efecto del Espadachín Fulgente del Santuario en mi cementerio!-dijo Cululin-Si un monstruo Santuario fuera a ser destruido, puedo removerlo del juego en el cementerio para destruir en su lugar otra de mis cartas. ¡El Caballero del Pegaso del Santuario!
    -¡No puede ser!-exclamó Lanris, comprendiendo demasiado tarde lo que buscaba Cululin.
    -Ya lo entiendes, ¿verdad? ¡Activo el efecto del Caballero del Pegaso! Si está el “Santuario de los Caballeros” en juego, cuando fuera a ser destruido por el efecto de una carta, ¡en su lugar se destruye el monstruo más fuerte del adversario! ¡Es decir, tu Gran Moth Definitivo Perfecto!
    -¡Mierda, qué cagada!
    El disparo del “Láser de Hormigas” dio contra el Comandante del Santuario, que lo desvió hacia el Caballero del Pegaso del Santuario y éste usó su espada para dirigirlo contra el Gran Moth Definitivo Perfecto, que fue destruido.
    -Has logrado destruir a mi monstruo-dijo Lanris, visiblemente impresionado-. Aunque para ello has tenido que elaborar una jugada muy complicada.
    -Era el único modo de destruir a tu monstruo y sabía que de otra forma no usarías el efecto de tu carta contra mi Caballero del Pegaso.
    -Bien pensando.
    -Y ahora, Lanris, la victoria es mía.
    Lanris levantó las manos.
    -Eh, calma, Cululin. Has vencido a Gran Moth Definitivo Perfecto, pero no por eso esto ha terminado. No me soy Lancer por nada, sino por mi habilidad para penetrar sobre mis enemigos. Y se me está acabando el tiempo.
    -Di lo que quieras. No permitiré que Berserker lance su ataque.
    -No puedes evitarlo. Activo mi carta mágica, “Refuerzos Insectos”. Si no controlo monstruos y tú sí, puedo pagar 1000 puntos para activar esta carta.
    Lanris 1000 LP
    -Entonces puedo recuperar tantos insectos del cementerio como monstruos tengas tú en el campo, además de una magia de reliquia.
    -¿Dos monstruos y una magia de reliquia? No me digas que…
    -Sí. Recupero a Brave Moth y a Gran Moth Definitivo Perfecto, junto al “Capullo de las Moth”. Ahora invoco a Brave Moth (300/200). Uso el “Capullo de las Moth” para sacrificar a Brave Moth, de nivel 1 y a Gran Moth Definitivo Perfecto, de nivel 8. ¡Invocación Servant de nivel 9! ¡Invoco a Death Ultimate Moth! (3500/3000)
    -¡Otro monstruo con 3500 puntos de ataque!
    -Y ahora va su efecto, el Polen Venenoso-dijo Lanris-. Al ser invocado, niega el efecto de todos tus monstruos en ese momento.
    -¡¿Cómo?!
    Death Ultimate Moth batió sus alas y un polen venenoso cayó sobre los monstruos de Cululin.
    -Con su efecto negado, la defensa de Comandante del Santuario baja a 2500 y el Paladín del Pegaso…
    -No podrá ganar ataque cuando le ataque-terminó Lanris por él-. Eso quiere decir que este es el último ataque. ¡Lo siento, Cululin, pero no deberías haberme descubierto! ¡Death Tornado!
    Un tornado cargado de veneno apareció delante del Caballero del Pegaso del Santuario y se lo llevó por delante, alcanzando después a Cululin.
    -¡¡Arrghh!!-gritó el Daoine Sídhe.
    Cululin 0 LP
    -Yo gano-sonrió Lanris-. Esto es lo que pasa cuando me pongo serio.
    -¿Ésta es la fuerza…de un Duelista de Clases?-balbuceó Cululin desde el suelo, desde donde vio como Lanris daba varios pasos hacia él.
    -Eso es, Cululin. Alguien de tu nivel, por muy bien que lo hayas hecho, no puede vencernos. Pero tranquilo, no te mataré. Ya te lo he dicho, me caes bien. Serás una especie de rehén hasta que te haga entrar en razón, por decirlo de alguna forma.
    Cululin apretó los dientes con rabia.
    -No lograrás…
    -Calla, pesado-dijo Lanris, cerrándola la boca con una mordaza invisible al tiempo que le bloqueaba la magia-. Ahora tengo otros asuntos que atender, tío. Ya sabes, me has hecho perder bastante tiempo.
    Lanris extendió la mano y creó el Portal que antes no había logrado hacer por la interrupción de Cululin. Al otro extremo, apareció Berserker.
    -Es la hora del ataque.

    [​IMG]


    Próximo capítulo: El Asalto de Berserker

    «»
     
  19. Autor
    Sinuba

    Sinuba

    Registrado:
    25 Ago 2007
    Mensajes:
    2,716
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +470
    Capítulo 37

    El asalto de Berserker






    Berserker hizo una señal y su ejército, que aguardaba preparado, cruzó por el Portal que había abierto Lanris, dirigiéndose rápidamente hacia la retaguardia enemiga.
    -Me parece que Alryu no se esperará esto-le sonrió Lanris a Berserker.
    -Ése era el plan-respondió Berserker-. Aunque te has retrasado un poco en abrir el Portal.
    -He tenido problemas, pero ya los he solucionado. Y ahora supongo que lo mejor será que me mantenga apartado.
    -Así es. No hace falta que reveles tu tapadera por ahora a menos que sea estrictamente necesario. Podríamos volver a necesitarte.
    -Y además ya estás tú aquí, ¿no?
    -Eso es-Berserker adoptó una expresión feroz, mirando decididamente al frente-. La hora de las estrategias ya ha pasado, todos saben qué hacer. Es el momento de entrar en acción.
    Tras decir eso, Berserker soltó un bramido feroz y echó a correr junto con sus hombres. Era un hombre que tenía buenas dotes para la estrategia, por lo que normalmente acababa dirigiendo los ejércitos. Sin embargo, no era de los que se quedaban atrás dirigiendo. Lo que a él le gustaba era el fragor de la batalla.
    Enseguida alcanzó a la cabeza de sus hombres e irrumpió junto a ellos sobre las desprevenidas fuerzas de Galedrin y Alryu, que estaban ocupadas atacando hacia la Puerta Transitoria. Nadie estaba pendiente de un posible ataque por detrás. Enarbolando dos enormes espadas, Berserker decapitó a dos soldados con el primer embate y partió a otro por la mitad de un potente tajo.
    -¡Estos hombres no son rivales para mí!-gritó Berserker-¡Qué venga un rival de verdad si se atreve!
    Sí, había visto luchar a Alryu contra Gilgamesh. Era un oponente fuerte contra el que podría usar todo su poder. Si ese Alryu era como él creía, no tardaría en aparecer para luchar. Y si no, él mismo se abriría paso hasta él matando a quien fuese necesario por el camino. De un modo u otro, tendría un duelo en el que poder dejarse llevar.

    -¿Nos atacan por detrás?-dijo Land, contemplando perplejo como unan gran fuerza estaba atacando su retaguardia.
    -¿Cómo ha pasado?-preguntó Mierin-No hay ninguna extraña esfera como la que han usado antes. Y esos ineptos no deberían saber utilizar los Portales.
    -No sé cómo lo está haciendo, pero ese Berserker nos está poniendo en jaque todo el rato-dijo Land con irritación-. Lo que decia Gilgamesh de que era un gran guerrero no era ninguna exageración.
    -Nosotros también lo somos-respondió Mierin, furiosa, al tiempo que hacía explotar el suelo debajo de un soldados-. ¡Hemos luchado en las dos guerras más grandes que ha habido! ¡No nos van a vencer unos tipos salidos de la nada!
    «Tal vez, aunque ellos obtienen parte de su poder de Yggdrasil gracias a Gilgamesh. Su magia es distinta a la nuestra. »
    -Quédate aquí-le dijo entonces Land-. Si Berserker es un guerrero como me lo imagino, una vez lanzado este ataque estará luchando en primera línea. Iré yo mismo a por él.
    Mierin sonrió.
    -Muy bien, yo me encargaré de todo aquí delante. Tú enséñale a ese Berserker la fuerza del Dragón Encarnado.

    Berserker seguía abriéndose camino a la fuerza. Los enemigos salían volando por los aires a su paso o eran aplastados. Los soldados comunes no podían pararle, ni siquiera estos Soldados del Cielo. Eran buenos guerreros y muchos tenían monstruos invocados a su lado, pero su fiereza y la de sus hombres podían con ellos, especialmente cuando estaban siendo atacados por dos lados a la vez.
    Su ataque implacable enseguida llamó la atención de los Sídhes. Vio como un Daoine Sídhe y una Aes Sídhe lanzaron sendas bolas de fuego contra él.
    -¡¡¡¡Rraaaaaarghh!!!!!
    Soltando un bramido ensordecedor, Berserker pasó entre las llamas y hundió el cráneo del Daoine Sídhe de un golpe.
    -¡¿Qué locura es ésta?!-peguntó Nagorin, retrocediendo aterrada tras ver que su ataque había fallado.
    Berserker alzó la espada. No acostumbraba a matar a mujeres, pero las Aes Sídhes eran tan letales como cualquier hombre o más. La espada descendió sobre la mujer.
    -¡Cuidado, Nagorin!
    Una espada detuvo el potente golpe de Berserker y éste vio el rostro tenso de Galedrin Tralaim al soportar la fuerza del ataque.
    -Galedrin Tralaim, Comandante General de los Soldados del Cielo. Te reconozco del otro día. Tu muerte será un golpe muy importante en esta batalla.
    -Y tú eres Berserker-respondió Galed, que mantenía los dientes apretados mientras forcejaba con su enemigo-. Me empezaba a pregunta cuando entrarías en acción.
    -Estaba esperando al momento adecuado-dijo Berserker, que entonces retiró su espada y retrocedió unos pasos. En ese momento un Soldado del Cielo aprovechó para atacarle, pero Berserker lo mató casi sin prestarle atención. Tras eso, los otros Soldados del Cielo se mantuvieron a una distancia prudencial tras hacerles Galed un gesto para que esperaran. Por su parte, los hombres de Berserker sabían que él no necesitaba ayuda-. Y ahora ha llegado. Estáis siendo atacados por delante y por detrás.
    -Sí, ha sido una buena estrategia. Pero, ¿cómo lo habéis hecho?
    -Hay gente que le cuenta a su enemigo sus planes cuando cree que va a ganar-dijo Berserker-. En mi caso, mis enemigos mueren sin saber cómo ni por qué. Sólo saben que lo hacen a mis manos, como tú ahora.
    Berserker flexionó los músculos, listo para atacar. Galed se puso en tensión.
    -¡Berserker!
    Hubo una explosión y varios de los hombres de Berserker volaron por los aires. Land apareció entre el humo.
    -¡Lord Dragón!-dijo Nagorin, esperanzada.
    -Imaginaba que estarías aquí, luchando-le dijo Land a Berserker.
    -Y yo que tú saldrías a detenerme. Eres un guerrero, como yo.
    -Así es-dijo Land-. Soy el Dragón Encarnado. Y acabaré contigo igual que vencí a Valiar.
    -Tened cuidado-le dijo Nagorin-. La magia...parece rebotar en él.
    -¿Cómo dices?-se sorprendió Land.
    -Yo también lo he visto-dijo Galed-. Ha recibido dos bolas de fuego y ha resultado ileso. Me ha dado el tiempo justo de salvar a Nagorin.
    -Debe de tratarse de alguna barrera mágica muy poderosa-dijo Land, frunciendo el ceño-. Pero no noto que esté usando la Magia ahora mismo.
    -No la estoy usando-respondió Berserker-. Yo no soy un Sídhe.
    Land, Galed y Nagorin lo miraron pasmados.
    -¿Cómo dices?
    -Es imposible-dijo Nagorin-. ¿Cómo resististe entonces los ataques? ¿Llevas algún artefacto mágico como la lanza de Mat Abell?
    No le parecía muy probable, viendo como Berserker luchaba sin armadura y con el torso desnudo. Quizás el cinturón…
    -No llevo ningún artefacto mágico. Pero he sido sometido a antiguos rituales con la sangre de incontables enemigos derrotados por mí mismo en batalla. Es una tradición que siempre ha mantenido mi tribu, desde tiempos inmemoriales. Hasta Gilgamesh estaba sorprendido. Te hace más fuerte. Yo he vencido a tantos enemigos con mis manos que mi cuerpo se ha hecho inmune a la magia. ¡Cuento con la protección divina de mis antepasados! ¡No puedo ser vencido de esa forma! ¡Sólo un verdadero guerrero podría matarme!
    «Es como un monstruo imparable-pensó Nagorin, recordando cómo le había visto abrirse camino por la fuerza en medio de la batalla.»
    -De modo que la magia no sirve contra él-dijo Land con gesto preocupado-. Nagorin, entonces será mejor que te marches.
    -Pero, lord Dragón…
    -Aquí de poca ayuda puedes ser. Al menos, no contra él. Hay otros lugares donde puedes ayudar. De Berserker me ocupo yo.
    -Pero si la magia no le afecta…
    -Entonces lucharé cara a cara con él-Land hizo aparecer su Shídank.
    Berserker sonrió.
    -Lo sabía. Lucharemos como guerreros, pues.
    -¿Te importa que me una, Alryu?-dijo entonces Galed, sacando su Dedanke. Como Daoine Sídhe, podía materializar sus cartas, pero Galed seguía usando las cartas físicas combinándolas con las creadas por la magia, igual que hacía el propio Land hasta que fueron destruidas por Morioth-Berserker ha dicho antes que iba a matarme, de modo que quiero enfrentarme a él. Además, esto es una guerra. No es lugar para pensar en si es justo o no.
    -A mí me parece bien-dijo Land-. De ese modo tendremos más posibilidades. Aunque puedo ganarle yo solo, claro.
    -¿Dos contra uno?-dijo Berserker-Ju, a mí me parece bien. De un solo golpe, ganaré esta batalla al acabar con las dos personas que la dirigen. Y así será un duelo igualado. Aunque sería una lástima que alguien lo interrumpiera, de modo que voy a asilarnos.
    Berserker sacó un colgante, que empezó a brillar. Un campo de energía casi invisible, como en el que había estado luchando Pearun contra Ilysia, rodeó a los tres contendientes, empujando a Nagorin hacia fuera.
    -¡Lord Dragón!
    -No te preocupes-le dijo Land-. Tú ve a ayudar en la batalla y déjanos esto a nosotros. ¿O acaso crees que perderemos?
    -Es cierto-sonrió Nagorin-. Entonces os dejo esto a vosotros. Acabad con el líder enemigo.
    Nagorin se marchó, dejando a los tres hombres mirándose fijamente.
    -Nunca hemos luchado juntos, ¿verdad?-dijo Galed.
    -No, únicamente entre nosotros. Ésta será buena ocasión. Derrotemos a Berserker juntos.
    -¡Sí! ¡Vamos, Alryu!
    -¡Eso es, venid a por mí con toda vuestra fuerza!
    -¡¡Duelo!!
    Land/Galed 4000 LP
    Berserker 4000 LP

    -Empiezo yo el duelo-dijo Land-. Invoco a la Guerrera Elfa (1600/300). Ahora activo mi carta mágica, “Portal de las Espadas”. Selecciono una magia de equipo de mi deck y la añado a mi mano, aunque no puedo usarla este turno. Escojo la “Espada de Luz”.
    Galed parpadeó al oír el nombre de la carta.
    -También pongo una carta bocabajo. Termino mi turno.
    -Es mi turno-dijo Berserker, robando carta con decisión-. Invoco a Puño Dragón-Billion Knuckle (2000/1000).
    -¿Un monstruo con 2000 puntos de ataque?-se sorprendió Land.
    -Debe tener algún efecto negativo-dijo Galed.
    -Debe atacar y si defiende es destruido-explicó Berserker-. Pero eso ahora no me preocupa. ¡Vamos, Billion Knuckle, acaba con la Guerrera Elfa!
    -¡Activo mi trampa, “Ruina Generalizada”!-dijo Land-Esta trampa destruye automáticamente a tu monstruo.
    -Eso no funcionará. ¡Descarto de mi mano a Puño Dragón-Burn Nova! Al hacerlo, un monstruo Puño Dragón no es afectado por trampas ni mágicas al atacar y cuando destruye un monstruo en batalla, os causa 500 puntos de daño. ¡Tu monstruo es destruido!
    Billion Knucke pasó a través de la explosión generada por la trampa de Land y su puño destruyó a la Guerrera Elfa.
    Land/Galed 3600 LP
    -¡Y ahora recibís 500 puntos de daño!
    -¡Argh!-gimió Land al recibir el impacto de un puño de fuego. El ataque lo hizo retroceder.
    Land/Galed 3100 LP
    «¡Cuánta fuerza!-pensó Land-No es un Sídhe, pero los impactos de sus ataques están provistos de tal fuerza de espíritu que son tan poderosos como los de un Sídhe.»
    -¿Estás bien, Alryu?
    -Sí, no te preocupes.
    -Ahora se activa el efecto de Billion Knuckle. Al destruir a tu monstruo, puedo recuperar un Puño Dragón del cementerio. Elijo a Burn Nova.
    -Eso quiere decir que podrá usar su efecto cada turno-comprendió Galed.
    -Eso es. Pongo una carta bocabajo y termino mi turno-dijo Berserker-. Vamos, a ver que podéis hacer contra mí.
    -Allá voy-dijo Galed-. Invoco al Sacred Knight Hammar (1700/1600). Al ser invocado de modo normal, puedo invocar un Sacred Knight de nivel 4 o menor desde mi mano. Invoco al Sacred Knight Alric (1500/1200).
    -Tus dos monstruos no son rivales para mi Puño Dragón.
    -Tal vez, pero mis monstruos son ambos de nivel 4. ¡Eso me permite hacer una invocación Exceed de rango 4! ¡Ven, Sacred Knight Bryne (2300/2300)!
    -Bien, Bryne supera al monstruo de Berserker-dijo Land.
    -Activo además el efecto de Bryne. Gasto un material y hasta la End Phase, su ataque se convierte en 3000. ¡Adelante, Bryne, destruye a Puño Dragón-Billion Knuckle!
    -¡Activo mi trampa, “Espíritu Ardiente de los Puño Dragón”! Esta carta niega tu ataque sobre un monstruo Puño Dragón y me permite invocar otro Puño Dragón desde mi mano.
    Un aura de llamas apareció rodeando a Billion Knuckle y detuvo el ataque de Bryne.
    -Y ahora invoco a Puño Dragón-Savage Beast (1800/1400).
    -Maldición, no sólo ha evitado el ataque, sino que ha invocado un segundo monstruo-se lamentó Galed.
    -No parece que vaya a ser un rival fácil de derrotar-dijo Land.
    -Ya-dijo Galed, examinando las cartas en su mano-. ¡Así que pongo dos cartas bocabajo y termino mi turno!
    -Me toca a mí-dijo Berserker- Da igual las cartas bocabajo que pongáis, no podrán detenerme gracias a Burn Nova.
    -Pero tus monstruos son más débiles que los de Galed y están obligados a atacar-dijo Land.
    -No hay nada que puede resistir mis ataques. ¡Activo el efecto de Savage Beast! Puede aumentar el ataque de otro Puño Dragón en 500.
    -¡¿Cómo?!
    -¡Ahora el ataque Billion Knucke es de 2500 puntos!
    -¡Ha superado a mi Bryne!
    -Y no he terminado. Sacrifico a Savage Beast para invocar a Puño Dragón-Raging Lord (2600/2000).
    -Maldición, sus dos monstruos son muy poderosos-dijo Land.
    -¡Allá voy! ¡Ataco con Billion Knuckle y al hacerlo descarto a Burn Nova! Mi monstruo no será afectado por tus cartas y cuando destruya a tu monstruo te hará 500 puntos de daño. Además, podré recuperar a Burn Nova por el propio efecto de Billion Knuckle. ¡Bryne es destruido!
    «Si los dos ataques tienen éxito perderemos-pensó Land con preocupación.»
    -¡Activo mi magia de juego rápido, “Sacred Shield”! Durante este turno, los Sacred Knight no puede ser destruidos en batalla. Además, como controlas más monstruo que yo, robo una carta.
    Un escudo apareció en el brazo de Bryne, que lo usó para defenderse. La potencia del golpe hizo que se agrietara el suelo a los pies de Bryne.
    -Pero de todos modos recibís el daño.
    Land/Galed 2900 LP
    -¡Y todavía tengo el ataque de Raging Lord! ¡Adelante, ataca al Sacred Knight Bryne!
    Raging Lord bramó y golpeó el escudo de Bryne con su puño, creando una onda de impacto que golpeó a Land y Galed.
    -¡Ugh!
    Land/Galed 2600 LP
    -Y ahora va el efecto de Raging Lord-dijo Berserker-. Cuando batalla con un monstruo, le niega el efecto.
    -¿Cómo?-se sorprendió Galed-Entonces no podré volver a usar el efecto de Bryne…
    -Y en el siguiente turno será destruido, aplastado. ¡Termino mi turno!
    «Berserker es muy fuerte, nos tiene totalmente a la defensiva-pensó Land-. Superar la fuerza de sus monstruos es difícil, pero…»
    -Puede que seas muy fuerte, Berserker, pero nosotros somos dos. ¡Es mi turno, robo!
    -Activo mi carta mágica, “Refuerzos del Ejército”. Esta carta añade un monstruo guerrero de nivel 4 o menor del deck a la mano.
    -Y ese monstruo es la Elfa Embajadora de la Luz. Cuando es añadida a la mano por el efecto de una carta, puedo invocarla (1500/1000).
    -Así que ahora estáis trabajando juntos-dijo Berserker-. ¿Creéis que eso bastará para poder derrotarme?
    -¡Ahora lo verás!-dijo Land-Igual que Galed me ha dado este monstruo, ahora yo le doy mi carta mágica “Espada de Luz” al Sacred Knight Bryne. Esta carta le da 700 puntos de ataque (3000) y puede volver a atacar una vez tras destruir un monstruo en batalla.
    -Ahora Bryne es más fuerte que tu monstruo. Invoco a la Guerrera Mágica Sagrada (1500/1000). Hora de pasar al ataque.
    -¿Vas a atacar con todos? Sólo Bryne con la carta mágica podría vencer a uno de mis monstruos.
    -¿Estás seguro?-sonrió Land-¡Ataco a Puño Dragón-Billion Knuckle con la Elfa Embajadora de la Luz!
    -¿Atacas con un monstruo más débil?
    La elfa atacó con su espada a Billion Knuckle, pero esté detuvo la estocada y luego le propinó un fuerte golpe con el puño.
    -¡Tu Elfa Embajadora de la Luz es destruida!
    -¡No será así!-dijo Land-Mi monstruo tiene un efecto. Mientras está en el campo, se trata como Enviada de la Luz. ¡Eso quiere decir que puedo activar mi carta mágica del “Alzamiento de la Luz”! Eso impide que la Enviada de la Luz sea destruida en batalla y reduce el daño a la mitad.
    Land/Galed 2100 LP
    -¡Ahora la Elfa Embajadora de la Luz gana el ataque de tu monstruo (4000) y los fuerza a batallar!
    Berserker sonrió emocionado.
    -Lo sabía, eres un guerrero que se lanza con todo a la batalla. ¡Qué emocionante! ¡Desde que enfrenté a Gilgamesh no había luchado con nadie así! ¡Pero no seré derrotado! ¡Descarto de mi mano al Aprendiz del Puño Dragón! Durante este turno los Puño Dragón no morirán en batalla.
    -¡Tsk, pero recibes el daño!
    Berserker 2500 LP
    -Todavía queda el ataque del Sacred Knight Bryne-dijo Galed-. Aunque no pueda destruir a los Puño Dragón, recibirás daño. ¡Ataca Billion Knuckle!
    La espada de Bryne cortó al monstruo de Berserker, pero no logró destruirlo.
    Berserker 2000 LP
    -Ahora vamos ganando el duelo-dijo Galed.
    «Pero el efecto de “Alzamiento de la Luz” sólo dura un turno. En el siguiente, Berserker podrá destruir a los dos monstruos de Alryu y hacernos mucho daño. Justamente los 2100 puntos que nos quedan.»
    -Tranquilo, no pasa nada-le dijo Land a Galed, adivinando sus pensamientos-. La Guerrera Mágica Sagrada es un monstruo tuner de nivel 3. La sincronizo con la Elfa Embajadora de la Luz, de nivel 3. ¡Invocación Synchro de nivel 6! ¡Mysticus Magus! (2600/2000)
    -Ya entiendo, de ese modo logras eliminar a tus dos monstruos débiles.
    -Y los tuyos están obligados a atacarnos, no lo olvides-dijo Land-. Serán destruidos en tu turno. Y por si acaso, pongo una carta bocabajo. Te toca.
    «Ahora Berserker debe atacar-pensó Galed-. Eso significa que sus dos monstruos serán destruidos, aunque el Mysticus Magus también lo será.»
    -¡Es mi turno!-gritó Berserker, sacando carta con decisión-¿Creéis que con eso detendréis mi ataque? ¡Mi fuerza no puede ser detenida! Activo mi carta mágica de campo, “Campo de Batalla de los Puño Dragón”.
    El espacio alrededor de los duelistas se transformó, transformándose en un estadio iluminado con llamas.
    -Mientras luchen aquí, los Puño Dragón son invencibles-dijo Berserker-. Además, equipo a Raging Lord con el “Guantelete del Puño Dragón”.
    -¿Una magia de equipo?-dijo Land, frunciendo el ceño.
    Galed también miraba intrigado a Berserker.
    «Ni su magia de equipo ni su campo han aumentado el ataque de sus monstruos. ¿Qué pretende?»
    -Ahora invoco al Puño Dragón-Bone Armor (1900/1000). Allá voy. ¡Empiezo atacando al Mysticus Magus con Raging Lord!
    -¡Nuestros monstruos están empatados!-dijo Land-¡Se destruirán los dos!
    -¡No me subestimes! ¡Por el efecto del “Campo de Batalla de los Puño Dragón”, cuando un Puño Dragón ataca no es destruido en batalla y le da a mi monstruo 500 de ataque si no logra destruir a su adversario, aunque éste no sea el caso! ¡Sólo Mysticus Magus es destruido!
    -¡Mierda!-dijo Land cuando el ataque de Raging Lord destruyó a Mysticus Magus.
    -Ahora se activa el efecto del “Guantelete del Puño Dragón”. Una vez por turno, cuando el monstruo equipado destruye un monstruo en batalla, gana 500 puntos de ataque (3100) y puede volver a atacar.
    -Ahora ha superado a Bryne-dijo Galed, pasmado.
    -¡Y aquí va mi ataque! ¡Raging Lord, destruye al Sacred Knight Bryne!
    El brutal golpe de Raging Lord aplastó a Bryne.
    -¡Argh!
    Land/Galed 2000 LP
    -Ahora no tenéis monstruos en el campo-dijo Berserker con fuego en los ojos-. ¡Preparaos para el asalto de mis monstruos! ¡Puño Dragón-Bone Armor y Puño Dragón-Billion Knuckle, ataque directo!
    Los dos monstruos de Berserker corrieron hacia Land y Galed, listos para golpearlos con la fuerza destructora de sus puños y acabar con ellos

    [​IMG]

    Próximo capítulo: La lucha contra el Puño Dragón
     
  20. Wiki

    Wiki Always Right

    Registrado:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    7,812
    Temas:
    70
    Calificaciones:
    +4,972
    Me ha gustado el duelo de Lanris, Culolin se vio más fuerte que en su primer encuentro contra Almash. Also, sigue siendo simpático (de momento, mi pj favorito del fic, lo que tampoco es un gran mérito, Selinda¬Cia no hacen muchos puntos)

    Por otro lado... Land y Galed se están vieno muy débiles contra Berserker. Vale que el tipo es pro, pero siendo dos duelistas de su nivel... uno esperaría algo más que jugadas básicas, y más en un tag.

    A vel cómo sigue.

    WWH
     

Compartir esta página

Cargando...